Elecciones 2013, 27 de octubre. Partidos, personas y ciclo

La lectura de estas elecciones es más o menos similar a la de las PASO, aunque con algunos cambios de números. Que no son menores.

Para que una parte de los lectores de esta entrada no se vayan ya, no tenemos problemas en reconocer que el kirchnerismo perdió mucho, muchísimo respecto de 2011. Cosa que para algunos no es un dato válido porque una presidencial no se puede comparar con una legislativa. Sin embargo, Cristina Kirchner, en una reciente entrevista con Hernán Brienza (en la primera de ellas), reconoció que los gobiernos se legitiman cada dos años.

Y si los gobiernos se legitiman cada dos años, el kirchnerismo perdió apoyo desde 2011 hasta ahora. Es un dato válido.

Todo muy lindo, ahora bien.

Separemos en dos partes la cuestión. Una vinculada con los partidos y otra acerca de las personas, que forman parte de los partidos.


Partidos

En la primera de estas dos cuestiones, los partidos quedaron en el congreso nacional de manera tal que el FpV tiene una preponderancia indiscutible en ambas cámaras. Lo cual tampoco significa gran cosa.


Fuente: Gráficos de Télam, sobre datos oficiales.

Frente para la Victoria y aliados: 33%, 7,5 millones de votos.
UCR, socialismo y aliados: 21%, 4,8 millones.
FR: 17%, 3,8 millones.
PRO: 9%, 2 millones
FIT:  5,1%, 1,1 millones
Unen: 2,6%, 0,58 millones

Así las cosas, se vienen 2 años donde el problema para el oficialismo no estará dentro del Congreso.


Dirigentes políticos

El segundo gran punto tiene que ver con los dirigentes políticos que emergen de estas elecciones, y cómo se van a vincular entre sí a partir de los resultados del 27-O.

Los porcentajes importan en términos de influencia provincial. Pero también importan los números absolutos a la hora de medir a candidatos de distintas provincias. Miremos un poco (porcentajes en su jurisdicción y votos totales):


Sobre la base de estas dos cuestiones se rearmará el tablero para 2015. Es decir, el tablero apunta a que estos dirigentes busquen organizar una fuerza a nivel nacional, y a que el Frente para la Victoria instale un candidato fuerte para las presidenciales.

En este contexto asistiremos a un libro de pases muy interesante, que esperemos no sorprenda a nadie. Los barones, sabemos, no se andan con chiquitas y son pragmáticos. Los gobernadores sin embargo no van a hacer cualquier cosa, por la necesidad de recursos, ideología o legitimidad territorial. Con estos resultados, Massa se suma al listado de los que van a dar batalla por 2015, como son los gobernadores y los dirigentes del gobierno nacional.

En cada elección ocurren dos cosas (ocurren muchas, pero dejame que haga este recorte): los apoyos electorales a los distintos candidatos, y el aumento de su fuerza social, esto último emerge como central para negociar, para las conversaciones políticas. En las negociaciones se toman los apoyos electorales. Por ejemplo es fácil pensar quién lleva ventaja en este momento si tienen que negociar Massa con Das Neves.

No es menos cierto que el FpV sigue fuerte. Y eso lo capitaliza Cristina Kirchner. ¿Quién es más fuerte hoy, Massa o Cristina? Sin dudas, Cristina. Aunque eso no nos transmite tanto sobre el futuro. La manera como se evalúen los resultados, quién imponga su diagnóstico de las elecciones, tendrá en esos argumentos otra herramienta de negociación. Como decía Lewis Carroll: quien nomina domina. Que es lo mismo que decir, quien define, decide.


Mejoras sociales en el Congreso

En 2008, después del triunfo de Cristina Kirchner en 2007, el kirchnerismo tuvo su mejor congreso, pero así y todo perdió en lo que fue uno de sus hitos: no logró sancionar la Ley por la Resolución 125, de derechos de exportación sobre los productos primarios de mayor precio. Por otro lado, con su peor congreso, el que tuvo después de 2009, llevó adelante un gobierno eficaz que resultó en un triunfo gigante de Cristina Kirchner en 2011 en medio de un escenario con una muy buena performance económica para el país.

Desde 2011 usó su renovada mayoría en el congreso para sancionar leyes que serán mención obligada en cualquier libro de historia, a favor o en contra: YPF, BCRA, Ciccone, reforma del mercado de capitales, reforma del sistema judicial -Consejo de la Magistratura-, estatuto del peón rural, fertilización asistida, regulación de prepagas, ley que declara de interés público la producción, distribución y comercialización de papel para diarios, y leyes con mala imagen como la antiterrorista o la de ARTs, etc.

Quedaron afuera leyes que en algún momento deberán revisarse, debatirse, como por ejemplo la de entidades financieras y la de distribución de ganancias. Incluso, lamentablemente, tampoco parece estar en agenda la despenalización del aborto. No está mal que insistamos.

No hay alarma social con este Congreso. Ni siquiera parece haber atrincheramiento para sostener los logros de estos años. Incluso cabe pensarse, insistimos, en que hay un Congreso que permite seguir haciendo cosas para favorecer a los que más precisan del Estado.


¿Por qué la gente vota lo que vota?

Hay de todo. Ni la misma gente sabe en algunos casos por qué lo hace. ¿Cuántas personas conocemos cada uno de nosotros, que, con doctorados o sin haber terminado la primaria, votan contra el FpV a pesar de tener el mejor salario de su vida, un comercio que anda de mil maravillas, o una ayuda social que le permite acceder a un consumo mucho mejor que en otras épocas? ¿Cuánta gente vota porque le gusta el candidato, sin importarle nada de lo que hay políticamente alrededor, especialmente en elecciones legislativas? ¿Cuánta gente vota contra el FpV porque quiere un gobierno de izquierda, y cuánta porque quiere uno de derecha? ¿Cuánta gente vota por lo que ve o escucha en los medios de comunicación? ¿La inflación, la corrupción, el cepo al dólar (oh dije cepo, mala mía), el blue, el turismo, las impo, las expo, la inseguridad; cuánto de todo esto influye directamente más que por lo que dicen los medios?

No podemos volvernos locos buscando un motivo. Hay un poco de todo. En esta elección el conocimiento sobre el candidato a nivel personal parece haber jugado un papel importante, no pareciera ser exactamente igual en las presidenciales. 


Ciclo

Después de la crisis internacional de 2008, y tras las corridas de 2011, el gobierno ha tomado muchas decisiones para manejar los resortes de la economía sin sorpresas. Estas trabas es posible que molesten mucho a algunos indignados. Pero estas mismas trabas son las que hacen posible la continuidad del ciclo de crecimiento, con producción nacional, trabajo y consumo masivo. Y al mismo tiempo son las que entorpecen un mayor desarrollo. Algunos sostenemos que existe una frazada corta entre una cosa y la otra (nivel de empleo y consumo por un lado, y desarrollo industrial por el otro), y por tanto defendemos la decisión. Otros dicen que se puede hacer todo a la vez y se oponen a estas decisiones. Así las cosas. 

No existen condiciones económicas objetivas para cambios abruptos en el ciclo. Sí hay varias tensiones que se irán resolviendo o profundizando (restricción externa, reservas, brecha con el paralelo, infla, coparticipación, gasto público, inversión pública, etc.). Todas estas cosas, mientras estén bajo control no deberían afectar fuertemente la distribución del ingreso. En la medida que el barco llegue a flote a 2015 (es decir sin ajustes desde el Estado en contra del empleo y el consumo), sea cual fuere el resultado electoral en ese momento, será un gran condicionamiento para los gobiernos futuros que no podrán asumir ajustes abruptos que los ponga en evidencia. Mantener el modelo saludable (no sin tensiones) hasta 2015 es la mejor garantía de que la distribución del ingreso no podrá ser cascoteada luego de ello. Y al mismo tiempo, es la mejor campaña para buscar la continuidad política.


Las tapas

















Comentarios

Alcides Acevedo dijo…
¿Te imaginás el escenario si Scioli hubiese liderado el espacio que llevó al triunfo a Massa?

Pensalo, estos son los límites del kirchnerismo: Scioli y los dólares del BCRA que se esfuman a la velocidad del rayo.

Se terminó la mentira K Herrera, te vas a tener que buscar laburo de verdad, anótate en Coto, pagan buenos sueldos a gente con poca experiencia.
Te noto nervioso. No sentís mucho el fin de ciclo, no Alcides? Bien.
Tincho dijo…
"Así las cosas, se vienen 2 años donde el problema para el oficialismo no estará dentro del Congreso.". o 2 meses, o 2 semanas dependiendo de cuanto tiempo tardan los "aliados FPV" en convertirse en "ex-aliados FPV", o incluso algunos "FPV propiamente dichos" en convertirse en "ex-FPVs"
Ja ja..
Don hache parece que no es el único que "no siente el fin de ciclo"

Las muletillas como expresión de deseo o fetiche (¿no Tincho?) como la de acá arriba algo garpan

Saludos
Tincho dijo…
don silenoz,

fetiche en este caso no se. expresión de deseos totalmente. lo cual no quita que los deseos a veces se cumplan. pero toda discusión al respecto es futurología: habrá que esperar que el tiempo diga si se da o no se da. así que esperemos un par de meses. o un par de semanas.

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El país que no miramos...

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos

Lo bueno y lo malo de 2016, y lo que viene en 2017