Elecciones en la ciudad, un punteo.

Tengo estas cosas en la cabeza:

  • No se halla claridad sobre si perdió un modelo contra otro. Sería interesante hallarla para poder hacer un mejor diagnóstico de qué pasó y qué pretende (pretendemos) en la ciudad. Si el candidato principal del FpV hubiera sido Tomada o Boudou, este punto estaría despejado.
  • Seamos consecuentes, si defendemos al gobierno nacional porque en democracia es el gobierno elegido por todos y pedimos armonía y respeto para todos, en la ciudad eligimos un gobierno que (aunque no tenga políticas para todos) también es el gobierno de todos sus ciudadanos. Respetemos al electorado, que muy probablemente sea un electorado que no precisa del Estado, o -al menos- no tiene ninguna gratitud con éste.
  • Ser carismático en la ciudad suma, porque te hace humano. Si a eso le metes inteligencia, mejor. Pero en ese orden.
  • Ser organizado es importante porque mostras orden y liderazgo.
  • La esquizofrenia de campaña no sirve. Una línea, un candidato, una organización y una construcción política; el consenso y la solidaridad sirven para profundizar un liderazgo no para comprometerlo.
  • Si pretendes que te quieran por algo macro, debes preguntarte si lo macro está en sintonía con vos. Sin embargo, resulta preferible perder con las convicciones intactas que tener que simular otras convicciones estratégicamente para ganar. No es interesante ganar con ocultamientos, no es políticamente destacable, en este sentido, lo que hizo el PRO. Este punto tiene grises, el límite es no llegar al sincericidio.
  • Ante la adversidad mostrarse molesto es humano, suma. Pero esa molestia debe ser autocrítica y propositiva. Es la forma de dar vuelta una adversidad. Existen autocríticas que conviene hacer públicas, y otras que no. Pero en la adversidad el cambio constructivo debe darse con cierta autocrítica. Todos los candidatos que no alcanzaron los números esperados deben encontrar su autocrítica, profundizarla hacia dentro de sus espacios, y encontrar los caminos que las superen en función de los criterios políticos que defienden. Si primero se critica afuera y después adentro, probablemente se agranden los problemas.
  • Si no queres a alguien con quien construis, o dejas de construir en ese escenario (si te da la relación de fuerzas) o te mostras afin y ejerces el rol que te toca jugar. Las posiciones tibias son para los tibios. Lo importante es plantear ideas y posiciones donde corresponde y asumir la síntesis de ese intercambio. Ir de frente con lo que se piensa es un valor para este blog. De todos modos, no es claro tampoco, si la ciudad acaso no prefiere personalidades tibias, políticamente hablando.
  • Si asignas una posición hay que legitimarla desde tu propia posición.
  • La ciudad buscó (la palabra correcta es "buscamos", porque debemos asumir el conjunto aunque no haya sido de nuestra preferencia) statu quo, desde ahí se explica la continuidad de la gestión del PRO en sintonía con un apoyo a la continuidad del gobierno nacional. Esto se repite bastante en todas las jurisdicciones del país.
  • Si hay plata infinita (sí los recursos son escasos, pero a veces no se nota), orden, organización y control sobre cada acción en el marco de la campaña, es muy posible que amplíes, muchos puntos a tu favor, la diferencia que te da en las encuestas.
  • La elección en primera vuelta de 2007 terminó 45,6% para Macri y 23,77% para Filmus. La de ayer 47% a 27,8% respectivamente. La segunda vuelta en 2007 terminó 60,9% a 39,1%.
  • Los medios de comunicación tienen una influencia muy fuerte sobre el electorado porteño, pero no es completa, sino Cristina Fernández de Kirchner no mediría tan bien en la ciudad. Si la política nacional incluye la democratización de medios de comunicación, no se puede esperar que los grandes medios concentrados jueguen a favor del gobierno nacional.
  • Por este lado, se entienden parte de las campañas mediáticas en contra de La Cámpora. Sin embargo, cabe destacar que estas campañas suelen agrandar y exagerar, a lo sumo inventar, pero difícilmente mentir abiertamente (aunque tergiversar puede ser otra forma de mentir). Una lectura sincera y con cierta autocrítica, realizada donde corresponde, de cada cosa que se publica, alisa los caminos para su superación.
  • La oposición a Cristina Fernández de Kirchner (¡en la ciudad!) se pegó a Macri. Pero no todo el voto a Macri es oposición al gobierno nacional, como quieren analizar interesadamente en algunos sitios.
  • Las fuerzas de Duhalde, Alfonsín y Carrió no tuvieron ningún peso, y en la mayoría de los casos los electores no saben quiénes son sus candidatos. Las demás fuerzas, están peor. Qué pasará con Pino es una incognita, pero son altas las chances de que otro ocupe ese lugar.
  • El PRO ganó en todas las comunas, pero a diferencia de todo lo vivido hasta aquí deberá compartir el poder con comuneros de otros partidos, en todos los casos del FpV y Proyecto Sur. Eso cambia la gestión territorial de la ciudad y, esperablemente, fortalezca las nociones políticas de los actores de la ciudad. Más política en las comunas, menos PRO en la ciudad; ponele (es la ciudad). Es interesante que en 3 comunas el PRO no tenga mayoría, por lo que sus comuneros deberán aprender algo de política de diálogo y consenso.
  • Es lamentable la proporcionalidad que va a existir en la legislatura a partir de esta elección, pero es consecuente con el electorado porteño.
  • Que los mejores números para el FpV hayan dado en el sur de la ciudad, debe ser analizado en función del trabajo de campaña y militante realizados ahí. Reconocer a los más jóvenes que laburan y militan incansablemente para un candidato, es un valor fundamental en cualquier construcción política. Bueno, debería ser.
  • Poco menos del 75% del electorado concurrió a las urnas. Dentro del promedio de asistencia.
Listo, ahora ya no tengo nada en la cabeza.

Comentarios

Anónimo dijo…
Hola Hernán:
Como siempre, te aclaro que no concuerdo con tus pensamientos políticos, pero te felicito por la sinceridad en este post.
Si más personas puedan tener tu honestidad a la hora de analizar su desempeño político viviremos en un país mejor.
Todo lo mejor para vos y te seguiré leyendo.
Saludos
Anónimo dijo…
Encuentro varios puntos en común con tu análisis y disiento en otras.

Este punto no tiene sentido o expresaste mal tu idea:
"Los medios de comunicación tienen una influencia muy fuerte sobre el electorado porteño, pero no es completa, sino Cristina Fernández de Kirchner no mediría tan bien en la ciudad"
¿que quisiste decir con esta frase?

Saludos
Hérnan dijo…
Hola, gracias por comentar. A lo que me refiero es que Cristina tiene buenos números en la ciudad (imagen e intención). Si el electorado se influenciara completamente (absolutamente) por los medios, no tendría esa imagen. Supongo que el factor ciudad-nación tiene una incidencia y cruza lo anterior. Abrazos.
Anónimo dijo…
Listo, entendido. Decís que si los medios opositores tuviesen influencia completa la imagen de la presidenta sería más baja.
Creo que es dificil saberlo. En ese caso la pregunta es cuanto influencian los medios en general, ya que, si esta influencia es importante, la imagen presidencial dependería de la campaña positiva de medios oficialistas o negativas de medios opositores.
Y contestar esa pregunta pinta bastante complicado.
Saludos.

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Salario real en la Argentina de 2017

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

La Argentina en pocas imágenes. Marzo 2017

El discurso de MM de apertura 2017 en el Congreso en pocas pastillas