Hablemos de fútbol




Esta nota bien podría llamarse: "¿por qué le pega Zabaleta? ¿Por qué la pasa Messi? o ¿Qué tiene que ver Isabel con River?"


En el último mes, el fútbol fue más un dolor que un placer para los hinchas de River. Entre los pésimos partidos que jugó River y la desilusión de la selección no hubo alegrías para nosotros.


Si uno se pone a buscar responsables se encuentra con distintas posibilidades. Y curiosamente tanto en River y como en la selección coinciden los problemas futbolísticos. Primero los dirigentes, después los técnicos y finalmente los jugadores.


No es lo mismo en River que en la selección, pero los dirigentes pendientes del negocio antes que del éxito deportivo lastiman el espectáculo que todos esperamos. Grondona, Aguilar, Passarella, etcétera, son todas personas que no supieron transmitir, desde la gestión del club o asociación, la alegría del buen fútbol. Más allá de que tampoco supieron transmitir transparencia y legalidad a sus acciones dirigenciales (no tengo dudas, mal que me pese, que un equipo con muertos dentro del mismo club tiene que descender de categoría, pero no por argumentos futbolísticos, sino por los otros: que son más importantes).


Pero aquí quiero hablar de fútbol. No estoy en el microclima político del fútbol como para meterme en cuestiones más importantes que el juego en la cancha.


¿Le podemos endilgar responsabilidad a J.J. o a Batista porque Pavone no tiene una sola pelota para pegarle de frente o porque Zabaleta le pega por derecha en posición de 7 en vez de Pastore (después se dio cuenta de esto)? ¿Les podemos echar la culpa a los técnicos porque la pelota no entra a pesar de haber construido varias situaciones de gol? ¿Por qué la pasa Messi si no tiene nadie al lado que sea mejor solo que él contra 3 rivales? ¿Por qué no se analiza cómo llegar al gol, y luego poner jugadores de acuerdo con eso (algo de Bielsa podemos aprender aunque yo sea mourinhista)?


A mí me gusta el fútbol efectivo, el fútbol de arriesgar menos abajo y ser efectivo arriba. O sea, reventarla y pegarle hasta que quede algún rebote. Me gusta ganar (en todo, a decir verdad) y después discutir, no al revés. Claro, que en el medio entre extremos tiene que haber ideas futbolísticas, equilibro entre líneas, contención y creación, sucios y hábiles, sino no se llega de un área a la otra. Pero todo esto no es lo más importante para ganar, apenas si es necesario pero no suficiente.


Quedó demostrado, y esta es la única idea que se me va a caer en este post, que para ganar los técnicos no sólo tienen que saber de fútbol, además tienen que tener un estilo, una idea y sobre todo transmitir (y enseñar) seguridad, un poco de soberbia (¿por qué no?), motivación, buen humor, alegría y responsabilidad. Un jugador que se la cree (futbolísticamente) es más efectivo, ponele la firma.


Estas variables no están en casi ningún equipo. Pero fíjense en los equipos ganadores (los que ganan mucho, no los que tienen sólo suerte). Siempre se van a encontrar con estas cosas. Los equipos consagrados son equipos con cierto equilibrio, prima el buen humor y la pasión.

Pensémoslo (cosa que no ocurre mucho en el mundo del fútbol).


------


Para los que entran por primera vez, les cuento que Hache no es un blog de fútbol, sino de política y economía. Los invito a navegar por él: http://yaesta.blogspot.com/ 

Comentarios

mariano dijo…
Sabe lo que pasa, que usted defiende un tipo de juego que no tiene identidad asumida. Que es el ganar. TOdos queremos ganar, pero sin identidad se hace difícil. Hay que saber a que se juega y desde ahi se puede pensar en algo. Si no queda sólo la suerte de rechazar para arriba y ver si un error nos hace ganar un partido, una liga o un campeonato. Así no va
Hérnan dijo…
Pero yo no dije eso. Justamente si hay una línea común entre Bielsa Y Mourinho es la identidad de los equipos que dirigen. Eso es algo que defiendo: la identidad, pero pensada para ganar, no para otra cosa (por ejemplo vender jugadores como hizo River o la selección).
Mauro A. dijo…
El problema es el periodismo y que todos seamos DT en la Argentina.
Esto lleva a que ante una seguidilla de fracasos, se pida la cabeza del D.T. Sin equipos que lleven varios años jugando juntos, es imposible que se cree identidad, los futbolistas son profesionales, y si les decis que en vez de ir como carrillero, tiene que hacer zona, tarde o temprano, con trabajo, se va a adaptar a la posición.
Lo peor para la selección en este momento es que lo cambien al checho (por mas que nunca me gustó como DT, soy de los defensores de maradona) ya que en los últimos partidos se estaba notando una especie de union entre los jugadores: pases de memoria, jugadas preparadas, etc..
Mariano F dijo…
Pero escuchame Hache cualquier identidad futbolera es para ganar. No existe una identidad futbolera que le gusta relamerse en si mismo diciendo "perdimos 4 a 0, pero que bien que jugamos". Eso es puro verso. No discutamos el resultado ¿quién juega a perder?, fijemos las reglas claras del debate. Cual es la identidad de Mou? Ganar? eso no es una identidad, ese es el objetivo que tenemos todos. A ud le gustó como jugó el real en la semi de la Champions? Por favor de que identidad me habla amigo
Hérnan dijo…
Mi punto es que primero hay que pensar en ganar y después en hacer un juego bonito. Si hay que pegarle desde afuera todos le pegan desde fuera (salvo Messi, ponele). Si se viene la lluvia de centros nos bancamos a jugadores altos aunque no sean hábiles... Aprendamos a pensar el fútbol para ganar. Obvio que se puede perder igual así, mira Brasil, pero seguro que perderíamos menos...

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos