viernes, marzo 30, 2012

Lo líquido como socavamiento de lo concreto

¿Cómo influye la financiarización en la desigualdad?

Interesante nota de Aldo Ferrer en BAE.

Recomiendo leerla toda, pero aquí los principales puntos (textuales):

  • La tesis central del FMI que la profundización financiera y su liberalización, en marcos institucionales adecuados, constituye un principio de validez general, ha sido repetidamente desautorizada por los hechos. El último y más importante ejemplo, es la crisis global desatada a partir de 2007. La misma es consecuencia de la gigantesca profundización financiera (más precisamente, financiarización) de las últimas tres décadas. Basta recordar que, en ese período, la relación entre los activos financieros totales y el PBI mundial, aumento de uno a cuatro y que, como contrapartida, surgieron burbujas especulativas y se multiplicó la deuda pública y la privada.

  • La financiarización incide sobre la desigualdad en dos campos principales:

    • Distribución del ingreso. En la economía mundial, entre 1980 y la actualidad, la participación de las ganancias de la actividad financiera, dentro del total de las ganancias corporativas, aumentó del 25% al 42%. La actividad financiera redistribuye el ingreso no lo aumenta y, por lo tanto, su mayor participación en el ingreso mundial implica la reducción de la participación de los otros sectores.
      • Cabe suponer que el aumento de la participación de las ganancias financieras fue cubierto con la disminución de la de los asalariados.

    • Políticas públicas. Las corporaciones transnacionales y, principalmente, de la financiarización, influyen decisivamente en la formación de la opinión y políticas públicas. Como resultado, los Estados nacionales de numerosos países han quedado reducidos a la condición de Estado neoliberal.
      • Las políticas sesgadas a favor de la financiarización, desatienden las demandas más amplias de las sociedad y el desarrollo económico. Consecuentemente, reducen el crecimiento, aumentan el desempleo, deprimen los salarios y amplían la desigualdad en la distribución del ingreso.
   
 
  • Conclusiones. En el orden mundial contemporáneo, diversos factores influyen en la dinámica de la desigualdad. Por ejemplo, el papel de la tecnología que, al demandar niveles crecientes de capacitación en la fuerza de trabajo, genera una brecha entre las remuneraciones según la calificación de la mano de obra. Sin embargo, la emergencia de las nuevas economías industriales y la financiarización, probablemente, constituyen las dos tendencias de mayor influencia en la dinámica actual de la desigualdad.

    • Los miembros de la UE, en mayor medida los adheridos al euro, soportan, simultáneamente, el Estado neoliberal a nivel nacional, reforzado por las normas del Estado supranacional neoliberal imperante en las reglas comunitarias.
    • En el caso de América Latina, la desigualdad sigue siendo un rasgo fundamental del subdesarrollo relativo. La región tiene los peores indicadores del mundo sobre la distribución del ingreso originados en el proceso de conquista, concentración de la propiedad, subordinación de los pueblos originarios y la esclavitud y la temprana inserción dependiente dentro del orden mundial.
      • Las respuestas radican en la transformación de la estructura productiva para incorporar el conocimiento en el tejido económico y social, las políticas públicas para la generación de empleo de calidad y la inclusión social y los equilibrios fundamentales que permitan ejercer la soberanía y trazar el propio rumbo en el escenario global.

No hay comentarios.: