viernes, febrero 27, 2015

El país económico 2015

Distintas fuentes dan a entender que la Argentina le encontró la vuelta para llegar a diciembre de 2015 sin shocks económicos.

La inflación del IPCNu cerró 2014 en casi 24%. La del Congreso en 38,5%. Este 2015 va a ser parecido en inflación y dólar a 2012. La inflación Congreso de 2012 fue 25,6%. Eso indicaría un IPCNu por abajo de 20%, cercano al 15% que dice el gobierno, y un IPC Congreso similar a 2012. Las paritarias 2012 registraron aumentos en promedio 26%, en 2013 24%. Cabe suponerse un promedio de 26% de aumento salarial para este año, con picos en aquellos gremios muy golpeados en 2014, o muy favorecidos.

Así las cosas, para fin de año cabe esperar un dólar a $10, misma variación que en 2012. En un marco de un menor superávit comercial (se recompondrían más las M que las X), y con cierta apertura de crédito nuevo que sostenga todo esto (vía cuenta capital). Una lógica que sostendrá la brecha con el blue dentro del 50%.

Si no recuerdo mal, escribo de memoria los datos, 2012 cerró con un crecimiento de menos de 1% (base 2004), y la industria con su primer caída en años (más del 1,5% abajo anual). Si bien muchos indicadores vinculados a precios y salarios estarían en niveles 2012, la comparación de este año 2015 con uno malo (2014), puede arrojar mayor crecimiento en algunas variables, que en 2012. Veremos.

¿Por qué niveles 2012? La hipótesis está basada en la buena gobernabilidad del sistema (gracias a la cintura del equipo que maneja la economía, que además sumó normativa y herramientas para mayor y mejor control), en la ausencia de shocks, y en un mundo incierto donde nuestros socios no andarán tan bien como en otras épocas, pero donde se podrá avanzar en nuevo endeudamiento puntual.

De este modo, cabe esperar un consumo amesetado, con características puntuales (básicamente las apuntaldas por el Estado con planes sociales, inversión pública y/o mejoras en el financiamiento para consumo o construcción, Ahora 12 o Procrear). Las inversiones privadas posiblemente sean más defensivas que ofensivas a la espera de un próximo gobierno, en este punto el gobierno tendrá mucho trabajo para que no haya vivos ni operaciones económiucas vinculadas a lo electoral.

Si no me creen, cosa que siempre es saludable (?), se pueden buscar hipótesis apocalípticas, y esperar lo peor. Pero en 12 años la patria apocalíptica de las consultoras neoliberales no pegó una. No sé, fijate. A fin de año me decís.

miércoles, febrero 25, 2015

Déficit habitacional en CABA

Un interesante estudio de CESO, analiza el déficit habitacional en la CABA. Completo aquí.

Es interesante que la ciudad pueda darse este debate, porque hace al bienestar de todos sus ciudadanos. En este sentido, cabe agregar que en una ciudad donde su gobierno ha funcionado como un gran administrador de consorcio (una suerte de liberalismo municipal, con bajos niveles de promoción social, gracias a la distribución de recursos desde el Estado municipal, cosa que no apuntó a la formalización de los sectores informales ni a una mejora relativa de los postergados), es pertinente una mirada que integre la situación habitacional -se estiman 500.000 personas con problemas, incluyendo villas-, la calidad de la vivienda, los alquileres y la inclusión urbana y urbanización de las villas -donde se estiman 250.000 personas-).

A continuación lo resumo, en algunas imágenes, dicho informe.










viernes, febrero 20, 2015

¿El poder convence? Contradicciones del #18F

Una de las cosas que a mí me llamó la atención, entre tantas otras, sobre la marcha del #18F es el aprendizaje que de todos lados se ha visto.

Desde los sectores que marchaban, se ha visto más tranquilidad que en otras marchas, mejor organización (¡además llovía!) que otras veces, menos agresiones escritas. Creo que empiezan a familiarizarse con la calle. Y es algo para celebrar. Vaya sino. En otras épocas, parte de estos sectores no salían ni invitaban a salir a la calle, directamente iban a golpear ciertas puertas, buscando atajos.

Desde los sectores que no fueron, también noté una forma más suave de referirse a la marcha que en otras ocasiones esos mismos dirigentes con marchas con las que no coincidían.

Hay un crecimiento. De todos lados. Y creo que hay que decirlo.

Otra cosa, ya más política que me llama la atención es por qué una persona que tiene un trabajo vinculado con servicios asociados al mercado interno (por ejemplo a la construcción, ponele) acompaña una mirada económica enfrentada con el mercado interno y el gobierno. Luego de que el actual período fue récord de crecimiento del mercado interno (por lo menos hasta 2013, como muestran las pruebas). Ésta sería la contradicción más estructural: gente que nada tiene que ver con el campo, con las exportaciones, con Techint, o con Clarín, o con intereses estadounidenses, entre otros, marcha coincidiendo con esos intereses. ¿Por qué? ¿Es aspiracional? ¿Es porque el poder convence? La verdad que no sólo no lo sé, es muy difícil (para mí al menos) persuadir a estas personas de lo que está ocurriendo, tal como me pasaba con la 125.
“Todo cuerpo A que ejerce una fuerza sobre un cuerpo B experimenta una fuerza de igual intensidad en la misma dirección pero en sentido opuesto”.

Entendiendo a B como el sector de la sociadad que marcha acompañando a las corporaciones, pero que nada tiene que ver con éstas, la pregunta es ¿por qué el cuerpo B se hace cargo si la fuerza no se ejerce sobre él? ¿O sí? En todo caso si no se ejerce hay problemas de comunicación social irresolubles (hasta aquí), y si se ejerce también hay un problema de comunicación, por cuanto a B no le queda claro que esta fuerza le convenga.

Después hay contradicciónes más coyunturales vinculadas a la denuncia, a la intromisión del PEN en el poder judicial, a la muerte de Nisman, que ahora están siendo mostradas (veamos por ejemplo lo que dice con lucidez Zaffaroni). A mí me preocupan mucho más las contradicciones estructurales.

Estas contradicciones para mí, alcanzan también a otros sectores. Una madre que recibe 4 AUH y es opositora a este gobierno. Por un lado cabe celebrar que tome esas asignaciones como un derecho, que le brinda el Estado y no el gobierno, pero por otro por qué no confiar en el gobierno que logró transformar al Estado para que pueda brindarle ese derecho. Es una contradicción, eso dije.

En este contexto, y respecto de estas discusiones, que incluyen (desde la lógica que intento plantear aquí) un vínculo entre los cambios estructurales que organiza el Estado y el gobierno que trabaja para este Estado y no para otro. Esta lógica toca la marcha del #18F con el Estado, y por supuesto con el futuro, y muy lamentablemente queda expresada en esta frase de Nelson Castro:

"El gobierno es incorregible, va a ser cada vez peor en actitud y tolerancia. La esperanza es para los que vengan. Porque esto también es un mensaje para los que vienen después. A ellos les va a corresponder honrar esto que la sociedad pide. Porque si no lo honra, al que sea poder luego del 10 de diciembre de 2015, la sociedad le va a pasar la factura".

¿Por qué Nelson Castro es el mensajero que interpreta a la sociedad y pasa en limpio el mensaje? ¿Es éste realmente el mesaje de la sociedad, o es de ciertos grupos desesperados por el cambio? Esto es otra cosa que podría ser una contradicción, aunque para mí sea de una brutal transparencia.

El contexto en el que se da este escenario es el de un gobierno que ordenó la macro para llegar cómodo al 10 de diciembre de este año.

miércoles, febrero 18, 2015

La agenda de la embajada estadounidense en la Argentina

Me parece que el párrafo que salió el otro día en la columna de Olivera de LN arroja mucha luz sobre lo que está pasando en materia de política económica en la Argentina.

El párrafo es éste:

Los empresarios entendieron entonces la naturaleza de lo que estaban discutiendo. El kirchnerismo, que venía apaleado tras la muerte de Nisman, buscaba desde entonces retomar la iniciativa y había hallado en el entendimiento con China una excelente oportunidad. Lo anunciaría, tal su costumbre, como epopeya económica: entrarían capitales de una potencia pese a las quejas por el default y el cepo cambiario y, en forma simultánea, se construirían centrales hidroeléctricas y nucleares que desmentirían el abandono energético. La celebración acreditaría además un viraje geopolítico que la Presidenta deslizó en la cadena, al trazar contrastes: "Nosotros no logramos por parte de Estados Unidos que vengan a hacer las inversiones en materia de represas, de usinas nucleares, con financiamiento que nos dan". El planteo de una postura, pero también acaso un mensaje. Desde que llegó, Noah Mamet, flamante embajador de Estados Unidos, ha dado entre empresarios muestras de que no será un diplomático pasivo y de que está desvelado por la suerte y los intereses de las empresas norteamericanas. Su lista de inquietudes incluye el convenio con China.

 (El subrayado es mío.)

Esto recién empieza. Y más allá de cuestiones que rocen a los intereses estadounidenses o de sus aliados, el problema de fondo tiene que ver con el avance de China en América Latina. Es geopolítica, señores. Y parece que hasta el Vaticano juega.

No es casual que muchos intereses desvinculados de un mercado interno fuerte coincidan con los intereses de Estados Unidos. Por otro lado, los que tienen un interés (económico o político) más vinculado con el mercado interno fuerte y menos con las aperturas comerciales y financieras, se acercan a cualquier salida que les permita continuar con su actual esquema de negocios o poder.

Techint, AEA, parte de la UIA, la SRA, entre otros intereses económicos, casi todos los políticos opositores, los medios de comunicación dominantes, parecen haber quedado de un lado. Algunos industriales, el oficialismo, los intereses vinculados a la construcción y la inversión de China, los gobiernos populares de América Latina, parecen haber quedado del otro. China, hoy, a diferencia de EEUU, no está tan interesada en los dólares que pueda extraer del continente, sino más bien en que haya un importante excedente de alimentos.

Junto con la discusión buitre en la Argentina, llegó un nuevo despertar de la diplomacia de Estados Unidos en Latinoamérica, que mostró en los cambios de la relación con Cuba la primera emergencia de la punta del iceberg de este nuevo acercamiento. Esperemos que todo ello encuentre canales institucionales (en este sentido estos 12 años fueron muy importantes), y que no lastime a nuestros pueblos como tantas veces ocurrió en la historia de este -nuestro- sur. Vamos a hablar de esto durante la próxima década, pareciera. Y como siempre depende sobre todo de nuestro gobierno qué ocurra con nuestro país en este escenario.


jueves, febrero 12, 2015

¿Hay nihilismo o eufemismo en el silencio?

"Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe" Iván Turguénev

¿Qué significa el silencio? ¿Puede algún silencio ser una manifestación política? ¿A dónde apunta una marcha planteada como "Marcha del Silencio"?

No voy a ir a buscar a todos los autores que me dan vueltas en la memoria para hablar de esto. Voy a ir por un camino de argumentación propio a ver qué sale.

Los organizadores de la marcha del 18F la presentan como un homenaje al fiscal muerto. Aunque no sabemos que valores ejercidos por el fiscal están rescatando, se puede decir que si ellos quieren hacerle un homenaje desde alguna identificación personal, es absolutamente válido. Es un silencio que no es tal, entonces, significa un homenaje en función del uso y costumbres "un minuto de silencio".

Hasta acá es perfectamente válido. Quizá los que no conocíamos al fiscal no tenemos razones para homenajearlo, y también me parece válido. Obviamente, cabe respetar a los que sí, e incluso acompañarlos en el dolor, si eso les hace bien.

Pero sigamos adelante. Este silencio no dice sólo lo que puse arriba. Este silencio apunta a despolitizar la marcha. Pero es un significante disociado del significado. Porque se ha cortado nuevamente entre los que defienden al gobierno y los que no. Los que defienden la denuncia contra la presidenta y los que no. Porque en última instancia, los organizadores afirmaron que no es personal la marcha, que algunos ni siqueira tenían el celular de Nisman. Yo, como muchos otros, defendemos las políticas de este Estado y realmente queremos que haya verdad y justicia. Y hasta diría que justamente ello es una de las razones por las cuales defendemos a este Estado, y por supuesto, al gobierno que lo organiza.

Entonces ya entra la denuncia y el contexto en la marcha, no es sólo el fiscal, promocionado por los mismos medios que promocionaban la denuncia y el contexto. Más allá de las contradicciones de la denuncia, más allá de las paradojas que envuelven el caso, de su instalación mediática, este grave hecho de nuestra democracia está siendo usado por los poderes vitalicios de nuestro sistema de actores políticos y económicos (medios, justicia, grandes empresarios, y demás actores con poder que no son elegidos por el voto del pueblo) en contra de un proyecto de gobierno.

Así, la marcha del silencio, estratégicamente organizada para la segunda quincena, promocionada por todos los medios de la oposición desde los canales de TV y editoriales de los medios gráficos, es una nueva convocatoria para mostrar que hay oposición en la calle. Porque el kirchnerismo ha ganado la calle, y algo hay que mostrar en constraste.

Y como para muestra alcanza un botón, es notable esta frase de un periodista de TN: "la marcha  del ‎18F‬ no puede ser considerada una marcha política porque muchos de los que irán detestan la política". Lo cual no clausura el debate político, por supuesto, pero lo ningunea, confunde y reorienta hacia intereses vinculados con lo que escribo en los párrafos anteriores. Justamente, se evita el debate político propiamente dicho porque de éste emerge siempre la idea de cambio, y en este contexto,  por el contrario, lo que se busca es derogar el cambio. A su vez, cuanto más los temas instalados mediáticamente se alejan del verdadero debate del desarrollo y la inclusión, más se unifica y se desdibuja la oposición partidaria.

Si bien los propósitos de una mentira o de una verdad forzada (como era la denuncia a la presidenta y otros funcionarios) suena a organización para debilitar -por lo menos- al gobierno, una marcha tiene un horizonte mucho más amplio. Sin dudas que una gran parte de la población es opuesta al Estado, y sobre esto se me expresan. Lo cual está perfecto salvo por el paradójico hecho de que no lo manifiesten así. Digresión: no se trata de personas opuestas al gobierno porque no piden cambio de figuritas y continuidad de las políticas, sino que envuelven en el cambio de figuritas al cambio en las políticas (y siendo las políticas más importantes que las personas que las implementan, la omisión de este punto es prueba suficiente).

Curiosamente, hay un hilo conductor en el juicio de los buitres que en junio tuvo fallo firme, en la denuncia de Nisman, en el borrador de la denuncia que es de junio, en la oposición a los acuerdos con China, en la oposición a un Estado que reasigna recursos y piensa primero en el gasto y la inversión públicas y después en los dólares para las empresas transnacionales. Curiosa y lamentablemente, los intereses coinciden en los mismos actores.

La idea de nada, de silencio, implica la existencia de un algo, de un ruido, sino la nada no tiene punto de apoyo, si la nada no se referencia a un algo no puede ser nada. Pero si hay algo, tampoco es nada. La nada es contradictoria en sí misma.

Y lo dejamos aquí, esperando haber dicho algo.







miércoles, febrero 11, 2015

Una miradita veloz sobre China

¿Qué significa China para la Argentina? Acá una miradita rápida, con algunos datos del comercio exterior con China y otros más generales. Con algunos números que aclaran, espero, el volumen de la cosa.

















lunes, febrero 09, 2015

Cepal. Panorama social de América Latina 2014

Gráficos extraídos de La CEPAL.

Obviamente, recorté las imágenes donde se mencionaba a la Argentina, y se decía algo que (para mí) resulta interesante. El documento entero: aquí.

Para destacar, la sensación de clase media en los distintos países de América Latina.

Click en las imágenes para agrandar