Balance (comercial) de 2 años de gestión macrista

En estos 2 años de gestión macrista pasaron muchas cosas. Pero de todas ellas la que más sorprende es que no pudieron convencer al mercado de tener una expectativa acorde con su visión desregulacionista.

Así, no se está viendo ningún driver de crecimiento económico vinculado al comportamiento del sector privado. Al contrario, el único elemento que sostiene alguna performance de crecimiento es la apreciación del tipo de cambio, basada en endeudamiento público para sostener, además una creciente fuga que ya supera los 30.000 millones de dólares (saldo de formación de activos en el exterior según el BCRA) y que a su vez sirve de oxígeno para reproducir un carry trade (valorización financiera, montado sobre tasas positivas, por ejemplo de Lebacs) que según el BCRA ya resultó en una fuga de 11.000 millones de dólares.

Como todos sabemos esta lógica de hiper endeudamiento para sostener la valorización financiera, que resulta de tasas altas necesarias para evitar que haya corridas cambiarias producto de un tipo de cambio flotante sin fundamentos productivos para ello, configura una macro inestable y efímera, que ya tiene un stock de Lebacs del orden de 1,3 billones de pesos, unos 12.000 millones de dólares más que las reservas.

En este escenario, la economía siguió mostrando un serrucho que cabe esperar se modere hacia 2018 gracias a la gobernabilidad de los sectores transnacionalizados que da el chorro de deuda. Pero que, cabe aclarar, funciona como un resorte, cada día que pasa se comprime más y el día que no haya un dique de deuda, el latigazo será más fuerte.

(click en imágenes para agrandar)


Como puede verse dentro de los determinantes de la demanda en 2017 hay un crecimiento de la inversión y el consumo privado, que a su vez presiona las importaciones, ya que nuestra estructura productiva requiere de insumos y bienes finales para atender el consumo creciente. Hasta acá no sería un problema, pero la gravedad del caso está dada en que este consumo no se está vinculando desde el Estado en un entramado productivo más denso y diversificado, por el contrario, se concentra la economía sumando un elemento más de fragilidad ante shock externos.

 


Como puede observarse en el gráfico a continuación, los momentos de mayor déficit comercial de los últimos 25 años fueron aquellos en que el crecimiento y la apertura se asociaron, y no hay ningún año de crecimiento con apertura que haya dado un saldo comercial positivo entre 1992 y 2001. En 2017 habrá un récord de déficit comercial. Que por ahora se sostiene con endeudamiento. Pero si el ingersos de divisas financieras por deuda se termina, sin duda habrá una devaluación, una caída del producto, y posiblemente bastante angustia social, para peor en un marco de creciente desprotección estatal como condición de esa misma deuda para reproducirse un tiempo más.

Por supuesto que todo esto (todavía) tiene solución antes de una crisis. Pero para ello se requieren un montón de medidas que hagan innecesaria tanta deuda para sostener la macroeconomía. Con un déficit de cuenta corriente de más de 4,1% del PBI, o un déficit financiero creciente, producto de los intereses de deuda (estimado en cerca de 6,7%) no es fácil hallar una solución (además los intereses de las Lebacs ya generean un déficit cuasi fiscal de cerca de 400.000 millones de pesos por año).

Cualquier solución debe apuntar a la producción nacional y el mercado interno con diversificación e inversión expansiva en ciencia y tecnología. Cada día que pasa que no se toman medidas en función de la solución de fondo sobre la inestabilidad externa de la Argentina, hacen presagiar un peor desenlace.


Comentarios

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Jubilación mínima, enero 2018 a agosto 2018: comparación entre fórmula nueva y vieja.

¿Cómo bajar la inflación en la Argentina actual? Ideas imposibles.

Las tapas de Clarín antes del corralito de 2001

Diferencia entre los subsidios de 2015 y los de 2018, descontando la inflación

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Balance comercial récord negativo en 2017. El modelo

Reconversión productiva en los 90s, en 2000s y ahora.