A los botes



La Ciudad de Buenos Aires hoy se despertó bajo el agua. Numerosas casas se inundaron como hacía tiempo no pasaba; vale decir que hacía tiempo no llovía así.

Pero en este post la pregunta que me hago es ¿qué es ser oposición responsable en la Ciudad? Porque desde el oficialismo nacional se reclama una oposición seria y responsable a nivel nacional, y en ese contexto la parte de la oposición en la Ciudad, vinculada al oficialismo nacional, tiene un doble compromiso.

Por un lado, no sirve criticar al PRO en el vacío, sin contenido propositivo. Y por otro lado, es fundamental buscar los pequeños espacios de reconocimiento a la gestión municipal, por difícil que esto sea.

Se me ocurre ensayar rápidamente, en este sentido, que el macrismo municipal, merced a una política de obras y licitaciones (en el orden inverso, probablemente) hizo varias cosas para aliviar las inundaciones. Es pertinente también señalar que estas lluvias son muy fuertes y cualquier ciudad del mundo las sufre. Para mí no pasa por acá.

¿Entonces por dónde viene la mano?, ¿qué cosas son las que no acuerdo del gobierno de Macri? Una postal sería la de una bicisenda tapada por el agua. Es decir no acuerdo de ninguna manera sus criterios de prioridad en la gestión: primero tendrían que andar bien unas cuantas cosas antes de dibujar bicisendas.

Cada vez es menor el presupuesto relativo para educación y salud y mayor el que se utiliza para seguridad y deuda pública; además de la lógica de aumentos de impuestos, que genera inflación. Su concepción de afectación de intereses es facilista por cuanto no se alteran los intereses de las fracciones poderosas del capital y se permite su concentración permanente. Para muestra alcanza con el botón del bochorno del subte.

Entonces la idea es identificar las críticas vinculadas a -los errores en- la gestión y las críticas identificadas con la política de alejamiento del Estado de los intereses de los sectores populares. Cosas ambas vinculadas pero de distinto alcance y plazo.

Como dijimos antes, el gobierno de la Ciudad funciona como un Papá Noel sin Estado: le lleva los mejores regalos a los que más tienen. En este sentido emerge como fundamental cuidar el estilo de oposición, analizar la agilidad de la gestión municipal para revertir los daños después de esta emergencia, y no perder de vista que el problema principal del macrismo es que concibe al Estado como rehén de los negocios de los principales agentes de la economía, antes que como institución abocada a la transformación social.

Comentarios

Alcides Acevedo dijo…
Sos un karadura: ¿por qué no te fijás un poco en la situación de la gente en Isidro Cassanova, Florencio Varela o Lomas de Zamora?

Ahí gobierna el kirchnerismo puro y duro... y el sufrimiento y el desastre son indescriptibles.
Los más pobres sufrieron 100 veces más que los idiotas de Belgrano, que por algún motivo, acaparan la atención de los noticieros.
Hay todo un mundo más allá de la televisión, hay gente que sufre y no aparece en Canal 7.
Hola Alcides. Leíste el post? Me late que no. Abrazos
Caíto dijo…
Me parece que Alcides leyó el post, pero es un pelotudo, sencillamente.
Saludos.

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos