jueves, agosto 28, 2014

Cuál debe ser el proyecto que sigue. Proyecto industrial y popular

Creo que después de 11 años de recuperación social, lo que sigue ya no es la industrialización en función de la inclusión social. Sino el empate. Industrialización e inclusión juntas. Pensar la Argentina sobre todo en función de la industrialización. Sin reducir el bienestar social alcanzado en este tiempo. Porque sin industria, sin exportaciones con valor agregado no alcanzan los dólares para bajar tasas de interés y promover consumo, que genera a su vez más trabajo (para decirlo en una oración). Evitar los cuellos de botella dados por la necesidad de divisas es un elemento clave para sostener las mejoras sociales.


Hay algunas verdades sobre cómo industrializar que quedan de estos años, a simple vista y sin orden de importancia:

a) el Estado interventor y conductor de la economía es mucho más eficaz para generar más industria que uno vacío, que deja hacer;

b) la administración del comercio exterior es fundamental para orientar las divisas hacia dónde más conviene;

c) atrasar el tipo de cambio no es buena idea para industrializar (esto último no quita que sí es buena idea para mejorar o sostener el poder adquisitivo), y no es buena porque los shocks devaluatorios tampoco;

d) un mercado interno fuerte es un requisito fundamental que permite, gracias al volumen, morigerar la tasa de ganancia exigida por el sector privado para invertir;

e) el Estado debe elegir algún sector estratégico que sea caballito de batalla (aunque tenga déficit comercial), e integralo con PyMEs y distintas regiones;

f) la integralidad de las medidas no es un concepto que vincula sólo a toda la industria, sino que incluye el sostenimiento del poder adquisitivo de los salarios;

g) reciprocidad en la articulación entre el Estado y el privado, ningún (o casi ningún) beneficio es para mejorar la tasa de ganancia, sino el volumen;

h) sistema de premios y castigos sobre personas físicas y jurídicas a cargo de la inversión (mayores ganancias por aumentos de tasa de ganancias deben ser entorpecidos con algún sistema);

i) certidumbre de que la tasa de ganancia será la misma con el paso del tiempo, expectativa de aumento o disminución en el mediano plazo inhibe inversiones;

j) encadenamientos productivos con el objetivo de sustituir importaciones;

k) concientización para que toda la sociedad acompañe;

l) hay elementos crediticios y fiscales de todo tipo (debe mejorarse aún más la regulación sobre entidades financieras, y sí, hacer más eficiente y redistributivo el gasto público -sin reducirlo-);

m) mejorar la relación entre la industria vinculada al agro, el agro y el Estado;

n) estimular la innovación y el desarrollo eficiente para promover una industria avanzada, articulada con industrias de menor nivel de desarrollo y plazo de inversión;

ñ) mejoras en infraestructura pública (energía y transporte) para mejorar competitividad;

o) articulación economías regionales, grandes empresas, PyMes, vertical en cadenas, y horizontal en diversidad de sectores;

p) empresas mixtas, promoción de clusters, etc.


Si a mí se me ocurre todo esto, siendo que sé muy poco del tema. Cabe pensar que cualquiera que se haya dedicado toda su vida tiene que saber cómo hacer. Por lo cual, el desarrollo industrial es posible. Hay algunas cosas que, en resumen deben tenerse en cuenta: el problema es de conducción de actores privados, es de praxis económica, sin Estado interventor es imposible y la tasa de ganancia no debe variar en el tiempo (los aumentos de ganancia sólo deben darse por volumen productivo). Es el paso siguiente del "modelo" en un contexto donde algunos quieren retroceder.


Les dejo un video muy interesante de Kosakoff, explicando un poco este tema. La oposición encargada de construir un discurso económico alternativo, también debería escucharlo.

http://tn.com.ar/programas/palabras-palabras/palabras-mas-palabras-menos-26-de-agosto-bloque-3_528586?destination=programas%2F24

Y otro video por acá, Porta...


domingo, agosto 24, 2014

Érase una vez...

Érase una vez un Estado, con una sociedad de 1.000 personas. La historia comienza con esas 1.000 personas distribuidas en 10 empresarios, 250 empleados (incluyendo trabajadores del Estado), 125 chicos a cargo de los empleados, 65 jubilados y 550 personas pobres (de las cuales 250 son indigentes).

¿Qué estaba pasando? Esos empresarios eran sobre todo exportadores de productos primarios o dedicados a dar servicios. La producción interna era cara y se compraban muchos bienes afuera. Para lo cual el Estado se endeudaba. El desempleo se ubicaba en casi un 25%, y los salarios de muchos de los empleados no alcanzaban la línea de la pobreza.

¿Cómo se sale de ahí? Hay una forma ideal y muchas posibles. La ideal tiene que ver con que todas las personas sigan un plan lo mejor posible y cooperen para trabajar mucho por poco salario y así poder instalar en el mundo marcas de productos complejos, con mucho valor agregado, que se hagan en el país.

La forma ideal choca con la democracia, sistema en el cual la gente vota para estar mejor, entre otras cosas. Y es difícil que se entienda que durante un tiempo otros van a estar excelente y ellos no.

Por tanto una de las posibles se puso en práctica. Se hizo más competitiva con el mundo la producción interna (o sea, se encareció el tipo de cambio) y se crearon naturalmente nuevas industrias privadas. Al principio sólo las industrias grandes sentían el cambio, y tomaban más empleo pero no pagaban salarios dignos.

Entonces, como las ventas al mundo no alcanzaban para mejorar más las cosas o el aumento de la producción era muy lento, se buscó mejorar el mercado interno. Se aumentaron impuestos a los que más tenían, y a los que tenían bastante. Y se le dio un monto pequeño a cada uno de los que no tenían empleo en función de la cantidad de hijos y otros criterios (por ejemplo los que ya no podían trabajar por su edad avanzada).

Con esta nueva guita que recibían no sólo se encontraron con una rutina de ingresos, el conjunto de ese nuevo consumo de las familias, generó una mayor demanda total de productos (básicos por lo general). Más comercios abrieron para atender esas mayores ventas, y las fábricas tomaron gente para hacer esos productos que se demandaban. Eso fue progresando. De a poco. Primero aumentaban los precios y después (al ver que de todos modos las paritarias les exigían aumentar el precio de la mano de obra) los empresarios iban invirtiendo para aumentar la producción y la productividad, que les permita agrandar ganancias. Todo esto funciona como un círculo virtuoso.

El problema que surgió al cabo del tiempo, fue el alejamiento con el ideal. La producción no se complejizó sino que buscó atender la demanda de primera necesidad, la gente ya no quería trabajar por bajos salarios y cada vez se hacía más difícil producir para el exterior, especialmente en un contexto donde el Estado cuidaba el poder adquisitivo del salario. El sistema necesitaba cada vez más cosas de afuera para complementarse con las de adentro (por ejemplo bienes de capital para inversiones y energía).

Los sectores que exportaban productos con bajo valor agregado, querían un tipo de cambio más alto y/o que les cobren menos impuestos. Incluso a veces no vendían para no tener que pagar impuestos y así complicar ese círculo virtuoso, que les convenía a todos en general pero no a ellos en particular. Toda esta situación suele poner de mal humor a los que ya están con buenos trabajos y quieren que se solucione pronto. Pero eso, por supuesto, no es fácil.

Al principio se administraron las importaciones desde el Estado para que éstas no sean un elemento que agrediera el empleo, y para que esa producción que se hacía adentro no sea sustituida por productos de afuera.

Así que en este punto se buscó desacelerar el círculo virtuoso y tomar deuda para que el Estado conduzca la inversión y la producción, y ayude al privado a bajar costos sin reducir salarios. Además el ingreso de divisas (por deuda) persuadiría a los exportadores a exportar al entender que el tipo de cambio no subiría más.

Esa sociedad, luego de todo lo cual, quedó dividida más o menos en 18 empresarios, 400 empleados, 200 chicos a cargo de los empleados, 182 jubilados y 200 personas -entre chicos y adultos- pobres (de las cuales, 50 indigentes).

Cuando empezamos con el cuentito, había ciertos conflictos, en este punto avanzado del cuentito, hay otros conflictos. Cada quién sabrá qué clase de conflictos siente que conviene bancarse y enfrentar en función del desarrollo productivo y la inclusión. No hay una verdad revelada, hay intereses, y hay posiciones dentro de esos intereses. A esto último se le llama política.

Una forma de conocer esos intereses es de acuerdo con el lugar de quién se quiere poner cada uno. En el lugar del empresario (no es lo mismo en el lugar del productor rural, del gran industrial, del PyME o el PyMI), en el lugar del trabajador, o en el lugar del que aún no tiene un buen trabajo. Están los que se ponen en el lugar de alguno de estos para ver cómo agredir a los demás, y están los que se ponen en el lugar de algunos de estos para pensar cómo conviene hacer para que estén mejor éstos sin perjudicar a los demás. Lo curioso es que difícilmente se puede mejorar la calidad de vida de los que peor están sin afectar para bien la de los que ya están bien, pero sí se pueden mejorar los ingresos de los que ya están bien sin afectar a los que no lo están...

El tema es que cuando uno se pone en el lugar de los que todavía no tienen un buen trabajo no cabe otra que entender que los recursos son escasos y sólo con redistribución desde los que están bien hacía los que están mal, a través del Estado, es posible que estén bien en el corto plazo, mientras se dan las condiciones para que el desarrollo económico e industrial los incluya definitivamente.


Fuente

jueves, agosto 21, 2014

¿Quién habla con quién? La ancha avenida del diálogo

Últimamente se habla mucho de que el gobierno no dialoga, no busca los caminos institucionales de cambio. Que el cambio es la oposición. Sin embargo, creo que cualquiera se puede confundir mirando la realidad.

El gobierno está discutiendo tres leyes de defensa al consumidor en el congreso:


  • Proyecto de Ley sobre Sistema de Resolución de Conflictos en las Relaciones de Consumo. Creación del Servicio de Conciliación Previa en las Relaciones de Consumo (COPREC) 
  • Proyecto de Ley sobre Creación del Observatorio de Precios y Disponibilidad de Insumos, Bienes y Servicios
  • Proyecto de Ley sobre nueva Regulación de las Relaciones de Producción y Consumo. Modificación de la Ley 20.680 de Abastecimiento


Está discutiendo con los gobernadores el proyecto de ley de hidrocarburos.

Está discutiendo en el congreso, también, el proyecto de ley de pago soberano local de deuda exterior.

Entonces, ¿el problema es debatir y discutir, o el verdadero problema es lo que se discute? ¿El gobierno debe dejar de lado su proyecto político, o debe discutirlo y buscar instalarlo con todas sus energías? ¿No era eso la democracia? ¿Y a la hora de discutir, tiene sentido decir que está todo mal o hay que ir a las cuestiones específicas en discusión, admitiendo los avances sociales de la década, aunque estos sean pocos?

Sin ir más lejos, porque para muestra alcanza un botón, la presidenta fue a hablar, como cada año, a la Bolsa de Comercio (abajo un extracto). ¿Acaso hay muchos dirigentes que van a debatir a los foros empresarios, o la mayoría van a decir lo que quieren escuchar? ¿Quién es el verdadero cambio en la Argentina? ¿El que defiende la mano invisible del mercado, o quien trata de construir un sistema de normas desde el Estado con objetivos sociales y productivos?

Quizá falte un poco de honestidad intelectual a la hora de defender intereses (esto último es muy válido, pero sería más fácil si se hiciera con sinceridad). Me parece a mí, ¿eh?

"La duda que plantea Adelmo, pero esto no significará no poder acceder al mercado de capitales, yo invierto esto y digo que es al revés, Adelmo, yo creo que estamos ante una oportunidad histórica de generar un mercado de capitales propios, en la Argentina, que es lo que tenemos que lograr y voy a explicar a qué me refiero exactamente. (APLAUSOS). Sí uno observa el ingreso o flujo de capitales externos, durante los últimos cincuenta años, va a observar realmente que el flujo externo se produjo, en gran medida, durante las etapas del 76 al 83 y durante la década de los 90. Luego, fundamentalmente, en nuestra etapa hubo una gran inversión nacional, a través de lo privado y a través del Estado, quien ha invertido mucho públicamente. Y cuando nosotros nos planteamos, o los empresarios se plantean muchas veces como gran problema el acceso al mercado de capitales, yo lo entendería si viviéramos en países… no quiero nombrar ningún país para que ninguno se sienta afectado, de algún continente alejado, pero la Argentina – señores – tiene una capacidad de ahorro interna y una capacidad de ahorro de sus empresarios, que también se ha dado a través de numerosos instrumentos con capitales radicados en el exterior, lo sabemos y entonces por qué no formar nosotros nuestro propio mercado de capitales con nuestro propio ahorro interno, con una parte también de lo que se ha remitido al exterior. ¿Saben por qué? Porque esto nos permitiría si tenemos un mercado de capitales propios y no estamos esperando a que vengan los capitales de afuera, estar por afuera de los vaivenes de la política internacional. Porque todos sabemos – como lo ha demostrado la crisis del Lehman Brothers, del año 2008 para la fecha- que al haber una gran economía con una moneda de reserva los capitales van y vienen, según esa economía, con moneda de reserva ajuste o no su tasa de interés o sea o no su premio de estímulo, con lo cual siempre estamos sujetos a lo que se decida en políticas que no opinamos ni decidimos nosotros. 
...
"Y yo quiero contar algo, porque en todos los países del mundo hay leyes de usuarios y consumidores. Yo quiero contarles el último informe de una de las principales organizaciones no gubernamentales, que agrupa a 31 países de la Unión Europea, exactamente las multas que se aplicaron y el ranking de multas mundial por infracción y violación a cuestiones de Ley de Competencia y de usuarios y consumidores. Encabeza, este ranking, en el año 2013, de multas la Unión Europea, con 2.500 millones de multas que ha colocado a sus empresas; luego sigue Estados Unidos, con 1.020 millones; luego sigue Corea del Sur, con 255 millones; China con 241 millones de dólares; Japón, con 225 millones de dólares, y nuestro continente, en Latinoamérica la única que fue testeada aplicando multas fue nuestro principal socio estratégico: la República Federativa de Brasil, por 213 millones de dólares. 


martes, agosto 19, 2014

La desnuda y sensual realidad...

–Pero no, ¿cómo se te puede ocurrir que hay una disputa de estratos sociales? ¿Cómo se te puede ocurrir que el precio de las cosas refleje parte de esa disputa? No, todo lo malo es culpa del gobierno y lo bueno gracias a cada uno. Que haya cosas buenas, redistribución equitativa, es una absoluta casualidad. 

–¿Te parece? 



Un par de cosas para terminar de enfocarlo.

1. ¿Cómo se lee esto? Un ejemplo: según la EPH, el decil de los que menos cobran, en base a la escala de ingreso individual, en el primer trimestre de 2014 (el decil 1) aumentó la media de sus ingresos un 36,72% respecto del primer trimestre de 2013.

2. Las primeras asignaciones universales por hijo fueron otorgadas en el cuarto trimestre de 2009 (en el cuadro, que trabaja con los primeros trimestres, se pueden ver sus efectos desde 2011). Hoy involucran a cerca de 1,8 millones de familias.

3. La ley de movilidad jubilatoria se implementó a partir del primer semestre de 2009. A partir de 2006 se agregaron al sistema nuevos jubilados con sistemas de moratoria, cosa que se refleja desde el primer trimestre de 2007. Se calculan 7 millones de jubilados en la actualidad.

4. En 2007 se perfora el 10% de desempleo. En 2008 se perfora el 9%. A partir de 2011, se perfora el 8%.

5. A partir de 2004, y hasta 2010 (año en el que se ameseta su cantidad), hay cada vez más negociaciones colectivas de trabajo.


Mientras haya pobreza, o personas que no puedan consumir todo lo que necesitan, toda redistribución equitativa generará mayores niveles de consumo, y presumiblemente para nuestra estructura productiva, habrá presiones, que se resolverán con alguna combinación de aumentos de los precios y de la inversión.

jueves, agosto 14, 2014

Baja en las exportaciones

A continuación se muestra la evolución del comercio exterior argentino en millones de dólares. Lo que puede verse es el exponencial aumento de las exportaciones en 2011, traccionadas por todos los rubros. En los años 2010, 2011 y 2012, la preponderancia de las MOI se vincula directamente con las mejoras en empleo y poder adquisitivo del salario (en promedio ahí están los mejores salarios, y sus trabajadores los más organizados sindicalmente).




En 2013 se evidencia una baja de los precios de las MOI, lo cual afecta al rubro, que, sin embargo no disminuyó sus cantidades exportadas, por el contrario, las aumentó significativamente. De todos modos, esto es parte del problema. Los precios internacionales de estos productos se ven afectados y su producción nacional se ve desincentivada, comparativamente.



El otro día, en La Nación podía leerse que:

En los primeros cinco meses del año, según un estudio de abeceb.com, las exportaciones industriales sumaron US$ 7655 millones, 14,2% menos que en el mismo período de 2013. Se trató del peor desempeño entre los países de la región.
"La caída de las exportaciones industriales es un tema estructural y tiende a profundizarse cada vez más", dijo Mauricio Claverí, coordinador de Comercio Exterior de esa consultora [Abeceb.com].
(...)
Claverí hace un diagnóstico similar y añade que la devaluación del peso a inicios de año no logró compensar el retraso cambiario que afecta al sector exportador (además, la inflación de acumulada hasta mayo ya consumió la mayor parte de esa devaluación). Según el analista, este escenario ha provocado que la producción industrial aumente su dependencia hacia el mercado interno, lo que la vuelve más vulnerable.


De todos modos, como puede observarse en el informe del BCRA que sigue, el tipo de cambio real multilateral viene aumentando en 2013 y 2014. Cosa que permite pensar en una mejor competitividad de los productos argentinos con el exterior. Ahora resta esperar que la demanda internacional se vea fortalecida por políticas internas de cada país o región.




Entre enero y mayo las consultoras privadas con las metodologías más inverosímiles no pasaban el 18% de inflación. Por abajo de la devaluación nominal del peso en comparación con otras monedas. 

La devaluación, salvo en casos extremos, no cambian el escenario de exportaciones, pero si cambian el mercado interno, a la baja, por el aumento de precios internacionales que son ingresados al país, generando inflación y baja del poder adquisitivo.





Está claro que el tipo de cambio real es apenas una variable más a tener en cuenta. La otra es que los mercados internos de los países socios comercialmente tengan un dinamismo que ayude a mejorar el consumo por un lado y les lleve a realizar inversiones, por otro. 

Mientras el escenario sea de demanda internacional deprimida es interesante que la producción industrial dependa del mercado interno argentino, más allá que actualmente el mercado interno argentino también tiene cuellos para expandirse. 

domingo, agosto 10, 2014

Polémica sobre la imagen positiva...

Hay varias notas que señalan un aumento de la imagen positiva de la presidenta y el gobierno desde que se está dando la disputa con los buitres, negociando con posiciones claras y entendibles por/ para la sociedad, a favor del Estado, de este Estado, y en contra de reeditar posiciones de endeudamiento que nos traigan nuevamente problemas del pasado.

¿Qué se dice?

Télam:

Consultados sobre cómo consideran que el gobierno nacional está llevando adelante el litigio el 51 por ciento respaldó al gobierno nacional y un 7 por ciento evitó dar una respuesta concreta.

Blanck (Clarín):

En efecto, una consultora que está muy lejos de recibir beneficios del Gobierno, como Management & Fit, registró casi 7 puntos de mejora en la aprobación de la gestión de Cristina en su última encuesta nacional. Tampoco es para tirar manteca al techo: la aceptación pasó de 28,8% en junio al 35,4% en julio. La desaprobación bajó del 60,2% al 55,6%. 

 Bruschtein (P12):

Ahora se da un salto parecido. De un camino al descenso que estaba anunciado como irremediable, con una cifra tan alta de imagen negativa de casi el 70 por ciento, saltó a una medición del CEOP que dio más del 54 por ciento de imagen positiva de la Presidenta. Tantos altibajos demostrarían que las encuestas no sirven para nada. Pero se puede sacar una conclusión de toda esa disparidad. A pesar de la manipulación, las fluctuaciones demuestran que se trata de una figura en vigencia y que sus relacionamientos con la sociedad son muy fluidos, lo cual pone de manifiesto un vínculo vigoroso si se piensa que ya tiene más de diez años en un lugar de fuerte exposición.
Obarrio (LN):

Los sondeos que consultó la Casa Rosada exhibieron un salto en la popularidad presidencial de 15 a 20 puntos -de 25 a 40/45%- tras la pelea con los fondos NML y Aurelius. La Presidenta busca con su confrontación de tono épico, bajo el lema "Patria o buitres", mejorar sus posibilidades de bendecir a un candidato presidencial con chances de triunfo, con miras a las elecciones de octubre de 2015. Si bien es cierto que esos sondeos registraron una mejora de la imagen de Kicillof, todavía el ministro está lejos de ser "el candidato de Cristina Kirchner".

Hay cierto empate de criterios, más allá de la posición política de cada uno. O sea, hasta acá hay un punto claramente sostenido: la pelea con los fondos buitres benefició al gobierno. Sin embargo, me interesa pelearme un poco con esa afirmación (¡chan!). Y sí, ¿para qué tengo un blog sino para reflexionar un rato a gusto? Traer una situación polémica. O dos.

Hace tiempo que venimos diciendo que el frío económico disciplina a la clase media (la devaluación de enero, y un contexto externo complicado, llevó la economía de verano a otoño en pocos días: afectando el consumo y el empleo). Esta actitud de parte de la sociedad argentina no es un hallazgo: durante los 90s hubo ninguna redistribución del ingreso progresiva, sino mucha inequidad, concentración, desempleo, etc., y sin embargo había generalizada desmovilización social (salvo sectores con mucha consciencia social), y mientras tanto la clase media votó en 1995 y en 1999 a la convertibilidad, al frío.

El índice de confianza en el gobierno en mayo, junio y julio de UTDT ha crecido, mejorado. Lo mismo el índice de confianza del consumidor, sube sin parar desde marzo. En ambos casos desde antes del conflicto buitre.

¿A dónde quiero llegar? A que la disputa con los buitres es sólo una de las piernas de esta criatura. Es multicausal, no monocausal. No está claro hasta dónde el gobierno mejora su imagen porque se pelea con los buitres y hasta dónde haber tocado las variables macro (con pragmatismo, para cuidar las reservas, el Estado), para acercar la macro-economía a valores más cercanos (en mucho o poco) a los equilibrios de mercado, ayuda a mejorar la imagen en el gobierno por parte de un sector que se encontraba alejado.

Porque para algunos sectores de la burguesía urbana hacer las cosas bien es ser ortodoxo, bajar la puja distributiva. Bajar la inflación inercial en función de reducir el consumo (dicho sea de paso: es un poco deshonesto hablar del nivel de actividad de un cierto mes, ¿junio?, pero vincularlo con la inflación de junio a junio; o se usa el nivel de actividad acumulado de punta a punta, o se usa la infla anualizada de junio; no sé digo, me parece).

Hay sectores que son fieles, sectores que nunca van a apoyar y otros que van y vienen, por varias razones, no por una sola. La clase media acomodada, de los grandes centros urbanos es difícil de explicar. Este post es una larga hipótesis, sin verificar. Sólo con algunas reflexiones.


  • No creo que en un contexto de carrera distributiva, y tipo de cambio más apreciado que ahora, con administración comercial, monetaria y fiscal, la batalla buitre habría tenido el mismo resultado en imagen. Porque a ciertos sectores de la clase media acomodada les molesta sobre todo sentir que el Estado está ahí. No importa mucho qué Estado, para qué (neoliberal o popular), importa sí su presencia, que está ahí, con sus trabas y trámites, y entonces tiene la culpa de algo. Aunque no sepan explicar de qué ni por qué.
  • Pensar de dónde viene el apoyo al gobierno, con todas sus complejidades, es fundamental para delinear el escenario político y económico futuro.


En este sentido, de todos modos, me quedo con dos cosas: 1) Cristina Fernández de Kirchner sigue siendo después de 11 años la figura estelar del juego político argentino, con un caudal inédito de apoyos después de tantos años de lógico desgaste; y 2) los medios concentrados, por más antipopulares u opositores que fueren, no afectan tanto la opinión pública como se suele pensar (cosa que se verifica en aquel 54% de votos, luego de una virulencia inusitada de los medios contra el gobierno, y en esta mejora de imagen positiva que contextualizamos aquí).

La idea es principalmente debatir, no confirmar algo. El tema es tan extenso como difuso.

Anexo: imágenes que apoyan el post (click para agrandar).

P12:

M1:


Índice de confianza del consumidor (UTDT):



Índice de Confianza en el gobierno (UTDT)


miércoles, agosto 06, 2014

Encuesta a empresarios, para IDEA 2014

Se viene el Coloquio de Idea N° 50, y como siempre D'Alessio Irol (ver imágenes, más abajo) hizo su tradicional encuesta entre empresarios (en este caso en junio de 2014).


Datos encuesta 2014:



Relación entre aumento de precios y aumento de mano de obra. Actualmente, el 56% dice que aumentó precios igual o más que la mano de obra, lo que forma parte de la disputa distributiva. Para las ganancias se espera un año complejo. Y eso que en enero se devaluó el peso tal como algunos querían... Una devaluación enfría la economía, y no le conviene a nadie.

Datos 2013: en la comparación, 2013 tenía mejores expectativas. Y eso que fue un año con mayor disputa distributiva. O por eso.



Datos encuesta 2014:



¿Factores importantes para generar o mantener el empleo? Que el empleo sea más barato, o sea menos distribución del ingreso, y por encima de eso, que haya incentivos fiscales. O sea que el Estado deje de percibir algún impuesto, o sea menos distribución del ingreso.





Es notable que esté tan de moda hablar de responsabilidad social empresaria, pero a la hora de considerar factores de competitividad se sugieren reformas impositivas y laborales. O sea, peor distribución del ingreso y pérdida de derechos laborales adquiridos.







No es raro nada de todo esto, es natural lo que se desprende de estas encuestas. Los empresarios son empresarios. Y no debe escandalizar a nadie. Bueno, un poquito, si quieren, no estaría mal.

Sí, cabe esperar que estas encuestas interpelen a los que defienden que haya menos intervención estatal, suponiendo que eso mejorará la vida de alguien que no sea empresario. Analizando el tenor y los objetivos de sus reclamos, menos Estado es la única vía para asegurarse el éxito.