viernes, mayo 22, 2015

Los gráficos de la semana de mayo

Durante la semana uno se encuentra con distintas cosas, que va copiando, mirando, pensando.

Acá están. Click para agrandar.

Fuente: UTDT, Índice de Confianza del Consumidor


Fuente: CESO


 Fuente: La Nación



Fuente: AEDA, Gaggero


 Fuente: AEDA, Schteingart



martes, mayo 19, 2015

Sobre la industria en la Argentina actual

Hay todo un debate muy válido acerca de qué pasa y qué pasó con la industria en la Argentina, antes y ahora, y cómo debe seguirse. Un debate que por cierto he visto y escuchado mucho más entre kirchneristas que entre opositores.

En en este blog hemos dicho varias veces que la industria actual sufre muchos cuellos, y que eso debe ser resuelto para que en el futuro haya más y mejor trabajo, y desarrollo.

Para ello hemos señalado que sin dejar de sostener en el tiempo los avances actuales debe pensarse en la competitividad, en el saldo de cuenta corriente del balance de pagos (vía esrategias para sustitución de importaciones y mejoras en las exportaciones), promoverse ramas estratégicas de la industria (en base a lo anterior), integrarse todo en una planificación y construir un sistema de empresas del Estado que conduzcan la inversión y la innovación tecnológica y productiva. Nada de esto es fácil. Pero debe hacerse, sin prisa (porque no debe hacerse afectando lo que ya está) pero sin pausa.

Acá, algunas imágenes que ayudan al diagnóstico. Para seguir pensando. ¿De dónde venimos y qué nos está pasando?


Fuente UIA:






Fuente AEDA:


Fuente CEFIDAR:









martes, mayo 12, 2015

El día que las vacas vuelen

Las vacas no vuelan, creo, pero en esta Argentina pasan cosas lindas, que parecía que nunca iban a pasar.

Hay indicadores de sobra de que la Argentina de 2015 está más o menos bien. Hay quilombos. Siempre hay quilombos.

  • Pero no subió el desempleo, se mantiene debajo de 7%, cosa que permite tensiones en las paritarias a favor de los trabajadores (ver Kalecki). 
  • No bajó el poder adquisitivo de los trabajadores, quizá un poquito en 2014, pero nada significativo, en un mundo y en un continente donde esto empeora. 
  • No hay crisis explosiva del balance de pagos, se han conseguido dólares, posiblemente sería mejor conseguirlos vía cuenta corriente del balance, pero decían que no iba a haber dólares. Se sugería cerrar con los buitres, sin entender que no hay un escenario para ello (hay una cola oculta de otros buitres, y piden tasas destructivas). Se decía por tanto que no había crédito para el país. Pero todo esto se manejó bastante bien, como nunca. Las reservas llegaron a perforar los U$27.000M (abril de 2014), ahora están por alcanzar los U$34.000M. No es un dato menor. Eso permitió sostener el mercado interno porque frenó las presiones devaluacionistas (y por ende concentradoras del ingreso). 
  • No hay crisis política, hay debate, pero cuanto más cambio se propone para 2016 menos posibilidades de ganar y tener la sarten por el mango en 2016. El candidato a rey mundial en 2013, Massa, se desinfla. El candidato al cambio, Macri, no encuentra volumen electoral. Y ahora hasta Tinelli dice que CFK es una buena presidenta. 
  • Bajó la inflación: un poco gracias al ingreso de dólares (fin expectativas de devaluación), otro poco por el aumento de tasas (menor consumo), otro poco por la nueva y pequeña (re)concentración del ingreso que generó la devaluación de enero de 2014, y otro poco más por Brasil y la baja de actividad regional, todo esto generó una demanda que disminuyó un poco en la Argentina, y eso, sumado a políticas correctas del Estado, detuvo gran parte de la inflación inercial.

¿Qué quiero decir con todo esto? Es la primera vez que la Argentina vive un año electoral de previsible cambio en el núcleo de poder de gobierno, sin que ello sea visto a priori como un cambio fuerte de la lógica del Estado en la sociedad y la economía. Inédito, y esperanzador.

Y eso nos permite soñar con un país menos brusco, menos pendular, donde las cosas mejoren gracias a la constancia y no a alguna suerte de destrucción creativa (que en la Argentina ha llegado incluso a generar terrorismo de Estado). Ese es un sueño para los que tenemos hijos, que un país mejor pueda construirse sin shocks, sin  muertes, sin un Estado predador, sino con uno protector y redistribuidor, de a poco, sin atajos mágicos, cuidando lo social al mismo tiempo que los negocios empresarios, pensando el desarrollo industrial sustentable, un equilibrio entre el desarrollo, el bienestar, la dotación de factores productivos, los derechos y/o beneficios sociales.

Donde los hijos de cualquiera puedan tener la expectativa de pensar sus vidas, y no que los acontecimientos "piensen" por ellos. Un país planificado, sin shocks que perjudiquen trabajadores de un día para el otro.

Quiero poder soñar, la vida no es fácil. Siempre todo puede ser mejor, pero siempre todo puede ser peor. El sueño es que cada vez más en la Argentina, el azar del nacimiento no determine la vida. Un país donde cada vez más personas puedan elegir de verdad su futuro, porque el presente no es hóstil.


viernes, mayo 08, 2015

Un par de fotos, que verifican la película.

La Nación, 5 de mayo de 2015:





La Nación 7 de mayo de 2015:



Amo cuando LN se pone kirchnerista. 

Parece que todos estos años de quilombo económico y político y de crisis y de bomba de tiempo, lo único que dejaron es una discutible caída de 1,3% en el salario real después de haber subido 41% y de haber bajado la tasa de desempleo. 

Por eso la ortodoxia es contraria a alguna continuidad (conste que digo "alguna", hay una realidad económica que tiene su peso en esa discusión), porque detrás de la puja distributiva hay una puja de poder. Si ganan los trabajadores y el pueblo, gracias a la acción del Estado ¿adiviná quiénes pierden? 


lunes, mayo 04, 2015

Data del balance cambiario del BCRA

El balance cambiario es donde se refleja en los hechos los datos del balance de pagos (ver acá y también acá), que es una estadística que registra los movimientos. El movimiento de dólares que surge de las operaciones que se reflejan en el balance de pagos y que se reflejan en las reservas, se visualiza concretamente en el balance cambiario.

La cuenta corriente cambiaria es una variable a tener en cuenta. Los dólares que entran por ahí son comerciales y un beneficio neto para el país. En cambio los dólares que entran por el lado de la cuenta capital y financiera se vinculan con inversiones y endeudamiento, o sea, siempre tienen un compromiso futuro. Los dólares que salen por distribución de dividendos o rentas de la inversión se reflejan en la cuenta corriente (restan).


Click para agrandar






¿Qué más? Puede observarse cómo se mueven las principales entradas de dólares por exportaciones y las principales salidas por importaciones. Asimismo, las remesas de utilidades por sector.

Sin dudas, la falta de dólares detiene la actividad (por menos importaciones para inversión, etc.) o fuerza una devaluación, que también frena la actividad (porque los pesos, la masa salarial, vale menos, como consecuencia de la inflación asociada a la deva).

No es una cosa alegre, menos con nuestra historia, pero endeudarse para obtener dólares, en el marco de no tomar decisiones de ajuste y ganar tiempo para ordenar los fundamentals, es lo mejor que se puede hacer si se tiene en cuenta no sólo la variable de la competitividad, sino también las de la inversión y las de los logros sociales. La realidad no es monovariable. ¿Qué significa que no estamos creciendo? ¿Qué sentido tiene crecer a costa del menor poder adquisitivo de la población? Ojo, las respuestas no pueden ser voluntaristas, también hay una realidad económica local y mundial que no se puede soslayar.

miércoles, abril 29, 2015

Los círculos del infierno y el cielo

Para una vieja presentación, rehice este viejo gráfico, que hoy pongo aquí sin pretensiones de novedad.


Les invito a pensar, además de en la Argentina, país en el que está basado el gráfico, en la Europa neoliberal actual. 

También claro, cabe pensar si la Argentina actual puede sostener el círculo virtuoso por mucho tiempo, y qué debería hacerse para retomarlo sin retroceder en los beneficios sociales alcanzados. 

sábado, abril 25, 2015

Upa lala

Pagni escribió hace menos de un año que el gobierno debería endeudarse al 8% para pagarle U$1500 millones a los buitres.

24 de junio de 2014:


Eso explica por qué hoy se muestra tan crítico sobre una colocación, y endeudamiento, que tiene un punto más de tasa que la señalada antes, y es casi por ése monto (Bonar 24), pero no es para pagarle nada a los buitres, tal como él sugería en la nota anterior. Cabe pensar que esto último es el verdadero problema.

25 de abril de 2015:


Cabe reflexionar acerca de una idea: la ortodoxia mira la economía sin ninguna claridad en términos reales. Exigir una deuda de manera que no es ni justa, ni equitativa, ni sostenible, ni legal, genera un cierto daño social, por el torniquete sobre el gasto público y presión cambiaría, etc. Sin embargo, la ortodoxia invierte la carga de la prueba, postula que un ajuste hoy es más pan para mañana. Se sabe que no es cierto.

Es muy conveniente asumirse dentro de la ortodoxia convencional para no jaquear la moral y la ética propias. La ortodoxia no es inclusiva, pero su éxito radica en que no se note.