Que la crisis la paguen los trabajadores

En la nota principal de la sección economía de La Nación, del domingo 24 de junio, leemos que:

"El costo laboral en alza no estuvo bajo la mira en los primeros tiempos de la recuperación económica iniciada en 2002. La reactivación contó, devaluación mediante, con el empuje que implican los sueldos relativamente bajos frente a la competencia internacional, y eso dio amplio margen para las negociaciones que buscaron compensar la suba de precios.
La persistente inflación y el objetivo de que la participación de los trabajadores en la riqueza del país recuperara terreno llevaron a robustecer las demandas salariales. Así, y según advierten varios estudios, algunas negociaciones derivaron en subas superiores a las mejoras de la productividad, un indicador hoy afectado por la menor actividad, las suspensiones por falta de insumos importados y la conflictividad."

Claramente se está mostrando que la buena situación salarial atenta contra la competitividad de la economía. Esto que es notablemente positivo para un país como la Argentina, con una deuda salarial pendiente, es mostrado como un problema. Es mostrado como el principal problema.

Cuando en realidad el foco del tema debería estar puesto en la inversión y la innovación tecnológica, en la profundización de un mercado interno fuerte y sustentable.

En otro post hemos mencionado los desafíos que existen en un país que busca sostener sus niveles salariales, no son simples, y tocan la cuenta corriente de la balanza de pagos y otras variables de las cuentas nacionales, fiscales e internacionales.

En un escenario donde existe una menor actividad industrial, y donde la utilización de la capacidad instalada es menor (por los niveles de inversión récord existentes hasta el años pasado y por esta menor actividad industrial producto de la crisis externa actual), y donde toda la economía tiende al equilibrio, suponer que los aumentos salariales son parte del problema es claramente una mirada interesada, equivocada, en función de sugerir menores aumentos salariales. Porque, por el contrario, cabe suponer que una mayor masa salarial en la sociedad es un seguro para el funcionamiento del mercado interno y para la producción nacional.

Históricamente en la Argentina los costos de las crisis los pagaron los trabajadores (desde la represión violenta al alto desempleo estructural). Ahora que el Estado encaró un proceso de regulación y control para que los costos sean asumidos sin ganadores pero sin perdedores (o a lo sumo donde sólo el mismo Estado pierda), existen ciertos sectores que pretenden reaccionar frente a la evolución democrática y popular de estos años y señalar a los trabajadores como el principal problema para la competitividad de la economía, tal como pasó en los 90s, tal como pasa en Europa ahora.

Es lamentable que esto ocurra cuando cierta conducción del movimiento obrero esté desatenta a este verdadero problema de la puja distributiva y esté llevando a las filas de los trabajadores a una batalla a todas luces confusa y errónea. Decimos "desatenta" como una forma de otorgar el beneficio de la duda sobre de qué lado asumen este momento de la historia argentina.

Comentarios

Alcides Acevedo dijo…
Te cuento algo: leí muchos de tus posts y creía que eras estudiante de economía (bastante malo por cierto) entonces me fijo en el perfil y dice que sos politólogo, aunque tendría que decir guitarrista también.

Te lo digo de onda, agarrá los libros de economía, asesorate, podés empezar con introducción a la economía de Samuelson.

Así vas a poder prestar un mejor servicio a la causa K... o cambiar rapidamente de bando, lo que sea, pero con más fundamento.
Anónimo dijo…
El post es erróneo y demagogo.
La nota de la Nacion la estas analizando mal. No dice que este mal la recomposición salarial. Sino la suba de costos laborales. Y eso por la inflación que el gobierno miente. Si no hubiese inflación, los salarios permitirian comprar mas cosas y la recomposición sería sin suba importante de costos.
No hay inversión por que el gobierno argentino es uno de los mas corruptos del mundo.
Pero es inutil intentar explicarle a los que no quieren ver mas alla de sus propios intereses.
Anónimo dijo…
Un libro de economía básica a la derecha por favor...
Che, si van a debatir debatan ideas, qué importan los títulos. Vamos, ustedes pueden.

Al que dice que es erróneo, y dice que los costos laborales tienen que ver con la inflación, le digo algunas cosas: el salario es sólo una parte de los costos de producción, las empresas ganan más que nunca (o ganaban más que nunca hasta esta crisis), en la nota se habla de salarios que superan a la inflación (claramente), la inflación no es causa de los comportamientos empresarios es esos comportamientos, con la inflación los que más ganan son los empresarios, respecto de la inversión el año 2011 fue récord de inversión con aprox un 25% de ibif sobre PBI...

Yo digo que confundís causa con consecuencia. Y por cierto mi post no defiende propios intereses (?) sino los de los trabajadores.

Abrazos
Mauro A. dijo…
Muy buena la respuesta Hernan. Básicamente: si el aumento del salario es un problema, debería ser evidente la pérdida de utilidades de las empresas, cosa que no es visible. Y en caso de que así fuera, está mal que un empresario gane menos que antes cuando la economía mundial (y nacional) estaba mejor?

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos