lunes, abril 25, 2016

Salario de la Argentina en dólares, disputa de fracciones

Tal como se podía leer en un documento de Cifra-CTA, el capital dominante tiene distintas fracciones en disputa, sobre todo en esta primera etapa del gobierno de Cambiemos, con su modelo de acumulación aún en formación. 

Esta puja intra capital, tiene muchas aristas, aquí vamos a revisar una solamente. Se puede suponer que el modelo dirigido por el capital que tuvo la Argentina entre 1976 y 2001 fue orientado a la valorización financiera, con preponderancia de los actores internacionalizados posicionados en servicios no transables, con mercados cautivos. La fracción del capital dominante en 2002 sería la que quiere sueldos bajos en dólares, y generar ganancias mediante la exportación de bienes.

Esta disputa sigue contexto internacionales, geopolíticos, y locales. Pero como resumen de la disputa del capital concentrado es útil. 

En este sentido, y siempre en resumen, y siempre recordando que la oligarquía argentina está muy diversificada, o sea, discutiendo una paleta de grises, no de colores netos, se puede decir que la extracción del capital más vinculada al poder económico local teme en esta instancia una nueva reapreciación del peso. Este sector es el que comanda Techint, Arcor, etc. y tiene buena relación con gran parte de Clarín (de hecho se encuentran todos ellos en AEA, Asociación de Empresas Argentinas). Bonelli, emerge muchas veces como vocero de este sector.

En el otro rincón del cuadrilátero, se encuentra la Sociedad Rural, los bancos extranjeros y las multinacionales (ávidas de fugar divisas al menor costo). Cabe recordar que el ministro de hacienda, tiene un pasado vinculado a esta argentina, y un presente que lo tuvo como trabajador del JP Morgan, uno de los ganadores de esta era.

La disputa es bastante sencilla de entender. Aunque no las distintas jugadas de los actores. Eso requiere más atención y conocimiento en detalle. Porque las jugadas se superponen y no siempre son lineales. 

Recuérdese que en los 90s, esta disputa terminó en un consorcio de negocios entre grupos locales, bancos extranjeros y multinacionales, que duró por lo menos hasta 1997. Y se empezó a fisurar visiblemente en 1999 en la campaña presidencial (aunque hay estudios que marcan este quiebre en 1995/6). 

Hoy esa fracción del capital le pide mesura al gobierno, porque la apreciación con apertura no es el mejor escenario que pretenden hoy, porque eso no corrige los sueldos en dólares ni tampoco protege su producción de importaciones de otros países. Sin embargo, siempre puede haber algo peor que la apreciación con apertura, com por ejemplo no tener dominio sobre las decisiones de un gobierno que ponga al Estado a redistribuir ingresos a su gusto, y genere una planificación que no contemple como primera prioridad la de los propios grandes empresarios.


Diario Clarín

Como puede verse, en el informe de coyuntura del Centro Cepa, la devaluación de diciembre de 2015 generó una baja sustantiva en el salario en dólares, cosa que mostró su punto más bajo en febrero de 2016. Así no sólo fue una decisión para favorecer a los especuladores del dólar futuro, sino que además transformó todo el mercado interno de la Argentina, tanto el de bienes como el financiero. Desde entonces el salario en dólares se recupera, por la recomposición salarial y por el dólar que baja, o se mantiene. Esta tendencia puede profundizarse si siguen ingresando capitales por el endeudamiento creciente. Y esto genera una fuerte disputa en esta época de acomodamientos.


Informe completo del Centro Cepa

Mientras tanto, más allá del panorama que queda por arriba, los trabajadores, por abajo se encuentran con algo que no veían con tanta violencia desde 2002, salvando las distancias (ahora la situación es mejor, pero incluso más brusca, por eso mismo).

Las políticas del gobienro de Macri, generaron un shock de inflación reconocido por todas las consultoras. Los shocks de inflación (como devaluar, eliminar retenciones, y sacar subsidios a servicios y transporte) son los verdaderos atenuantes del consumo, no así una inflación estable (esto no quiere decir que el kirchnerismo haya tenido las mejores políticas posibles al respecto, sino que demuestra la estrategia de redistribución negativa del ingreso del macrismo): donde hay gente que consume menos pero también exportadores de commodities, banqueros, o multinacionales, o estudios en Panamá, o especuladores del dólar futuro, que ganan más que nunca.


Informe completo del Centro Cepa

viernes, abril 22, 2016

Series de empleo y desempleo en la Argentina reciente

Macri rechazó la ley para prohibir los despidos: "Ya probamos con eso en 2002; destruyó el trabajo" (21/4/2016).

En cuanto a la ley de doble indemnización, Prat-Gay dijo que si bien el Ejecutivo está “muy preocupado porque vemos que la actividad económica está más débil de lo querido”, pidió “ver toda la película” ya que aseguró que “en el primer trimestre el porcentaje de empleados que perdieron el trabajo es el más bajo en 7 años”.

“No hagan creer en esta sensación térmica que estamos teniendo pérdidas notables de empleo. Es delicada pero no peor que los últimos 6 años”, (22/4/2016).

Vamos a contrastar estas frases con unos gráficos.

Los primeros dos gráficos son de empleo registrado, que surgen de la base de datos del SIPA (MTEySS), que integra a todo el universo de registrados.

En el primero se presentan los datos específicos para 1998, 2002, 2009, 2011 y el último dato disponible (diciembre de 2015). Este último dato fue publicado por el actual gobierno.





En este gráfico se muestra el empleo registrado por rama de actividad, mostrando que ningún rubro baja considerablemente, que que algunos de ellos tienen cierta estacionalidad (casos por ejemplo de la agricultura y hotelería y restaurantes).




El gráfico que sigue, está construido con la EPH puntual y la EPH (desde 2003). Y es la serie de desempleo en la Argentina. Este gráfico desdice que desde 2002 se haya destruido empleo. El último dato disponible habla de un desempleo de 5,9% en septiembre de 2015. Cabe destacar que este dato fue presentado -y por ende validado- por la actual administración macrista en un informe de la economía argentina que brindó en EEUU.



Entonces, la única sensación que hay, es la de un gobierno que busca frases pegadizas pero sin asidero real. Se construye un relato pero sin datos, lo cual no puede ser muy sostenible en el tiempo. Veremos.


lunes, abril 18, 2016

Apuntes sobre el rol del Estado y el nuevo clientelismo neoliberal.


Casi desde el primer día, Mauricio Macri y su amplio equipo de ministros y CEOs del área económica, capitaneados por Alfonso Prat-Gay, fueron tomando diversas medidas orientadas a aplicar las medidas neoliberales en las que creen, de memoria:


1. Eliminación de las restricciones cambiarias, apertura cambiaria y devaluación del 45% del peso. Cosa que benefició fuertemente a los especuladores contra el poder adquisitivo del peso.

2. Eliminación del “encaje” o la inmovilización no remunerada de fondos equivalente al 30% y por un año de los capitales que ingresen desde el exterior que no fuesen para inversión productiva, deuda pública o financiamiento de importaciones.

3. Eliminación y reducción de retenciones para trigo, maíz, soja, etcétera.

4. Eliminación de retenciones a ciertos bienes industriales.

5. Eliminación de Roes (Registro de Operaciones de Exportación).

6. Reducción de impuestos internos a los bienes de lujo (por ejemplo, autos).

7. Apertura comercial, eliminación de las DJAI y vuelta a licencias no automáticas de escaso efecto comparado con el sistema anterior.

8. Limitación del alcance del programa Precios Cuidados, desregulación del etiquetado de productos, y de la obligatoriedad de informar estructuras de precios de grandes empresas.

9. Moderación de obligatoriedad de los bancos (vía comunicación de BCRA) de asignar proporción de plazos fijos en créditos productivos para PYMES.

10. Créditos hipotecarios indiciados por inflación, con puente para traspasar créditos productivos para Pymes a tasas preferenciales a estos créditos que mejoran los activos de los bancos comerciales.

11. Desregulación de respetar una proporción en inversiones para capitalización de PyMES de fondos de inversión (vía CNV).

12. Nuevo esquema de coparticipación federal de ingresos con mejor ponderación para CABA, la jurisdicción más rica del país.

13. Traspaso de deuda interna del Estado en moneda doméstica, a deuda externa en dólares, con bancos privados extranjeros (sobre todo de EEUU). Colocación de nueva deuda a través de los principales bancos del mundo, vinculados a los Ceos ahora en el gobierno: Deutsche Bank Securities INC., HSBC Securities (USA) INC., J.P. Morgan Securities LLC y Santander Investment Securites INC., como coordinadores globales; y a BBVA Securiteis INC., Citigroup Global Markets y UBS Securities LLC, como colocadores conjuntos.

14. Crédito puente de U$5.000 millones para estabilizar las reservas del BCRA, los bancos del préstamo (REPO) fueron: HSBC, Deutsche, JP Morgan, Santander, Citi y Francés.

15. Para estabilizar la economía el BCRA vende bonos, Lebacs, con una tasa de 38% anual en pesos para 35 días. Este alto valor de la tasa genera un encarecimiento del dinero que enfría la economía, y reduce el ingreso, el PBI.

16. Desmantelación y nuevo rol de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), donde se colocaron funcionarios muy vinculados por su pasado y su presente al HSBC (que estaba investigado por lavado y promoción de sociedades off-shore), al FMI y al Estudio Marteau (que litigaba contra la misma UIF en causas de lavado).

17. Negociación amigable con buitres y “me too”. Acuerdo apurado con buitres, muy beneficioso para Singer y los principales fondos beneficiarios del fallo “pari passu” de Griesa, y nueva emisión de deuda por U$15.000 millones.

18. Ajuste del gasto público, suspensión de varias obras públicas en todo el país.

19. Quita de subsidios al gas, luz, transporte y agua.

20. Disciplinamiento del movimiento obrero para negociar salarios por debajo de la inflación. Esto se logra con despidos del sector público y su espejo en el privado.

21. Aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, cuarta categoría.

22. Aumento por la ley de movilidad de jubilaciones y pensiones, y AUH.

23. Otorgamiento por única vez de $400 en diciembre de 2015 a jubilados con la mínima y a AUH. Además de manera similar se establece otro pago de $500 por única vez durante abril de 2016.

24. Proyecto de ley para devolver el IVA a jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo y a beneficiarios de la AUH en la compra de productos básicos de la canasta familiar, con un tope de hasta $300 mensuales.


Todas estas medidas tienen impacto en la macroeconomía. A grandes rasgos, estas medidas acompañan el cambio en los precios relativos de la economía, con un cambio en el peso de las transferencias del Estado.Es decir, además de las transferencias de los trabajadores al capital, que, como es de costumbre en el neoliberalismo, pagan los platos rotos, por el mismo neoliberalismo, lo que ocurre es una caída de los ingresos reales de todos los asalariados o con ingresos en pesos. Es un efecto bola de nieve, no sólo se achica la economía, sino que además duele sobre los que menos tienen, con clara provocación por la medidas tomadas desde la conducción del Estado, o sea, por el gobierno.

En efecto, la quita de subsidios a los servicios fue calculada en una reducción del gasto de $120.000 millones aprox, debe a su vez comprenderse en una reducción de los ingresos dada por la baja en las retenciones al agro y a la minería. Los derechos de exportación (más conocidos como retenciones) explicaron un 7,7% de la recaudación en 2014, y un estimado de 7,95% de la recaudación para 2015. Se calcula una reducción de ingresos por quita de retenciones en $40.000 millones. Tanto por el lado de los ingresos, donde se reducen los impuestos a grandes actores, como por el lado del gasto, donde se reducen las partidas para sostener el consumo, el efecto es de concentración del ingreso a favor del capital y contra los sectores populares.

Las actuales medidas a favor de los sectores más vulnerables apenas son un paliativo. Este paliativo está calculado en $20.000 millones. Asimismo, el cambio en el impuesto a las ganancias hasta acá no parece haber significado una merma de recaudación importante, porque mucha gente que no pagaba ahora pagará. Y porque el cambio real no fue grande.

Entonces se dibujan algunas cuestiones: a) el proyecto macrista redistribuye el ingreso a favor del capital, y dentro de éste a favor de los capitales extranjeros, con penetración financiera e internacionalizados; b) se dan paliativos a los sectores más vulnerables que revisten el carácter de simbólicos, c) se mejora la proporción de salario neto dentro de la clase media alta, asalariada, urbana; d) se reduce el poder adquisitivo del peso, y se genera una redistribución hacia sectores concentrados; e) la apertura comercial, destruye las mejoras salariales relativas logradas por los sectores más perjudicados, como textil, metalúrgico, alimentos; f) se promueve la eficiencia a costa de subir a un tobogán de cierre a las unidades productivas más ineficientes, que suelen ser intensivas en mano de obra; g) achicamiento del mercado interno y mejora del saldo de cuenta corriente, por reducción de importaciones antes que por mayores exportaciones.

Estos paliativos que realiza el gobierno, desuniversalizan las políticas sociales, que ponen en duda el concepto de derecho para volver a la noción de clientelismo, tienen como fundamento sostener la legitimidad del sistema de acumulación sin promover mejoras en los salarios agregados de la economía. Clientelismo, que focaliza, tanto en las ventajas de los actores más concentrados como de los paliativos para los más vulnerables. Se pierde la idea de derecho al tiempo que el Estado pierde su rol como planificador del desarrollo.

Se sostienen salarios reales altos en dólares pero en el contexto de la promoción de bienes no transables (servicios) urbanos vinculados a empresas extranjeras que precisan un saldo de balance de pagos acorde con sus objetivos de remisión de utilidades. O sea, alto desempleo, atraso cambiario, deuda y fuga. A diferencia del proyecto del gobierno anterior que posicionaba la redistribución del ingreso, al bajo desempleo, y la mejora en los salarios, como el basamento de todo el sistema de acumulación con un mercado interno vigoroso y una legitimidad política vinculada a ello. Cada modelo tiene cuellos y desafíos, la pregunta que debemos hacernos es ¿cuál de ellos se acerca más a un país industrializado, sustentable, y con bienestar social para todos sus habitantes?

Esta caracterización apurada nos recuerda un concepto de Carlos Vilas, las políticas sociales como ambulancia del malestar social causado por el modelo [i]:

La focalización responde a la necesidad de confrontar la masificacion de los problemas sociales con fondos recortados; se busca ante todo un uso más eficiente de los recursos escasos (…) De acuerdo con los criterios predominantes, la focalización obliga a racionalizar el sistema de apoyo social del Estado a los sectores más pobres, que se traduciria en una mayor agilidad en las operaciones, mayor eficiencia en el uso de los recursos (sobre todo por reducción de costos de gestión y ejecución), y un uso más tecnificado de la información social en función del efecto del gasto sobre el bienestar de los beneficiarios (…) el ahondamiento de las desigualdades sociales tensiona de manera incremental la estabilidad de las instituciones democráticas y mantiene viva la tentación autoritaria.



[i] Carlos Vilas: De ambulancias, bomberos y policias: la politica social del neoliberalismo (notas para una perspectiva macro),UNAM, 1994

jueves, abril 14, 2016

CFK, partidos políticos e inversiones extranjeras. La paradoja actual.

Hay distintas cosas que están ocurriendo en nuestro querido país.

El acto de Cristina Kirchner del 13A, su primer acto en que la fecha no la puso ella misma, mostró que sigue siendo la diregente con mayor capacidad de movilización del país.

Hay varias cosas aquí. En el debate de cómo debe transformarse la realidad parece que el macrismo está dispuesto a darle mucha rienda a la libertad del mercado, ayudado por el endeudamiento externo. Al macrismo parece no importarle el malestar social, amparado en su excelente capacidad de manejo electoral, gracias a una maquinaria que mostró su gran éxito. Mientras que el kirchnerismo más comprensivo del mercado interno, y las necesidades sociales, todavía se muestra alejado de entender cómo avanzar en una construcción electoral, que sume votos. Aunque ensaya algunas líneas.

Vamos a hacer foco en dos cuestiones. Resumidas. Cada quien podrá ejercer la autoridad de desarrollarlas como quiera.

La primera es que la movilización de ayer por una dirigente política, protagónica de la Argentina, como lo es la ex presidenta, vinculada pero no de lleno con el PJ marca la debilidad del sistema de partidos de nuestro país, cosa que se apoya también en que Mauricio Macri llegó a la presidencia sin la utilización de sellos partidarios históricos.

Esto pone a los partidos tradicionales a prueba, en el lugar de acompañar candidatos y dirigentes que no juegan en el riñon de la estructura partidaria. Digamos que esos partidos son la UCR y el PJ que acompañan a Macri y a CFK, respectivamente, cada cual a su manera y con muchas tensiones internas. Es una mirada análitica, la realidad suele ser más gris, con los dirigentes más metidos y los partidos con algunos entrecruzamientos.

Otra cosa que fortalece esta tesis es el llamado a un Frente Ciudadano, que realizó la expresidenta, y que uno imagina como el embrión de un movimiento (con alcance electoral, si trasciende eso es otro tema, y por ahora parece que no), con la militancia que fue a la movilización, con parte del PJ, con parte de la clase media que no comulga con el PJ y con el regreso de muchos sindicalistas que antes marcaban un límite con el PEN (y ahora también).




En este marco, los dos dirigentes que más llaman la atención se van acomodando a la coyuntura, variando su imagen. La medición posterior a los Panamá Papers que efectuó la Consultora Dicen (el 8 de abril con llamados a líneas fijas, lo cual es limitado) muestra peor la imagen de MM y mejor la CFK. Novedad para 2016.



Fuente: Consultora Dicen

La otra cuestión en la que queríamos hacer foco tiene un poco más que ver con el futuro y la estabilidad macro del país. En la medida que el macrismo no logre mostrar su potencia de largo plazo, y haya dudas sobre su capacidad de reelección en 2019, como pasa en el contexto de esta semana, las inversiones externas que podrían llegar gracias a la luz verde para salir del default que fuera impuesto desde los tribunales de Griesa, van a querer cubrir sus inversiones en menos de 4 años. Tengase en cuenta que en los últimos años pedían casi el doble de rentibilidad en la Argentina que en Uruguay (cosa que el gobierno anterior no convalidó).

Las inversiones extranjeras cortas, se pueden lograr con instrumentos muy perjudiciales para el aparato productivo (como en los 90s) o sencillamente con una gran valorización financiera. En ambos casos, la deuda sería utilizada para estabilizar una economía con déficit estructural, alto desempleo, mayor pobreza y enferma por su adoración a la fuga de capitales, propósito principal de la nueva deuda. Está claro que ésta no parece ser la mejor solución de largo plazo para consolidar un país más productivo, pero parece ser el camino elegido por la actual administración.

Por tanto se daría la paradoja política que resulta en que cuanto más fuerte se haga el kirchnerismo, que defiende un modelo más inclusivo, más se acelerará el deterioro económico y social, producto de inversiones extranjeras de menor plazo y más rentables, en un contexto donde no se vislumbran otras apuestas. Sin embargo, esta misma sociedad no puede tampoco permitir que el actual gobierno lleve la tasa de desempleo a un punto superior en función de una estabilidad que no contempla lo social, ni la organización del trabajo. Salir de esta paradoja procíclica es el desafío de todo el arco político, porque en el medio hay una sociedad que no puede esperar a que con cada nuevo triunfo electoral se redefinan completamente las políticas de acumulación y desarrollo.



viernes, abril 08, 2016

Empleo registrado a diciembre de 2015

Estos datos los publica el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Lo curioso es que los publica después del cambio de gobierno, no sólo no toca las series para atrás sino que el dato que agrega es mejor que el anterior. Son datos trimestrales (de hecho el último trimestre es el mejor, a pesar de que suele subestimarse), pero aquí se promedian y se incorporan a la serie anual respetando la metodología de toda la serie.

Confirmando así que "el país que no crece", el país de "todos los cepos", el país que "no genera empleo desde 2011", el "país desbastado", fueron todas mentiras de campaña.

En 2015 hay más de 128.000 trabajadores registrados más que en 2014. El aumento salarial promedio de 2015 fue 31%, contra 2014, por arriba de la inflación del año medida por la institución o consultora que se quiera.

Como puede verse desde 2011 hay una clara desaceleración en la creación de empleo, pero en el contexto de un bajo desempleo, estos datos confirman que más allá de la restricción externa, el gobierno anterior había logrado sostener el nivel de empleo, y hasta aumentarlo mínimamente. Esto es posible porque se había mejorado el poder adquisitivo del salario, se había bajado el desempleo, se había mejorado el poder adquisitivo de las jubilaciones, y de las AUH, y se había llevado la cobertura de jubilados sobre el universo de 68% en 2003 a 97% en 2015, todo lo cual mejoró la distribución del ingreso. Todas medidas que fortalecen el mercado interno, y la demanda agregada, gracias a un Estado fuerte, que a pesar de sus miles de errores y equivocaciones, e incluso con su poca planificación del desarrollo, y los grandes problemas de restricción externa, tenía una política laboral, comercial, fiscal, monetaria y cambiaria en función de sostener el empleo.

Esto no es menor, por cuanto las soluciones que presenta la actual administración de Macri respecto de aflojar la restricción externa por un lado, y de modificar el modelo de acumulación a favor de la oferta, cosa que puede tener en un nuevo ciclo de valorización financiera, están generando una caída en la actividad, una caída en la demanda agregada, una disminución de la fortaleza del mercado interno, y una esperada gran baja del empleo.

Como puede verse, click en el gráfico para agrandar, la línea roja muestra la cantidad de empleo registrado, y el último dato es el más alto de la serie.





Tabla de datos resumida (Fuente: MTEYSS)

Período Sector Privado
Empleo Var. %  interanual
1° Trim 2011 6.206.196 4,6%
2° Trim 2011 6.235.091 5,0%
3° Trim 2011 6.272.248 5,0%
4° Trim 2011 6.372.591 4,6%
1° Trim 2012 6.396.629 3,1%
2° Trim 2012 6.331.293 1,5%
3° Trim 2012 6.307.208 0,6%
4° Trim 2012 6.380.724 0,1%
1° Trim 2013 6.431.505 0,5%
2° Trim 2013 6.392.258 1,0%
3° Trim 2013 6.379.460 1,1%
4° Trim 2013 6.435.572 0,9%
1º Trim 2014 6.441.579 0,2%
2° Trim 2014 6.384.717 -0,1%
3° Trim 2014 6.387.120 0,1%
4° Trim 2014 6.461.326 0,4%
1º Trim 2015 6.536.619 1,5%
2º Trim 2015 6.547.225 2,5%
3º Trim 2015 6.562.209 2,7%
4º Trim 2015 6.587.859 2,0%

miércoles, abril 06, 2016

Tierra arrasada

El bloque de poder que se ha llegado al gobierno luego de las elecciones de 2015 en la Argentina, todavía tiene un claro problema en la construcción de una hegemonía que le permita una gobernabilidad de largo aliento.

En efecto, los votantes que votaron en contra del actual gobierno de Cambiemos difícilmente sientan atracción en algún momento por el actual presidente. A su vez la cúpula del capital aún no ha logrado los consensos internos como para afirmar que ya hay un modelo de acumulación que va a perdurar. Los distintos sectores no se ponen del todo de acuerdo: los unió el espanto pero ahora la disputa entre multinacionales, grandes industrias exportadoras, sojeros exportadores, grandes bancos extranjeros, empresas de servicios, empresarios rurales, mineras, automotrices, etc, no se detiene.

El gobierno sabe que el orden de todo el sistema depende de los éxitos en el modelo. La organización del sistema ordena a los actores, de arriba hacia abajo, construye hegemonía, gracias a un equilibrio entre coerción y consenso que es impredecible de ante mano, aunque estudiable. Si se logran altos niveles de ingresos de capitales tanto como endeudamiento público como privado, como inversión extranjera (que depende un poco de lo anterior), todo esto servirá de base para la reorganización de actores, posiblemente hacia un modelo similar al de los 90s (nunca igual). Cabe recordar que entre 1991 y 2001, 90 centavos de dólar de deuda tomada, fueron fugados (un 90% de la deuda), eso ordenó el sistema.

Si no se logran estos niveles de endeudamiento se harán fuertes los sectores que prefieren un sistema de tipo de cambio alto. Podría suponerse que lo segundo es mejor, aunque no cabe esperar que lo sea para los trabajadores en el corto plazo, sino, en todo caso, porque un modelo menos basado en valorización financiera y más en el saldo de cuenta corriente vislumbra un mejor futuro, aunque igualmente incierto si es manejado por un gobierno más asociado a lo anterior. No obstante, parece que no hay plan B, la idea del plan A es lograr el esquema de valorización financiera, descripto, con impacto negativo en la pobre o incipiente estructura productiva lograda en la Argentina.

En síntesis, la construcción de un consenso para que se acepte ese patrón neoliberal de acumulación, requiere de ciertos niveles de coerción, que en conjunto conforman la hegemonía del Estado. Los caminos parecen estar dados en distintas direcciones igualmente destructivas: buscar que una gran parte del electorado del FpV no tenga más esa expresión partidaria tal como se la conoció, desmembrando así una oferta electoral rica en historia y contenido y rearmándola en otra cosa, que deberá ponerse en juego con un piso muy alejado del techo de noviembre pasado.

Los sectores más fuertes desde el punto de vista del capital, en la Argentina, tienen una idea muy claro respecto del rol de la política. Prefieren que la política del gobierno sea débil, que no esté en condiciones de transformar el Estado, el país, respecto de una planificación nacional. De este modo, el control pasa a estos sectores concentrados, tal como no ocurrió entre 2003 y 2015. La política debe aparecer como corrupta, por eso se la individualiza en personas, que pueden ser corruptas, no importa ningún análisis profundo de ninguna medida de inclusión, desarrollo o todo lo contrario, sólo importa que el Estado sea débil para tener que pautar cierta libertad económica, con sus claros favorecidos, más allá de sus disputas internas.

Al igual que lo ocurrido entre 1975 y 2003, cuando la política fue arrasada por los ganadores de cada modelo, ahora se busca lastimar la potencia de un pueblo para organizarse en función de un bienestar político, esa potencia es política, o no es.

lunes, abril 04, 2016

Formación de activos en el exterior y salidas de capitales - Bce cambiario - BCRA

En el balance cambiario del BCRA (publicado por este banco) se pueden apreciar el comportamiento de los fugadores frente a años electorales o ante grandes conflictos (como lo fue el del a 125 en 2008), los efectos del cepo, y los efectos de la nueva apertura que ocurrió después del triunfo electoral del macrismo en noviembre de 2015.

La formación de activos externos, salida de capital local propiedad de residentes para constituir
activos en el exterior, muestra el comportamiento de los agentes con penetración financiera y con capacidad de operación global. Hay buenos estudios al respecto. Puede verse la nueva aceleración en el último trimestre de esta serie, cuando el BCRA aflojó los controles producto de los cambios de conducción.


Desde 2013 la cuenta corriente se muestra negativa. Pero el balance total (entre corriente y capital) es negativo desde 2011, con impacto en reducción de reservas. En 2014 se logra el ingreso de divisas en la cuenta capital. 


Asimismo, puede verse que las rentas se remitieron siempre al exterior con un volumen importante, aunque con mayor control desde 2012.


Estos gráficos sirven para hacernos una idea de cómo se mueven las divisas desde la Argentina al exterior, con asiento en el BCRA. Esto es un problema constante. Y se trata de todo dinero en blanco.

Si alguien quisiera mover dinero negro no lo puede hacer desde cuentas visibles, en todo caso debería tomar algunas precauciones, como tener una sociedad off-shore, promover el descuido de la oficina anticorrupción y propender a la entrega a intereses foráneos de la unidad de inteligencia financiera, como por ejemplos, que no necesariamente se cumplen en nuestra realidad. Ponele.