La importancia del bajo desempleo en las mejoras laborales y sociales

La idea no es novedosa, cuanto más bajo sea el desempleo mejor pago va a estar el empleo. Y si el Estado ayuda a la organización de los trabajadores, mucho mejor aún. No sólo para los trabajadores sindicalizados, sino también para los no sindicalizados, que son el furgón de cola... pero mejor ser cola de león y no de ratón. 

Existe algún efecto contagio entre sindicatos, cuanto más fuerte sea uno de ellos más fuertes pueden ser los demás.

La sociedad en su conjunto mejora, su calidad de vida al menos, cuando el Estado promueve el empleo, el bajo desempleo y la organización de los trabajadores. ¿Cómo promueve el Estado el empleo en la Argentina? Con gasto e inversión públicas, líneas de financiamiento, protecciones y promoción del consumo (esto último con fuerza hasta enero de 2014; cuando la restricción externa, la inflación inercial, y una merma en el apoyo político, llevaron al gobierno a tomar una serie de decisiones en función de reordenar la situación macro). El consumo, genera, como siempre dijimos, un círculo virtuoso: mayor demanda de bienes y servicios mayor venta, mayor producción, mejor recaudación, más inversión pública y capacidad redistributiva.

Gráficos. Click para agrandar.

Con el Estado jugando fuerte, este círculo distributivo (que no es rojo) resulta en una mejor distribución del ingreso.



Las negociaciones colectivas de trabajo son una herramienta central para mejorar el ingreso.



La industria sólo puede ser la locomotora de las negociaciones colectivas, cuando su entramado es saludable y fuerte. En la Argentina no puede haber industria fuerte, densa y con buenos salarios para sus trabajadores, sin Estado. En la última década la industria creció en el orden del 80%, apenas por debajo del PBI.

El desafío para el futuro es lograr que la industria crezca más que el PBI, aunque para eso se precisa un balance de pagos saludable, para encausar inversiones de capital, que requieren divisas. El segundo desafío, en este mismo sentido, es lograr una industria competitiva pero no en función de bajos salarios.





El equipo económico actual ha citado a Kalecki más de una vez. En Aspectos Políticos del Pleno Empleo, (1943), de Michal Kalecki nos encontramos con estas frases:


"Si el gobierno realiza inversión pública (por ejemplo, si construye escuelas, hospitales y carreteras) o subsidia el consumo masivo (mediante subsidios familiares, reducción de la tributación indirecta o subvenciones para mantener bajos los precios de los artículos de primera necesidad); y si, además, este gasto se financia con préstamos y no con impuestos (que podrían afectar negativamente a la inversión privada y el consumo), la demanda efectiva de bienes y servicios puede aumentarse hasta un punto en que se logre el pleno empleo.
Podría objetarse que el gasto gubernamental financiado con préstamos causará inflación. A ello puede responderse que la demanda efectiva creada por el gobierno actúa como cualquier otro aumento de la demanda. Si hay oferta abundante de mano de obra, planta y materias primas, el aumento de la demanda se satisface con un aumento de la producción.

"Las razones de la oposición de los “líderes industriales” al pleno empleo obtenido mediante el gasto gubernamental pueden subdividirse en tres categorías: a) la resistencia a la interferencia gubernamental en el problema del empleo como tal; b) la resistencia a la dirección del gasto gubernamental (inversión pública y subvención al consumo), y c) la resistencia a los cambios sociales y políticos resultantes del mantenimiento del pleno empleo.

"En verdad, bajo un régimen de pleno empleo permanente, “el despido” dejaría de desempeñar su papel como medida disciplinaria. La posición social del jefe se minaría, y la seguridad en sí misma y la conciencia de clase de la clase trabajadora aumentaría. Las huelgas por aumentos de salarios y mejores condiciones de trabajo crearían tensión política. Es cierto que las ganancias serían mayores bajo un régimen de pleno empleo que su promedio bajo el laissez-faire, e incluso el aumento de salarios resultante del mayor poder de negociación de los trabajadores tenderá menos a reducir las ganancias que a aumentar los precios, de modo que sólo perjudicará los intereses de los rentistas. Pero los dirigentes empresariales aprecian más la “disciplina en las fábricas” y la “estabilidad política” que los beneficios. Su instinto de clase les dice que el pleno empleo duradero es poco conveniente desde su punto de vista y que el desempleo forma parte integral del sistema capitalista “normal”.

"La tasa de interés o el impuesto sobre la renta se reducen en una depresión pero no aumentan en el auge subsiguiente. En este caso el auge durará más pero debe terminar en una nueva depresión: por supuesto, una reducción de la tasa de interés o del impuesto sobre la renta no elimina las fuerzas que generan fluctuaciones cíclicas en una economía capitalista. En la nueva depresión será necesario reducir de nuevo la tasa de interés o el impuesto sobre la renta y así sucesivamente. Así, en un tiempo no muy remoto la tasa de interés tendría que ser negativa y el impuesto sobre la renta tendría que ser sustituido por una subvención al ingreso. Lo mismo ocurriría si se intentara mantener el empleo pleno mediante el estímulo a la inversión privada: la tasa de interés y el impuesto sobre la renta tendrían que rebajarse continuamente.

"Lo que las masas piden ahora no es el alivio de las depresiones sino su abolición total. Tampoco debe aplicarse la utilización más plena de los recursos resultante a inversión pública, no necesaria, sólo para proporcionar trabajo. El programa de gasto gubernamental deberá dedicarse a la inversión pública sólo en la medida en que tal inversión se necesite realmente. El resto del gasto gubernamental necesario para la conservación del pleno empleo deberá utilizarse para subvencionar el consumo (mediante subsidios familiares, pensiones de vejez, disminución de la tributación indirecta, subvención a los precios de los artículos de primera necesidad). Quienes se oponen a tal gasto gubernamental afirman que entonces el gobierno no tendría que demostrar en qué gasta su dinero. La respuesta es que la contrapartida de ese gasto será el más alto nivel de vida de las masas. ¿No es tal el propósito de toda actividad económica?

Comentarios

Y si don hache, varias cuestiones:

1) Gracias por no hacer un posteo sobre los seudo "linchamientos". Ojo no lo digo por lo que opines al respecto, con gusto leería tu opinión pero si lo hicieses APRECIARÉ CERRAR LOS COMENTARIOS por el bien-pensamientismo de algunos conspicuos "progres-liberales de izquierda" es demasiado para mis ojos los de estos días

2)Kalecki es un tipo que fue opacado por Keynes pero sus desarrollos son excepcionales. Celebro que lo rescate don hache.

3) Me permito hacer un arreglo a la siguiente afirmación (mi agregado en negrita):
"un círculo virtuoso: mayor demanda de bienes y servicios mayor venta, mayor producción,(mayor productividad), mejor recaudación, más inversión pública y capacidad redistributiva."

4)Importante la sgte. afirmación (en realidad cito una, a mi entender convenientemente reformulada por F. Serrano -el agregado en negrita y mayúsculas-)
"SI los trabajadores gastan lo que ganan” los capitalistas ganan exactamente lo que gastan, Kalecki muestra que si los trabajadores gastan en consumo menos de lo que ganan (es decir, ahorran) los capitalistas ganarán menos “de lo que gastan” ya que en el agregado la masa salarial será un costo mayor que el ingreso que generan"
Otra razón para estar en contra de las paritarias y pleno empleo

En fin un tipo muy interesante que fundamenta sus conclusiones.

Saludos
Muy bueno. Cómo haces negritas?
Vamos a ver si salen los símbolos (van en negrita y simpre tiene que star el símbolo de apertura y cierre):

< b > texto que va en negrita < /b >

Ojo que SIN ESPACIOS EN BLANCO entre los signos la b y la / (barra)

suponete que el < es { y el > }, sería:

{b}texto en negrita{/b}

Saludos
Muchas
gracias. Salute :-)
Gracias por compartir
El empleo es muy importante

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El país que no miramos...

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos

Lo bueno y lo malo de 2016, y lo que viene en 2017