La apropiación del sentido...

Buscando una nueva forma de explicar estos días...

Asistimos a una época inédita para la Argentina. No hay en la historia de nuestro país alguna página que nos cuente cómo un presidente o presidenta de un gobierno popular le entregó la banda presidencial a un gobierno democrático siguiente, en tiempo y forma.

Así es como el debate por el sentido, que se da en estos meses, y que se seguirá dando hasta las elecciones del 25 de octubre de 2015, nos muestra un elemento, sino nuevo, por lo menos llamativo. Porque el debate expresa las contradicciones sociales.

El debate mismo está encarnando en la cotidianidad. El debate sobre qué país queremos después de diciembre de 2015 tiene elementos que modifican la realidad actual, trayendo al presente ese futuro, pero con la incertidumbre de no conocer aún la definición. Porque la apropiación del sentido que se hace en el presente acerca del tipo de intervención estatal que se pretende para el futuro (con grados de política nacional y popular, y neoliberalismo, según cada cuestión), no está aún consolidado, ni en los que defienden al gobierno ni en los que se oponen.

----

Por ejemplo cuando hablamos de inflación, algunos la presentan como consecuencia de algunas cosas y otros, de otras cosas. Así están los que sostienen que es consecuencia de una emisión desmedida para cubrir el déficit público, y otros que es causada por el aumento de costos fruto de aumentos salariales y de tipo de cambio (que a su vez responden a desequilibrios productivos, y falta de consenso redistributivo).  

La inseguridad, como por otro ejemplo, puede ser abordada con mayor policiamiento reactivo sobre el delito, o con mayores grados de prevención de fondo (con inclusión y recuperación social de lazos laborales, sociales y familiares) y con prevención de proximidad (con fuerzas de seguridad en la calle, correctamente distribuidas).

La novedad es que ya no se trata sólo de explicar. Estamos asistiendo a la concreción de soluciones superpuestas, que van ganando espacio en la realidad, y que pueden ser consecuencia de esa indefinición social (ya que aplica a toda la sociedad, entendida como conjunto) futura. Se mezclan las resoluciones de los problemas, variando el tipo de pragmatismo aplicado desde el gobierno, con relación a años anteriores. 

De este modo nos encontramos con emisión que es estirilizada (quitada de circulación por el BCRA vía letras), con déficit del gasto público que se acompaña con quita de subsidios a servicios, con aumentos salariales pero por abajo (desde 2014) del aumento de precios (sobre todo de los precios de los bienes de lujo, o difundidos), con aumento del tipo de cambio favoreciendo a grandes empresas exportadores, pero administrando importaciones para controlar el flujo de reservas, matizado todo esto con leyes de contención del comportamiento del gran empresariado (leyes de defensa al consumidor, y abastecimiento) para que no se salga de madre. 

En el terreno de la inseguridad pasan cosas similares, se refuerza la inclusión (escolaridad desde los 4 años, aumento de la AUH, de jubilaciones, del SMVM) pero se vuelve a la represión reactiva de los ilícitos (desalojo de espacios públicos, apertura de piquetes, etc.).

----

La apropiación del sentido se abre paso, buscando entre nuevas formas de intervención estatal que matizan la inclinación por menos vorágine redistributiva mezclada con mayor control de los logros alcanzados. La clase media acomodada urbana arranca por un lado. La clase media de ciudades más pequeñas arranca por otro. Las clases menos acomodadas hacen su lectura también. Ninguna es clara aún.

Los candidatos presidenciales (oficialistas y de la oposición) en este contexto se encuentran a la deriva: apropiarse de cualquiera de estas cosas los acerca al gobierno al mismo tiempo que los aleja, fruto de las propias contradicciones de la época. Buscan en algunos casos, cambiar el tablero y en otros modificar alguna de las propuestas, de un gobierno que amplió el abanico conceptual de las resoluciones. Y que se sienten en la realidad de todos los días.

Ah, listo, que abstracto me salió. Pero un poco en todo esto venía pensando.

Comentarios

Oiga don hache.... no pude encontrar este posteo tuyo entitulado:
Quien nomina es quien domina: quien define, decide

Pero bueno, se lo comento por acá: muy buen posteo don, y de frente manteca como debe se'..

Saludos
Oiga Silez, muchas gracias, lo puse acá (con perdón de la expresión) :)

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos