lunes, marzo 05, 2012

Un nuevo BCRA: Desarrollo económico con equidad social

"No se trata de cambiar de collar, sino de dejar de se perro." Jauretche

"Yo decía que siento que estamos transformando el país de hecho, pero que no estamos plasmando en un plexo normativo, en un marco normativo las transformaciones que estamos efectuando. Y yo creo que hay que ponerle definitivamente un fin a la convertibilidad, un BCRA que no esté reducido únicamente a preservar la estabilidad monetaria, sino que esté también preservando la estabilidad fiscal, que esté preservando el valor de la producción, la economía real, que interactúe con la economía real es lo que necesita el mundo y es lo que necesitamos nosotros." Cristina Kirchner, 1/3/2012
El PEN envío un nuevo proyecto de Ley (click acá) que modifica la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina (BCRA), este proyecto se contrapone con su versión actual (click acá, para ver el texto actualizado de la Ley N° 24.144), ya que el nuevo proyecto apunta a que la entidad se oriente al bien común, basado en la intervención sobre la economía, el mercado financiero y el desarrollo económico con equidad social.

Mucho podremos discutir sobre qué acciones y medidas se vinculan con la equidad social y cuáles no, pero seguro que un BC limitado a metas de inflación y a políticas monetarias (resultado de la vigencia de la Ley de Convertibilidad), que suelen generar un ancla al crecimiento económico, no apunta a la equidad social.

En este momento, ya se discute o se debate el rol del Estado en el desarrollo, en numeros espacios políticos y económicos del país, pero aún no se debate sobre esto en el propio BCRA, porque su carta orgánica no se lo permite. O sea, que el BCRA es hoy independiente del debate por el desarrollo con equidad social en la Argentina. No es una independencia que a la sociedad en su conjunto le sirva para algo, por el contrario es una forma de moderar a la máxima entidad financiera por parte de las entidad financieras: o sea que la regulación está invertida, notablemente, el regulador es regulado por sus propios objetos a regular.



Existen muchos dobles estándares por parte de los que critican esta modificación, como el caso de Espert. El más fuerte de estos eufemismos, es que en el final de fiesta de los '90, las reservas se utilizaron para pagar el naufragio final de la valorización financiera en un escenario de moneda local sobrevaluada (y tasas de interés galopantes), en el marco de un debate que no existía (ni fuera ni dentro del BCRA) y dependiendo de decisiones de política económica tomadas principalemente en el PEN de Menem y De La Rúa. Es paradójico que ahora aquellos mismos actores, defiendan una pseudo independencia, cuando en realidad la entidad sólo fue independiente del conjunto de la sociedad y de la promoción del crédito productivo, del desarrollo social, del trabajo, del cuidado de los sectores vulnerables y de la distribución del ingreso.

En la nota dominical de Lukin en Página 12 se revelan algunas de las ventajas de la modificación normativa: impulsar el crédito, re-regular el sistema financiero, proteger al usuario, defensa de la competencia, encausar a la Superintendencia, y la absoluta compatibilidad con un esquema real de promoción de la industria y la producción.

La Argentina perdió el peso de su política económica con la sanción del régimen de convertibilidad en 1991, que puso el énfasis de hecho en la valorización financiera como modelo de acumulación económica, endeudando a toda la sociedad (con el natural mayor peso sobre los sectores postergados). Con este cambio se recupera para el BCRA resortes de política económica para la Argentina, buscando una verdadera independencia de la institución de los intereses rentísticos del sistema financiero argentino.

En definitiva, nada será automático; no se puede pensar que sólo cambiar la Carta Orgánica resultará automáticamente en un mejor sistema financiero, pensado para el trabajo y, hasta, para el bienestar social. Pero ahora el BCRA podrá entrar en ese debate, articular con mejores resortes qué elementos se pueden concretar para mejorar el sistema. Actuar directamente. Y ejercer un debate que ya no estará inmovilizado ante la frialdad ortodoxa del establishment financiero, sino que incorporará, de a poco (cabe admitirlo y comprenderlo), variables heterodoxas.

La institucionalización del cambio de estos años requería este paso. Para seguir cambiando. Un paso para institucionalizar el rumbo y dejar de ser perro.

3 comentarios:

Alcides Acevedo dijo...

Flaco, estás cada vez peor ¿citás a Jauretche?
Que cites a Cris, vaya y pase, es la presidente... pero lo de Jauretche is too match.

Como sea, decís que las reservas sirvieron en el pasado para financiar el naufragio final... ahora también, parece que no lo ves.

Lo vas a ver en pocos meses, espero verte todavía por los blogs, espero que hagas un mea culpa y dejes la política, no es para vos, ponete un kiosko de golosinas.

Guillazo dijo...

Lastima que tenes toda la evidencia historica en contra… la emision que tanto defendes para lograr la “equidad” adivina que provocara?

http://focoeconomico.org/wp-content/uploads/2010/11/MvPQArg_Bozzoli2.jpg

Ello esta demostrado historicamente (estadisticamente) y teoricamente (cientificamente).

Pero que es la ciencia cuando solo se busca defender a una ladrona botoxeada y al pingüino ladron?

Ni siquiera se da cuenta que confunde rebote con crecí-miento, todavia no se supera (o se esta muy cerca) la “decada malvada”, recien estariamos en el nivel del 98…

http://puntodevistaeconomico.files.wordpress.com/2011/08/pibpercapita.jpg

No es un grafico “neoliberal, anti-relato”, son cifras de la cepal…

http://www.cepal.org/argentina/noticias/paginas/1/10261/panoramagraf09.pdf

Hérnan P Herrera dijo...

Guillazo, podes decir lo mismo sin faltarle el respeto a nadie. Y hasta se entendería mejor.

No defiendo la emisión así, en el aire, como vos decís. Defiendo que el BCRA tome medidas pensando en el desarrollo y no sólo en el sistema financiero.