Maldonado: política, representación social y democracia


¿Dónde está Santiago Maldonado?

Es posible que la tristeza por su falta sea similar a cualquier otra persona que nos falta. Pero acá no estamos hablando solamente de tristeza, más allá de que, naturalmente, la tristeza no ayude a mostrarnos fuertes o en todo caso esa fortaleza adquiera características de bronca por una gran parte de la sociedad.

Acá se habla sobre todo del rol del Estado demcrático. El Estado tiene la obligación de hacer cumplir el orden establecido. Y el orden que se ha dado la República Argentina actualmente es el orden democrático, ajustado a un estado de derecho que el Estado asume como garante, en base a instituciones constitucionales, legales, sociales, y de vida.

El Estado debe cuidar que la justicia se maneje por rumbos instituciones pre establecidos. El Estado debe cudiar que se respete la ley, y la libertad de las personas para expresarse, transitar, informarse, elegir, entre varios otros requisitos de la democracia. Y si alguna persona se expresa por afuera de la ley eso debe ser demostrado ajustado a derecho; y si no nos gusta la actitud de alguien y nos parece ilegal en su trato con uno, debe hacerse la denuncia en la justicia. Y el Estado debe garantizar el cumplimiento de derecho para llegar a un fallo legal.

En el caso de la desaparición de Santiago Maldonado el reclamo es eminentemente político, por tanto, y vinculado a la carátula de la causa como desaparición forzada, establecida por el juez, es el mismo Estado el que emerge como responsable de su desaparición. Y esto moviliza a la sociedad en todo el país, a una gran porción de la sociedad en todo el país. Porque es un hecho inaceptable en democracia y porque recuerda a las peores horas de la historia argentina.

"La desaparición forzada priva de todo derecho al individuo, genera tortura a la familia y terror en la sociedad, es el peor crimen", dice Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado. Claro que esto debe ser probado, pero justamente se reclama que el Estado ayude a resolverlo sin proteger particularmente ningún interés, como parece que lo hace el gobierno con gendarmería. 

La causa es rara porque no se entiende qué gana el gobierno al no investigar a gendarmería, empezando por separar a los miembros de esta fuerza de seguridad, que depende del gobierno nacional. Una hipótesis que se puede manejar, es sobre la influencia de grupos económicos sobre la justicia, y el gobierno, tal como parece ocurrir con el grupo Benetton interesado en avanzar en actividades extractivas del suelo, al que no pueden acceder como quisieran por la causa vigente de los mapuches. En extremo norte del país, algo similar parece ocurrir con la influencia del grupo liderado por Blaquier en Jujuy. Para más datos de influencias, se puede ver la gran proliferación de CEOs por todo el gobierno de Cambiemos.

En la Argentina la justicia está absolutamente coloreada por criterios ideológicos de qué país quiere cada uno. Así todo lo que se supone favorece a un sector partidario, con determinado punto de vista de modelo de país, es negado o criticado por los que quieren favorecer al otro sector. Acá los medios juegan un rol fundamental ¿y determinante?. Esto es un problema tanto para juzgar la corrupción como cualquier otra cosa. Toda corrupción debería investigarse por igual, sin ventajas para los Arribas, Michetti, Macri, Quintana, Luis Caputo, etc. por encima de los Báez, López o Boudou. Debería avanzarse en todos los casos por igual. Del mismo modo, en este sentido, pero al contrario, si hubiera acuerdo generalizado sobre el rumbo del país, no habría grieta para defender la democracia, siendo cualquir caso que atentase contra el normal desenvolvimiento de las instituciones que protegen las libertades vigentes, puesto en tela de juicio y motivo de reclamo masivo. Es inaudito que las multitudes se corten, se agrieten, según temas que están por afuera de los hechos en cada caso. Acá podría mencionar otros casos que favorecieron a Cambiemos, pero no lo voy a hacer porque no está claro que sean casos de debilitamiento democrático o más bien de corrupción (probada o no). Que si bien son cosas igual de graves, e igual de tristes, requieren distinto tratamiento, por cuanto la corrupción, salvo que sea de la justicia (cosa que posiblemente también exista, por otro lado), no pone en juego el orden democrático en el mismo sentido que la por ahora desaparición forzada de Maldonado.

Esta desaparición no cambia que nuestro orden sea democrático, pero sin dudas pone en juego las representaciones sociales, porque no se puede ser gobierno sin representar a toda la sociedad, aunque sea con hincapié en el proyecto de gobierno para el cual fue votado. Así, deben canalizarse los intereses de la otra parte de la sociedad que no votó por el gobierno. Y esto también fue un problema para el gobierno anterior, y no es un problema menor.

La representación social se debe dar dentro de normas vigentes, deben representarse los intereses de toda la sociedad canalizando su interés, nunca se puede "ir por todo" en un orden democrático porque dejaría de serlo, cosa que aprendió -dentro de las reglas de la democracia, por suerte- el gobierno anterior (perdió). Lo que se le pide al actual gobierno es que entienda esto dentro de las reglas democráticas vigentes, porque no se trata sólo de moderar un tarifazo o una deuda externa que terminará siendo una carga sobre los impuestos más temprano que tarde, ambas cosas de carácter debatible dentro del escenario democrático, sino sobre todo se trata del cuidado, protección, y reproducción del orden democrático que se ha dado la Argentina.

¿Dónde está Santiago Maldonado? Puede no ser una pregunta partidaria, es posible, pero sin dudas que es una cuestión tremendamente política, es imposible que como están dadas las cosas hasta aquí no sea una cuestión política.





Comentarios

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

La UCA, héroe y villano

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Salario real en la Argentina de 2017