Visibilizar la grieta, la verdadera grieta

Es común que muchos supongan que la grieta es pelear con la propia familia en la mesa de los domingos, o con los amigos en las reuniones. Sin embargo, la Argentina tiene una larga historia de divisiones, que llegó a provocar la peor dictadura de nuestra historia. Esa discdura que abrió que la economía y comenzó un proceso de desindustrilización y destrucción del tejido social que fue profundizado malamente por los gobiernos que existieron entre 1989 y 2001. Y que no se resolvió hacia una ecuación que empiece a redundar en el beneficio del conjunto recién hasta 2003.

La Argentina tiene, históricamente, dos posiciones enfrentadas. La de los grandes capitales, especialmente vinculados a la exportación de productos sin mucho valor agregado, que prefieren una economía liberal, sin administración del comercio exterior, sin administración del tipo de cambio, sin políticas fiscales y monetarias expansivas, y sin redistribución del ingreso. Y por otro lado, la de los trabajadores, la de las industrias que trabajan con el mercado interno, la de los sectores con ingresos en moneda doméstica que sólo puede están mejor con un Estado activo en políticas económicas de protección y redistribución.

Estas dos posturas son las que representan la verdadera grieta. Posiblemente la relación entre ambas genera una variedad de grises a lo largo de la historia y en cada momento histórico. Cuando el Estado juega a favor de la segunda, se visibilizan un monton de tensiones entre sectores que tienen distintos intereses, y que gracias a este apoyo estatal logran una mejor participación en la discusión por el ingreso. Cuando juega a favor de la primera postura, se concentra la economía, se ocultan algunas tensiones, y se desnudan otras, especialmente las que muestran exclusión social.

La discusión dista de ser semántica. Mucha gente con ingresos en pesos, y que estaría favorecida por la segunda postura, cree que su ventaja relativa sobre sus mejores ingresos podrían ser profundizados si no hubiera tantas trabas por parte del Estado. Es incluso, muy probable que así sea. Lo que no está claro es dónde estaría el corte. ¿Cuántos de estos posibles beneficiados no se caerían del lado de los perjudicados si el Estado no protege el merecado interno? Posiblemente más de los que se imaginan.

¿Entonces? El Estado no precisa inclinar la balanza hasta el punto que los sectores más concentrados de la economía se vean obligados a desinvertir, o dejar de producir y retirarse del juego. Cosa que no ha pasado en todos estos años. Puede suponerse que por las tensiones externas (divisas insuficientes para mejorar los niveles de inversión y desarrollo) es imprescindible buscar una ecuación sustentable en el tiempo. Pero no debe suponerse que eso se logrará con un extremo de apertura y flexibilización. Esto último es lo que representa hoy el macrismo.

Por el otro lado el FpV, y los equipos de Scioli en particular, parecen más amigos de un diagnóstico donde las tensiones deben resolverse pero sin modificar la ecuación de protección sobre el mercado interno: balanceando los déficits en la cuenta corriente vía ingresos de capital que sean utlizados para mejorar la competitividad y las necesidades productivas que redunden en mejoras en la cuenta corriente.

No estamos diciendo que sea fácil. Sino que es necesario tener una mirada más profunda, de largo plazo, que no destruya lo construido y que mire el futuro pensando en el desarrollo. Sin perjudicar a la mayoría de la población, que es la beneficiada durante estos años.

Esto es lo que está en juego en estas elecciones. Está en juego de qué lado de la grieta se construye el país durante los próximos años. Pero cuando hablamos de grieta hablamos de la verdadera grieta, que tiene un trasfondo cultural, económico y social.


Comentarios

Mariano T. dijo…
Y cuál será la postura de Scioli para sobrellevar la restricción externa sin arreglarla desde adentro?
Blow job a Singer y sus muchachos? Pedirle más a los chinos?Ir contrito al FMI?
Imaginate Mariano T que no lo sé, espero que no sea ir al FMI. Lo demás, y si sirve, y está bien planificado, bienvenido. Mi punto en contra del FMI es que los tipos no prestan guita para que resuelvas tus cuellos, te prestan guita para condicionarte y para que puedas responder a las ETNs... Perdes soberanía cuando vas al FMI. Creo que está claro.
Devuelta Marianite el blow job seguro lo tiene que hacer TU candidato el tilingo amarillo por que él es el que piensa levantar el cepo de un día para el otro

Y después del blow job, a los mercados de cabeza, a cualquier tasa y con la auditorías del FMI...

No te hagás el bolo'... si sabé que TU candidato es lo único que piensa hacer pa' que'l círculo rojo fugue en paz.

Y si tiene tiempo hasta los aventará a que se endeuden y, si no lo rajan antes en helicóptero, hasta nacionaliza la deuda de estos privados...

Todo esto con una lenta pero persistente apreciación del tipo de cambio y porái hasta con remates de campo psss...

Así funca el liberallismo vernáculo o sea la patria

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El país que no miramos...

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos

La Argentina en pocas imágenes. Marzo 2017