Concentración económica, empresas, marcas y protección mediática

La concentración económica es un problema histórico de la Argentina, y de muchos países en desarrollo. 

Como ya sabemos, la concentración económica es uno de los factores de la inflación ya que permite a los dominantes de cada mercado establecer estrategias de precios (entre otros abusos de posición dominante) sin que se vean afectadas sus ventas y ganancias. O mejor dicho, siempre afectándolas para beneficio propio. De igual forma tienen una gran ventaja respecto de la disposición de sus criterios frente a la puja distributiva. Y de igual modo, suelen pelear por dominar la agenda del gobierno. Punto este último, que al no poder controlar como con otros gobiernos, pasa a ser la piedra fundamental de la exacerbación de los temas mencionados.

Me llama poderosamente la atención, y a eso dedico este post, que los medios de comunicación, incluso los vinculados con la ideología oficialista, muy eventualmente pongan la denominación de las marcas en cuestión. Es decir si hay aumentos de precios, o demás temas vinculados con los abusos de las empresas, ¿cuántas veces nombran a Unilever, Coto, Carrefour, Jumbo, Shell, YPF, Molinos, Techint, Ledesma, Mastellone, Cargill, VW, Santander, BBVA, Galicia, Petrobras, Ford, TASA, TECO, Claro, OSDE, Cablevisión, Clarín, Aerolíneas Argentinas, etc. (ver gráficos)? De todas éstas las únicas que suelen aparecer son Aerolíneas e YPF, por un lado y Clarín por el otro, más por cuestiones vinculadas a lo dicho en el párrafo anterior que a lo dicho en este párrafo. 

Bueno sería que todos los diarios (iluso) cada vez que hay aumentos digan qué productos aumentaron y dónde. Con más información hay menos margen para las avivadas. Los acuerdos actuales para congelar precios dejan entrever que los medios de siempre están jugando en contra de la sociedad por cuanto no sólo no describen las marcas sino que además ponen en duda permanentemente el éxito de las medidas, siendo que uno de los ejes de las medidas son justamente las expectativas. Debe decirse. Clarín, por ejemplo, te puede decir en las primeras 10 páginas que no hay inversión pero en la página 30, vende, y te cuenta las inversiones de las empresas que promociona, todo muy rico. 

La única manera de modificar este estado de cosas es con una mayor intervención del Estado. Criticar la intervención del Estado al mismo tiempo que se critican los problemas del mercado es propio de una lógica destructiva, con hipocresía mediática o cinismo político.

La transparencia que tanto exigen parece no tener efecto cuando se trata de proteger a grupos económicos locales, o empresas, o empresas transnacionales, o bancos privados, que en algunos casos hasta tuvieron fuertes vínculos con la dictadura, y la misma protección mediática. Un mejor capitalismo, apuntado a la igualdad requiere de menores niveles de hipocresía y cinismo. 




Fuente de los cuadros: Área de Economía y Tecnología de la FLACSO.

Comentarios

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos