Diferencia entre los subsidios de 2015 y los de 2018, descontando la inflación

Los subsidios a la energía son los que más bajaron, entre 2015 y 2018, 64.5% en términos reales. Impresionante, rarísimo el gradualismo en este tema. Mejor no saber qué sería un shock.


Aclaraciones del cuadro: los datos de los años, corresponden al presupuesto presentado al principio de cada año. Se puede ver que en 2017 en energía hubo un leve crecimiento que no le ganó a la inflación. El cambio nominal es la diferencia nominal entre estos datos. La columna 2015 a precios de 2018 considera la inflación de 2016, 2017 y 2018 y se actualiza el valor de 2015 en base a ella (aquí cabe destacar que trabajar sobre el ejecutado 2015 podría ser más preciso; en parte porque la inflación de los presupuestos no coincide con la realidad y en parte porque pudo haberse modificado algún dato con el cambio de gobierno).

Finalmente, la diferencia de la última columna busca entender la variación real, el ejercicio es interesante por cuanto demuestra que los subsidios a la energía son los que más bajaron, seguidos por comunicación. Asimismo, hay subsidios que suben en términos reales, como es el caso de seguro y finanzas (vaya, qué casualidad).

Por último, la inflación es en gran parte efecto de la reducción de estos mismos subsidios, así que el ejercicio debería ser más riguroso para ver qué subsidio es el que mayor relación presenta con la variación general de precios, el de mayor impacto, pero para una mirada introductoria no deja de ser interesante lo que estamos mostrando acá.


 El gráfico sale exactamente de los datos del cuadro.


Las notables diferencias de variación entre los distintos subsidios, incluso las diferencias que ocurren en los años 2016 y 2017, dan cuenta que la idea de "un único camino" (como dijo Macri) no queda clara cuál es exactamente. Todo parece indicar que es liberar de subsidios a las empresas energéticas, para que se pueda desarmar la regulación (pagar un subsidio es a cambio de algo, y eso, por mal que esté, requiere regulación). De esta forma se valorizan empresas. De esta forma Mindlin, Lewis y Nicky Caputo pudieron valorizar activos y venderse empresas con altísimas diferencias.

Comentarios

Anónimo dijo…
hola, pero para vender algo primero hay que tenerlo, o comprarlo o robarlo, y es posible que vender algo que compraste se llama comercio, si la diferencia es positiva se llama buen negocio si es negativa se llama mal negocio, y perdiste en lugar de ganar, la proxima vez que vendas perdiste tiempo y esfuerzo, alguno diria que sos un mal negociante, ahora vender algo a mayor valor es ser buen negociante, pero el verdadero negocio no es comerciar, sino dar un servicio, para tener clientes asi tus ingresos son permanentes y no dependen del valor intrinseco en el momento de la transaccion, y podes vivir sin preocuparte hasta que dejas este mundo. ser buen empresario, como buen governante o buen politico implica comparar las acciones con sus resultados, comparados contra alguna constante, el valor del dolar, o de algun producto que permanezca en el tiempo con poca o nula variacion, pero en definitiva todo es subjetivo, y el precio lo pone uno, pero el valor te lo dan las circunstancias, muy buen trabajo saludos

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Jubilación mínima, enero 2018 a agosto 2018: comparación entre fórmula nueva y vieja.

¿Cómo bajar la inflación en la Argentina actual? Ideas imposibles.

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Las tapas de Clarín antes del corralito de 2001

Balance comercial récord negativo en 2017. El modelo

Premio Nobel de SARASA, con las AUH no