Diálogos urbanos sobre política

Pongan ustedes el escenario que prefieran: una cena familiar, la charla con el taxista, un militante con un vecino, un debate en el trabajo, un chat con mina que está tremenda (?), un café de amigos, etcétera.


—Yo pago mis impuestos y el gobierno no me deja comprar dólares

—¿Fuiste a comprar y no te dejaron?

—No fui pero ¿no lees los diarios vos? Este gobierno es una dictadura.

—Si fuera por algunos diarios, no se puede andar en auto porque no hay nafta, no se puede andar por la calle seguros, no se puede comer Nutella ni Pringles, no se puede arreglar la 4 x 4 y no se puede vivir en una ciudad donde hace 10 días que no sale el sol. No veo la dictadura en un país donde se dicen cosas terribles en contra del gobierno y nadie va preso (como, justamente, en la dictadura, cuando además te asesinaban por pensar distinto). El problema es que acá todos, y me incluyo, che, queremos sacar ventajita y cuando no nos dejan, nos enojamos creyendo que tenemos razón.

—¿Es querer sacar ventajita ir al supermercado y que las cosas salgan 10 veces más?

—Lo único que aumentó 10 veces (un 1.000%) o más es la jubilación y el salario mínimo.

—Es imposible hablar con vos, con los peronistas kirchneristas no se puede hablar, para ustedes está todo bien.

—¿Notaste que siempre me cambias el hilo de la conversación?

—Lo que cambia acá son las reglas del juego, no sé cómo esperan que haya más inversión si no hay seguridad jurídica.

—¿Desde cuándo la seguridad jurídica es congelar las instituciones a conveniencia de los poderosos o los que más tienen y no modificar esas normas en función de un criterio de distribución del ingreso, y de ampliación de derechos, en función de la equidad social?

—El Estado debería hacer como hace Macri, que sólo se dedica a emprolijar la ciudad y a hacer la vida más fácil.

—¿Emprolijar? Y sí, en el PRO te lijan, ¿eh? El Estado municipal, justamente hace más fácil (o lo intenta, guarda, porque a veces no le sale ni eso) la vida de los que están bien pero no toca intereses poderosos para que los que están mal vivan mejor. Es la diferencia entre administrar sin jugarse y hacer política inclusiva poniendo el cuerpo frente a los poderosos.

—Vos porque le crees el relato a la presidente.

—Presidenta dirás. No sólo le creo el relato, también lo defiendo y aporto a su construcción, por ejemplo, en esta charla insufrible con vos. El Estado está llamado a igualar y generar equidad allí donde el mercado no puede hacerlo. Porque ninguna sociedad es solidaria automáticamente, y la nuestra, por caso, es bastante egoísta, especialmente los que más tienen menos están dispuestos a resignar.

—Ahora resulta que por querer ser libre me tengo que bancar que no me dejen vivir, ¿entendes la contradicción?

—La contradicción es no entender que existe conflicto de intereses entre los que les va bien (y pueden ahorrar, por ejemplo), el 10% de la población gana $6.000 o más por mes -participando del 28% de la torta- y los que precisan del Estado para poder integrarse a la sociedad y tener capacidad de consumo para vivir mejor. Para que haya más empleo e inclusión se tiene que profundizar la industria y los empleos de calidad, con un Estado que profundiza la desregulación sólo se genera desempleo como en los noventa.

—Basta con los noventa, ¿querés? Hace 10 años que está el kirchnerismo y mirá cómo estamos.

—Sí, claramente mucho mejor que entonces. En estos 9 años de gobierno se recuperó mucho el rol del Estado, la Patria, el consumo, la industria, los sindicatos, parte del bienestar social, y parte de la inclusión. Además la destrucción del tejido productivo y social lleva mucho menos tiempo que su recuperación. El índice de Gini pasó de 0,504 en 1998 a 0,379 en 2011. Falta mucho pero se hicieron cosas que nunca antes ni se habían imaginado...

Esta conversación puede seguir para siempre, en algunos casos alguno logra transmitir una idea al otro, pero nunca es automático.


Ustedes hagan de cuenta que se hizo tarde, que el viaje terminó, que la charla cambió al fútbol o que la chica ya está sin ropa en la cama...

—¿Cómo podes estar con una chica que piensa tan distinto a vos?

—Porque priorizo su inteligencia y su belleza.

—No entendes nada, si piensa así no es ni inteligente ni linda...

Puede seguir para siempre. Puede seguir para siempre.


Pero el único debate que se pierde es el que no se da.

Comentarios

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos