Quiera el pueblo votar, ¿pero desde qué edad?

Viva la democracia. Obvio. La democracia en Latinoamérica es un seguro contra los intereses más egoístas. Miremos nuestra historia.


Ahora hablemos de votar entre los 16 y los 18 años. 

Existe un proyecto de ley que daría esa opción.

Para mí.
A favor: que muchos pibes son más puros que los más grandes, tienen expectativas más solidarias, y tienen visión de cambio. Creen que todo es posible. Si Eduardo Feinmann vota cualquier pibe de 16 años debería poder. Y ya sabemos: cuando la juventud se pone en marcha el cambio es inevitable. Se trata de ampliar el derecho a elegir qué gobierno es mejor para conducir el Estado. Suena muy bien que el país se parezca más a lo que los jóvenes quieren de él. Por tanto, se puede soñar con una militancia* más amplia gracias a este proyecto que invita a los jóvenes a participar más.
* Asterisco: ¿Pero para qué queremos una militancia más amplia? Bueno, mi opinión es que el objetivo de la militancia es detectar necesidades para que el Estado las haga derechos y después ayudar al Estado a llegar a esas personas, articulando Estado con beneficiarios. Pero a la vez ayudando a que estos beneficiarios se organicen para que esa misma militancia no sea imprescindible (lo que sería clientelismo, al servicio del poder de turno). Una comunidad organizada exige sus derechos en base a sus necesidades reales, no sólo las necesidades que promueve el puntero. Por tanto, no se milita sólo por las políticas sociales, sino para enseñar a dar poder a las comunidades (organizarse) para que ellas sostengan -y luchen por- una estructura macroeconómica que contemple sus necesidades y mejore su calidad de vida. Siempre digo que no se trata de militar por la AUH, sino para que ésta no sea necesaria.

En contra: que algunos chicos no tienen la menor idea de nada (sí, como los adultos), que les acortas la infancia, que puede argumentarse que entonces la edad de imputabilidad ante delitos también puede bajar. ¿Vos hubieras votado bien a tus 16 años (yo hubiera votado lo que escuchaba en casa)? ¿Cómo votarían los chicos de 16 que tenes a mano?
Se corre el riesgo de que haya manipulación o falta de autonomía (de algún tipo) en el voto de estos jóvenes en un país que todavía nos presenta muchos desafíos, para mejorar la calle por donde transitará el voto de los jóvenes. Digo, a la educación cívica algunos sectores de la sociedad le llaman "adoctrinamiento". Tamos al horno. En un orden de cosas negativo, los jóvenes más involucrados en política podrían reproducir un estado de cosas negativo (generando clientelas políticas entre ellos y a través de ellos).

Y como en todo: ¿para qué este cambio de edad? La idea es organizarnos como sociedad para construir un país más justo, solidario, inclusivo, donde el poder de los pocos tenga un contraste creciente en la organiziación de los muchos. La pregunta es si esta transformación aporta a ese objetivo.

Los espero en los comentarios, a ver si cruzamos un par de ideas. ¿Sí?

Comentarios

Otra a favor que se me escapó, el diario La Nación está en contra: http://www.lanacion.com.ar/1503782-para-el-rector-del-buenos-aires-los-chicos-de-16-no-estan-en-condiciones-de-votar
Mario Katzenell dijo…
Hernan considero que el eje de la discusión debería ser, cual es el rol que se le asigna a la política, vemos azorados que existe un discurso que intenta instalar que la misma es nociva y que solamente es una cuestión privada, que se puede realizar en algunos ámbitos, cómo si el hombre no fuese un animal social o político. Enseñar en las escuelas la historia oficial no es política, invitar a funcionarios de la ciudad a charlar con los chicos tampoco, creo realmente que esa es la batalla, la de colocar a la política como herramienta de cambio. Quienes ya sabemos que esa discusión esta iniciada, podemos empezar a ver los detalles, si los pibes pueden en muchos casos dar ejemplos a nosotros los adultos, participar de organizaciones de base sociales y políticas, activar en defensa del ambiente, etc, también pueden elegir las autoridades políticas que estan a la cabeza de las instituciones políticas.
Ahora es muy interesante la cuestión de la comparación que realizas entorno a la baja de la imputabilidad, será cuestión de los sectores progresistas dividir las discusiones y darle la profundidad que ellas mercen, abrazo.
RDM dijo…
Contesto desde otra pregunta: A mí, los pibes de 18 (por poner un número), se me antojan cada vez más zonzos, desinteresados e incoherentes a medida que pasa el tiempo. ¿Es así, vienen cada vez más boludos o soy yo que me hago cada vez más viejo choto? Temo la respuesta.

Por otro lado, ni bien uno testea las expresiones de los adultos sobre los temas políticos (basta con entrar a los comentarios de las páginas de los diarios), se da cuenta de que la baja en la edad del voto no le restaría nada (¿acaso le sumaría?) a la calidad de la política vernácula.

Y sí, algunos de los que se oponen nos tientan a estar a favor. Como en tantas otras cosas.

Pero reconozco que son todos argumentos circunstanciales, así que no tengo mucho para aportar.

Sin embargo, no me queda tan en claro que sea divisible la baja de la edad del voto con la baja de la edad de imputabilidad. Lo que durante tanto tiempo se argumentó en un sentido (no pueden ser condenados si todavía no pueden influir en la elección de los que aplican esas condenas), ahora se vuelve en contra. Pasto para los que creen que todo se resuelve con palo y represión, aunque la reforma finalmente no salga.

Acaso nosotros también tengamos algo de responsabilidad en eso, al no abrir algunas discusiones, como el tema de la seguridad o la ley penal juvenil. Entonces, cualquier goma puede decir lo que se le cante.

Pero me fui del tema.
Abrazo.
RDM
Mario, la política sólo es nociva en el 60% de la Ciudad de Buenos Aires, no sé si mucho más. Votaron a Macri 1,1 millones de personas en julio 2011 (el padrón tiene 2,5 millones, se presentaron a votar 1,8). Para mí ahí esta el nucleo duro de la mirada contra la política. En el resto del país no está claro. Tampoco sé cómo repercutirá en la ciudad el cambio, de edad, "temo" que sea polarizando las diferencias con el páis.
RDM o sea que según vos ¿sería mpas de lo mismo pero ampliado a los de 16 años?
RDM dijo…
No sé si exactamente "más de lo mismo". Pero no creo que haya cambios sustantivos más allá del aumento del volumen. La gran mayoría de los pibes va a votar de acuerdo a la tendencia del entorno en que se mueven: familia y amigos/escuela. No muy diferente que los adultos. Las pertenencias impactan fuertemente sobre (si es que no determinan) las elecciones. El individuo es un mito, como bien sabemos todos. No me queda claro que el "espíritu generacional" no lo sea.

Claro que lo mío (no puede ser de otro modo) es especulación. Puedo estar equivocado. Y, en esa disyuntiva, siempre es mejor ampliar que reducir, ¿no?

Abrazo.
RDM
Ale Vicchi dijo…
Como primera medida sería bueno preguntarse porqué hoy tenemos el límite a los 18, que antes era 21.

Sospecho que tiene alguna relación con la edad a la que se hacía el servicio militar, que siguió el mismo recorrido (primero a los 21, después a los 18). Creo que la sociedad que bajo la edad para votar a los 18 razonaba que si lo obligaban a ponerse uniforme para supuestamente "defender al país", no podían no darle la posibilidad de elegir al gobernante.

No creo que tenga mucho sentido que el voto se discuta sólo en función de un número de años arbitrario. Hay que ver lo que está atrás de ese número.

Creo que voy a ser políticamente incorrecto y patear el tablero, pero me parecería más sensato y acorde a nuestros ciclos vitales actuales, que la obligatoriedad rigiera desde los 21, y el menor de 21 tenga el derecho, pero no la obligación de votar, sólo si cumple con alguna pauta asociada a la vida adulta, como el ingreso al mundo del trabajo, a la educación superior, o la maternidad/paternidad.
Anónimo dijo…
Durante el último siglo de nuestra historia, la partipación juvenil - salvo raras excepciones - frecuentemente fue perseguida y evitada. También fue muy TEMIDA.
Aún hay muchos argentinos a los que la militancia juvenil, es decir, muchachada que se interese, observe, compare, participe y exija, les resulta totalmente inadecuada.
En mi dilatada vida debí aceptar sin chistar 18 AÑOS DE GOBIERNOS MILITARES DE FACTO durante los cuales ví fusilar, prohibir, quemar libros, asesinar, proscribir partidos y actividades políticas y otras delicias.
Muchos de los medios y políticos que hoy se oponen a que los jóvenes entre los 16 y 18 años puedan optar por votar, aceptaron y apoyaron a esas reales dictaduras del poder establecido.

Faltan 98 días para el 7 de diciembre.

Saludos
Tilo, 71 años
uno dijo…
A mi no me convence mucho. Desde un punto de vista estratégico, si es un proyecto del oficialismo, va a parecer que lo quiere sacar por exclusiva conveniencia, como supongo que se puede ver algo que leí la otra vez acerca de un proyecto para que voten los extranjeros.

Después, creo que cada vez llega más tarde la madurez, al menos de la clase media para arriba. Seguramente hay pibes muy interesados en la política desde chicos, pero pareciera que cada vez más tarde la gente se ve da la casa de los padres y empieza una vida "adulta". Yo estaría más a favor de los 21 que de los 16.

Y creo que es válido el argumento sobre la imputabilidad. Si a los 16 sos consciente como para elegir un gobernante por que no lo serías para entender las consecuencias de tus actos personales. No me parece falaz comparar la edad de responsabilidad penal con la de derecho a sufragar.
Anónimo dijo…
Compañero, por suerte ya no existe la educación cívica, porque eso restringía el ejercicio de derechos juveniles a la condición de edad para tener derechos políticos (como el voto) Ahora se reconoce a los pibes como ciudadanos, en tanto sujetos de derecho. Por ende se habla de construcción de ciudadanía, y las materias que se dan tambien tienen esos nombres. Incluso la de 5to año e la provincia de Bs As se llama Política y ciudadanía. Chupate esa mandarina, que blanquea la educación política de la juventud como olbigación de Estado. Salú! La Carancha
El del Sur dijo…
Primero, es optativo. Segundo, a los 17 les podemos dar registro de conducir. Tercero, y si es optativo para todos los electores?
Cordial saludo
DFT
No voy a juntar las piezas Ale, no me gustaría tener que negociar con vos. Je.

Tilo gracias.

Carancha, gracias por tu comentario. No lo había pensado. Sos una genia. A efectos de lo que yo decía da igual cómo se llame, creo.

Saben qué? Para mí la democracia no es perfecta como método de elección. Para mí reproduce el capitalismo de explotación, porque somos aparentemenete iguales frente al voto, pero no es lo mismo que un tipo que no tiene para llegar a fin de mes elija que lo haga uno que está lleno de oro.

Les voy a confesar algo, yo fui muy conservador cuando era chico, adolescente. Me molestaba el desorden. A medida que fui creciendo y aprendiendo me fui volviendo más transformador. Fui pensando cada vez más en que todos estén bien y cómo debería hacerse. Así es como fui profundizando mi peronismo, este peronismo.

Hoy empiezo a preguntarme si hay forma dentro del capitalismo de lograr, ya no igualdad absoluta (no me importa) sino un piso de educación, salud y vivienda para todos. Siento que voy al revés que la mayoría mientras crezco, ¿no? De más conservador a más revolucionario. Esto que quede entre nosotros, eh, que no lo tengo pulido conmigo mismo.
Hernán, veo que ni vos mismo tenés una opinión definitiva y permitime que te diga que no ayuda al respeto intelectual que te tengo que digas que es bueno porque LN se opone.
Tampoco ayuda que digas que 1,1 millones de personas no creen en la política xque votan a Macri en la CABA. Es un comentario muy anti político y escasamente democrático.
Volviendo al tema. Sin incurrir en la paranoia de pensar que esta es una maniobra maléfica del FPV (ya llegará, paciencia)y asumiendo que es bueno que se vote a partir de los 16 -no tengo opinión formada- me pregunto sino sería mejor modificar la ley para que la mayoría de edad sea a los 16 y no a los 18. O sea todo el paquete de derechos y obligaciones. Vamos por todo.
Asi aventaríamos a los paranoicos antiK.
Dejaré mis argumentos referidos a la conveniencia del momento a, justamente, un mejor momento, para no empiojar la discusión.
Ha sido un placer.
Norberto dijo…
Me parece que estamos partiendo de un punto que no es correcto, los menores de los 16 a los 18 años tienen una forma de imputabilidad, que no se muy bien cual es pero que es denunciada por organismos de derechos humanos, mientras que los mayores de 18 y menores de 21 tienen mayores derechos pero no todos los deberes, porque todavia cuentan con el amparo económico parental por ley.
Los mayores de 16 pueden trabajar, estan en un limbo judicial en lo criminal, porque son responsables y pueden ser juzgados como mayores pero son menores, pueden ser independizados con la autorización de los padres, creo que en algunas provincias pueden sacar un registro de conducción limitado y volar planeadores.
En cuanto al voto, que el mismo sea voluntario tiene como antecedente el caso de los mayores de setenta y cinco, y es claro que se va a beneficiar a los partidos militantes tanto de un lado como del otro, por la propia caractéristica del pensamiento de los jovenes, así resultarán en mejores desempeños los partidos troskistas, el FPV y el PRO, este último con todo el peso de la educación privada en donde mas que educar se adoctrina en función de clase o aspiración de clase, y resultarán claramente perdedores la UCR por su abandono de la militancia juvenil estudiantil de clase media a manos del PRO, y el peornismo federal con sus claros representantes represivos.
Nunca menos y abrazos

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos