¿El mito de la industrialización argentina?

Según la propia UIA (Unión Industrial Argentina), no es ningún mito.

Lo que se puede ver en la siguiente placa es que la Argentina se industrializó en la última década más que el resto de A.L.

Eso sólo se puede lograr con la participación del Estado. Sin Estado se depende de las propias fuerzas del mercado: y no hay ninguna razón para creer que las propias fuerzas del mercado hubieran industrializado más la Argentina de lo verificado (además AL en su conjunto tuvo cierto cuidado de su industria por tanto la base de comparación es importante -en un contexto en el que existió presión a la reprimarización de las economías por el aumento de los precios de los commodities durante la última década-).




Esta placa que sigue está hecha con data del Indec. Refiere a la evolución real de los primeros trimestres de cada año de la participación de la industria sobre el PBI (el 1ero es el peor trimestre de producto industrial / PBI de cada año, los promedios anuales suelen ser unas décimas superiores).




Tres cosas para decir hasta acá.

1. La propia UIA reconoce que la producción industrial tuvo un comportamiento por abajo de la media de A.L. en 5 de los 8 años anteriores a 2003. Y reconoce que dentro de los últimos 11 años sólo mostró una performance peor a la media de AL en 2012.

2. Lo anterior no explica de ninguna manera cómo puede ser que haya un solo industrial (o industrialista) cercano a un proyecto como el que propone el FR (con menos mercado interno, y menos crédito productivo vía la conducción del BCRA).

3. Algo mal hicieron el gobierno y los industriales, si los números que reconoce la propia UIA no alcanzan para tener a todo el sector industrial del lado oficialista (aunque sea con críticas). Depende del gobierno mostrar que el Estado que más les conviene a la industria, es el interventor, integrador, articulador, generador de mercado interno con distribución del ingreso.

Yapa: 2 de septiembre de 2014: Feliz día de la industria.


Los informes completos de la UIA se pueden ver acá (Análisis comparado de la estrategia de desarrollo), acá (Perspectivas) y aquí (Evolución reciente de la Industria: salarios, empleo y política industrial).


Anexo, otras placas de interés:

En las imágenes que siguen, se puede ver que la evolución industrial de la Argentina y de América Latina depende no sólo de las políticas internas, sino también de la evolución industrial del mundo.









 Argentina:



En las próximas imágenes se refleja que los salarios que más aumentan en términos reales son los industriales. Es por esto, y no tanto por otra cosa, que se defiende a la industria, y a todo aquello que le conviene a la industria.




Perspectivas productivas 2014.


Comentarios

Norberto dijo…
Muy interesante el post.
Nunca menos y abrazos
Alcides Acevedo dijo…
No entiendo ¿es mentira o autoengaño?

Si fuera cierto la situación del país sería bien distinta, me cansé de dar indicadores objetivos acerca de producción de hierro y acero, consumo industrial de electricidad, de gas natural, salvo que la industria argentina haya aprendido a violar las leyes de la termodinámica no se entiende de dónde sale tanto "crecimiento".

Aquí los datos:
http://www.acero.org.ar/index.php?option=com_remository&Itemid=27&func=startdown&id=748

Es un link a las estadísticas de la Cámara Argentina del Acero,, aquí los números de verdad:

Producción 2003 = 5.033 millones de toneladas
Producción 2013 = 5.185 millones de toneladas

Serie Facturación en MWh 1970-2012:
http://energia3.mecon.gov.ar/contenidos/archivos/Reorganizacion/informacion_del_mercado/publicaciones/mercado_electrico/historicos/Serie%20Facturacion%20en%20MWh%201970-2012.xls


Por favor, lean y analicen la información real.


LA ESTADÍSTICA, LOS AUTOENGAÑOS, Y LOS ENGAÑOS INTENCIONALES.

La realidad es que la interpretación seria y científica de cuadros y gráficos estadísticos siempre es compleja, sobre todo cuando se refieren a estructuras de por sí complejas como es el caso de la industrialización, y esa dificultad intrínseca se ve potenciada por dos factores concomitantes:

1) No tenemos ni en Argentina ni en el mundo un sistema estadístico confiable y, pese a que sería sumamente sencillo llegar a tenerlo, nadie -ni gobernados ni gobernantes de Argentina ni de ningún otro país, ni universidades, ni organismos internacionales, ni periodistas, ni blogueros-, demuestra el más mínimo interés en que ese sistema estadístico confiable exista.

2) Argentina -para tomar un caso en particular-, está actualmente tan polarizada entre dos bandos, que los integrantes de cada uno de esos bandos aprovechan la falta de estadísticas genuinas para autoengañarse, y en muchos casos directamente para engañar. En general puede decirse que los que tienen menos conocimiento de estadística se autoengañan (o son engañados), y los que tienen más conocimiento de estadística engañan a sabiendas, habiendo además todo un arco de matices, combinaciones, y grados intermedios entre el autoengaño y el engaño intencional.

(c)2014 Ricardo Patricio Natalucci
DNI 8464942
Ex titular del sitio periodístico especializado (en el INDEC) indec.com.ar, censurado, clausurado, y apropiado anticonstitucionalmente para sí por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner
Alcides, si estás tan cansado, ejercé tu cansancio, pá. Descansá.

Al que firma como Ricardo, estamos hablando de otra cosa acá. Fijate bien. Además la UIA no es una entidad interesada en validar el relato del gobierno ni usa sólo fuentes estatales.

¿Qué haces Norberto? Tanto tiempo. Gracias por comentar.

El bloguero que escribe desde una cuenta llamada “Hérnan P Herrera” parece dirigirse entre otros “al que firma como Ricardo”. Aunque evidentemente por lo que escribe se dirige a mí, yo no firmo como “Ricardo” sino como Ricardo Patricio Natalucci” que es mi nombre y apellido completo y verdadero, y por si hubiera algún homónimo agrego en lo que publico en Argentina mi DNI argentino.

Dicho bloguero nos brinda aquí en su comentario una muestra (una más) de lo que estoy sosteniendo:

1) Sobre lo que expliqué de que nadie demuestra el más mínimo interés en tener información estadística fidedigna, él se sabe con justicia incluído, y aduce que acá están hablando de otra cosa. Ahora bien: ¿Están hablando de otra cosa como pretende el mencionado bloguero, o están analizando y sacando conclusiones en base a información estadística?

2) Sobre lo que dije de los bandos, confirma una vez más lo que sostengo: Saluda familiarmente a un comentarista de su bando que lo ha felicitado, y agrede a quienes, desde afuera de su bando, argumentamos cosas que no convienen a su relato, aunque no pertenezcamos a bando alguno. Ese comportamiento es habitual en dicho bloguero, y llega a censurar mensajes con la excusa de que contienen agresiones, mientras agradece a otros que agreden pero que pertenecen a su bando o facción.

3) En cuanto a lo que argumenta o intenta argumentar de que “Además la UIA no es una entidad interesada en validar el relato del gobierno ni usa sólo fuentes estatales” voy a referirme luego a eso aquí mismo, si la salud me lo permite y el titular del blog no lo censura.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI 8464942
Ex titular del sitio periodístico especializado (en el INDEC) indec.com.ar, censurado, clausurado, y apropiado anticonstitucionalmente para sí por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner

Jaja Ricardo, te pasas, gracias por la crónica.

He borrado también comentarios que estando de acuerdo conmigo insultaban a otros comentaristas (más de una vez).

Abrazos


El primer gráfico (y tal vez principal en el artículo del blog) lo que muestra no es que la industrialización sólo se puede producir con la participación del Estado, sino que -al menos en los años que el gráfico computa- ha habido una significativa correlación entre la producción industrial de los países de América Latina, es decir que el gráfico robustece el argumento de la oposición según el cual la mejora económica del período 2003 a 2010 no ha sido exclusiva del gobierno kirchnerista, sino que forma parte de un fenómeno regional.

Si se quisiera utilizar un gráfico estadístico para argumentar que la industrialización “sólo se puede lograr con la participación del Estado” habría que hacerlo comparando países con intervención del Estado contra países sin intervención del Estado. Que yo sepa no existe ningún país en el mundo sin intervención del Estado, de manera que la cuestión, así como la plantea el titular del blog, es totalmente abstracta.

Por otra parte, si se atempera la pretensión del bloguero, y se intenta demostrar que la industrialización se facilita con una fuerte política intervencionista del Estado por encima de los mercados, habría que comparar para el período países con fuerte política intervencionista del Estado por sobre los mercados (Argentina, Venezuela, tal vez aún Cuba o algún otro), contra países de la región con mayor libertad de mercado.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI 8464942
Ex titular del sitio periodístico especializado (en el INDEC) indec.com.ar, censurado, clausurado, y apropiado anticonstitucionalmente para sí por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner
Es un buen punto, Ricardo. Ahora bien, ahí hay dos cosas, una que avala lo que decís (la performance industrial se mueve a la par del mundo, cosa que queda claro tambien despues en otros graficos), y una que la profundiza, la mejora industrial supera a sus pares de AL.

Pero incluso si la data no te gusta, queda la otra discusión. El que lo dice, la UIA, está llamativamente en contra del gobierno en muchos puntos (muchos de los cuales vinculados con el mercado interno, que favorecen la industrialización). Eso es parte de la discusión.


La UIA (Unión Industrial Argentina) no es un ente monolítico, sino que es una organización que agrupa a empresas de muy diferente tamaño, y empresas pertenecientes a distintas ramas de actividad. Nunca hay ni hubo en la UIA un consenso en cuanto a estar a favor o en contra de ningún gobierno, ni durante la época de los Kirchner, ni durante el gobierno de Carlos Menem, ni durante las dictaduras militares, ni durante ningún otro período gubernamental democrático ni de facto, sino que como agrupamiento sectorial busca en cada oportunidad acomodarse lo mejor posible a las circunstancias y obtener los mayores beneficios comparativos posibles para su sector (que en su caso es el industrial).

Es por eso también que los economistas cercanos a la industria (como Bernardo 'Benny' Kosacoff) se muestran siempre muy cautelosos, y tanto en sus dichos como en sus escritos se encuentran frases que seleccionándolas de acuerdo a lo que el seleccionador pretenda, pueden ser utilizadas por parte de un bando o de otro bando. Y aquí entra nuevamente la cuestión del autoengaño o del engaño intencional, con sus combinaciones e intermedios.

Así, por ejemplo, en uno de los escritos actuales de la UIA que se tomaron de base para el artículo del blog, se comienza diciendo que “Entre 2002 y 2013, el salario de los trabajadores registrados en la industria creció un 1.258%” (fin de la cita), expresión carente de todo sentido racional serio ya que son valores nominales, es decir papelitos de colores, y toda la última parte del informe destaca un amesetamiento e inclusive empeoramiento de la situación luego del año 2011, cosa semejante a lo que vengo sosteniendo.

Ricardo Patricio Natalucci
DNI 8464942
Ex titular del sitio periodístico especializado (en el INDEC) indec.com.ar, censurado, clausurado, y apropiado anticonstitucionalmente para sí por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner
Ja ja.. por Dio' Bernardo por Dio'!!

”que muestra no es que la industrialización sólo se puede producir con la participación del Estado, sino que -al menos en los años que el gráfico computa- ha habido una significativa correlación entre la producción industrial de los países de América Latina”

El que firma Ricardo y todo lo demás miente y encima nos quiere vender el "viento de cola" indutrial, de ninguna manera, hasta Brasil se ha reprimarizado, de hecho ni siquiera se lo preguntan sino que a esta altura están averiguando por qué.

”Si se quisiera utilizar un gráfico estadístico para argumentar que la industrialización “sólo se puede lograr con la participación del Estado” habría que hacerlo comparando países con intervención del Estado contra países sin intervención del Estado”

Esto es lisa y llanamente de puro ignorante. Todos los hoy desarrollados han sido previamente industrializados pero con la mano VISIBLE del estado. El único caso que no encaja del todo en esta característica fue Inglaterra por que si bien su “animal spirit” fue decisivo recurrían a su majestad para que les “abriera” mercados cuando la cosa se ponía un poco densa.

”. Nunca hay ni hubo en la UIA un consenso en cuanto a estar a favor o en contra de ningún gobierno, ni durante la época de los Kirchner, ni durante el gobierno de Carlos Menem, ni durante las dictaduras militares, ni durante ningún otro período gubernamental democrático ni de facto”
Que un tipo grande diga semejante idiotez, no es digno de contra argumentar.

El que firma Ricardo P. Natalucci ni siquiera es ”abstracto” como sindica al titular del blog yaesta.blogspot.com.ar que firma como Hernán P. Herrera, Ud. es directamente ridículo.

PD: El % de crecimiento si es revelante por que e puede comparar con la inflación en sus distintas variantes dentro de las cuales no figura la de Ud.

Ahhh... me olvidaba: a mariconear a otro lado don Natalucci ehhh... somo' grandeee'
Norberto dijo…
Que no comente no significa que no pase, y además tome referencias, siempre muy interesantes, de los posts, un abrazo Hernán.
Nunca menos y abrazos
Gracias Norberto.

Silenoz, no le contestes más a Ricardo, por favor. Pensemos en los lectores que no se quieren sumar a la discusión y sólo quieren leerla.

Abrazos

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El país que no miramos...

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos

Lo bueno y lo malo de 2016, y lo que viene en 2017