Cuidado con los shocks




La apuesta para 2013 es que se recupere la industria, que vuelva a crecer, que el aumento del PBI de 2013 tenga relación con el crecimiento industrial.

Enero no suele ser un mes muy útil para marcar tendencias, pero es cierto que ni la industria ni la capacidad instalada muestran signos de repunte durante el pasado mes de enero.

¿Qué se puede hacer para salir de esta situación?

Hay varias posturas, una es esperar a que el mundo (Brasil, Europa, China, etc.) ande mejor, vuelva a comprarnos en las cuantías de 2011 y promueva el crecimiento argentino. Otra es que el sector primario (que en pleno Siglo XXI sigue dependiendo en parte de la suerte) esté a la altura de esas compras.


Pero si esto no ocurre, ¿qué se puede hacer desde dentro? Porque otro año como 2012, con una fuerte promoción del consumo desde el Estado, sin acompañamiento de la inversión, no está claro que sea conveniente.

Existe un problema, histórico. La Argentina cada vez que tiene que generar un shock de algún tipo asiste a sus peores vicios: llegando casi siempre a los golpes de Estado de algún tipo y color. ¿Por qué? Porque hasta acá siempre que fue necesario un shock se requirió la ruptura en la relación de fuerzas generada por la macro previa al shock, o sea una ruptura en la hegemonía, o en el bloque hegemónico en el poder (ay, por suerte Gramsci no lee este blog), en el cual los grupos económicos locales históricamente tuvieron un papel preponderante.

Lo que sigue es una reflexión, buscando polémicas, en todo caso más pensando en un debate que en una certeza:

Es la primera vez en décadas, que un gobierno es fuerte, e hizo fuerte al Estado, gracias al apoyo popular. Sosteniendo la hegemonía en relación con los actores de la economía, pero sobre todo conteniendo a estos actores gracias al apoyo popular. Es la primera vez en décadas que podría pensarse que un shock de algún tipo (¿devaluación, etc?) se puede hacer sin perder los resortes que controlan la economía, y el orden social democrático. Sin afectar la gobernabilidad.

¿Se puede aplicar un shock sin lastimar el poder adquisitivo de los trabajadores? ¿Cómo aplicar un shock sin que el sector empresario se apropie de una renta extraordinaria? ¿Arriesgar una pérdida de ese poder adquisitivo es preferible antes que arriesgar la sustentabilidad del crecimiento industrial, que paga mejores salarios? ¿Se puede desdoblar el shock por sector desdoblando el tipo de cambio? ¿Conviene esperar un tiempo antes que jugarse con medidas así?

Comentarios

Interesante.
Como la veo, humildemente y lo más breve posible
Primero, hay que ver cuál es el problema, el contexto y los objetivos
Estamos insertos en un ISI con un objetivo a largo plazo de industrialización y el problema es la restricción de guita con un relativo parate de afuera.

Recurrir a lo usual (devaluación en cualquier porcentaje de un saque y/o ajuste), de manual neoclásico además de ir para atrás los mismos de siempre, desde el punto de vista de la ISI es contraproducente por que además de que se incrementan el costo de los bienes importados el mercado interno se retrae. Frenás doblemente la dinámica del proceso en el cual estás sentado. Uno podría especular que lamentablemente es necesario recurrir a esto sin perder de vista la industrialización allá a lo lejos pero, teniendo en cuenta nuestra idiosincrasia, experiencia y “crispación” actual, una corrección aunque sea mínima de golpe y toda junta implicaría una onda expansiva muchas veces mayor. Encima le dás de morfar a la caterva y se justificaría entonces frente a la sociedad borrar de un plumazo todo lo actuado ante el fracaso evidente.

Como el objetivo final está lejos por que todavía no tenés un cúmulo de industrias exportadoras, una opción sería “apurar” algunas de ellas con algunos mecanismos tipo reintegros p.e., a la vez el supuesto atraso cambiario permite que el sector en general adquiere insumos, bienes de capital, intermedios a un dólar subsidiado. Mientras tanto tenés que propiciar la competitividad desde otro lado vía ataque a la inflación. Esto último está en veremos, ahora con la corrección cambiaria de acuerdo a Curia el año pasado el dólar oficial se devaluó un 14% y especula que este año será de un 20%. Contrariamente a lo que afirma la runfla entonces, el gobierno tomó nota del atraso cambiario, por lo menos para algún sector de la industria. Hay más opciones, el endeudamiento no parece estar en la mira del gobierno y la IED no creo que venga a menos que promuevas una total libertad tipo Frondizi, cosa que tampoco es la política de este gobierno. Sobre el desdoblamiento cambiario mmmm no creo devuelta don Curia habla algo de esto y teniendo en cuenta que el éxito de cualquier medida depende como bien dice de la “credibilidad” y sustentación por detrás, no la veo

El gran problema de todo esto son los tiempos y como la suerte del “modelo” desde hace un largo rato está en juego y frente a las corridas cambiarias que no le hicieron tercer el brazo, yo creo que las opciones tradicionales y su forma de aplicación habituales antes en nuestras pampas no se van a aplicar, más allá que las considero contraproducentes para el objetivo final.

En virtud de esto entonces yo creo que si hay un shock y frente al faltante de divisas será algo proveniente de un mayor intervensionismo. Este gobierno ha dado muestras que mete mano cuando el asunto no da más o cuando ciertos actores le está poniendo palos en la rueda. Creo que hay varios ejemplos de este tipo de intervenciones. Y me parece que hay que desempolvar los libros de Diamand

Saludos
Upa, que largo, gracias.
Digamos que comparto un poco todo eso, como ya sabes si me lees. Pero agrego dos cosas.
La economía es política: si uno no consolida el acompañamiento del bloque industrial y/o exportador, corre el riesgo que éste se deje llevar por propuestas que atrasan en temas de defensa a los trabajadores. Mejor tomar decisiones dificiles uno antes que dejarle el lugar a otro que seguro no va a pensar en los trabajadores (si lo hiciera estaria con este gobierno, no sería otro). Digo, miremos el costado político de la economía.
La otra cosa es que para mí, hay que evolucionar: el debate ahora es más entre nosotros, lo que diga la oposición es sólo para embarrar.
Ja ja... y si, te dije que sería breve pero... vos sabes como son las "intenciones" je je..

Concuerdo que cualquier salida satisfactoria debe ser política y obviamente la subordinación de los tecnócratas al poder político. Celebro que los sindicatos participen en esta negociación. Por que estos procesos pueden llevarse a cabo dejando a los laburantes afuera.

Además de los sindicatos, el tema pasa si también los empresarios están en sintonía con esta idea de industrialización, sé que hay un sector que en el mejor de los casos prefiriría otra pero sin llegar al extremo de bombardear la actual por que en el fondo no les va mal pero, si más allá de las escaramuzas habituales en el fondo están de acuerdo al menos en el objetivo a largo plazo y pensando más allá del '15, el "heredero" suponiendo que no sea tan industrialista y redistribucionista. no tendrá tanta autonomía para desviarse...

Veremos estimado
Mauro A. dijo…
No se si tiene algo que ver con lo que están hablando, pero comparto mas las intrigas o preguntas que pones al final, que las conclusiones. Pero lo que mas me duele, o me parece mas dificil de solucionar, de lo que vienen hablando, es que yo no veo en el sector sindical, una consciencia nacional y popular, llorar como locas por que tienen que pagar impuesto a las ganancias, cuando hay todavía un 30% (?) de empleados en negro, y un 10% (?) de desempleo, no hace mas que dejar en evidencia la fuerte mella que hizo el neocolonialismo neoliberal en la cabeza de las "cabezas" de los trabajadores. Lamentablemente debo esperar de éstos sindicalistas, mas o menos lo que puedo esperar de Carrió. Sirve de algo para el país tenerlos cerca a éstos?. Para lo único que sirve es para que no te pongan palos en las ruedas.

PD: debo aclarar que comprendo la actitud de los sindicalistas, aunque no la comparto. Los votan para pensar en los intereses de "sus" trabajadores, no para pensar en los intereses del pais. Aunque no se den cuenta que afectando los intereses del pais, afectan a los intereses de sus trabajadores. Básicamente, no hay mucha diferencia entre un sindicalista, y un empresario egoista...

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El país que no miramos...

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos

La Argentina en pocas imágenes. Marzo 2017