El salario en 2018 y cómo sigue en 2019. Ensayo.

El salario privado registrado está terminando este diciembre de 2018 19,16% abajo de diciembre de 2015. O sea casi un quinto. Si antes comprabas 100 de una cosa, o de una canasta de cosas, ahora compras apenas más de 80.

Por supuesto que eso es un promedio. Podes estar mejor, aunque posiblemente estés peor. En términos de acumulados, durante el promedio de 2018, el salario privado registrado cayó 7,65%, mientras que dicho promedio, en relación a diciembre de 2015 está 10,7% abajo (el promedio de 2017 subió sólo 2,8% respecto del promedio de 2016). Y esto teniendo en cuenta, insisto, promedios, si ya venías abajo del promedio salarial, posiblemente el efceto negativo en tu salario sea peor, porque cuanto más pobre eras antes, o menos ricos, más te empobreciste ahora.

Esto se puede ver en el gráfico siguiente que muestra la carrera entre salarios y precios (en este caso con noviembre de 2015 = 100): desde abril de 2018, con la devaluación, la situación es cada mes peor, como se puede ver el IPC indicó un aumento de 169% entre noviembre de 2015 y diciembre de 2018, mientras que en ese lapso los salarios regisrados privados subieron sólo 118%.




Como fuere, tenemos la calle más larga, la calle más ancha, y ahora también el acuerdo más grande del FMI en su historia. A los argentinos nos gustan los récords, pero evidentemente no analizamos sus consecuencias. ¿Qué de bueno puede ocurrir con este acuerdo del FMI?

Pasan cosas que son inexplicables. Sólo la posibilidad de que alguien esté haciendo grandes negocios racionaliza la situación actual, sin que la torne aceptable, por supuesto. Tomaron 170.000 millones de dólares de deuda. Se fugaron 60.000 M, cubrieron un bache de cuenta corriente (balanza comercial, utilidades e intereres) por 40.000 M, pero toda la culpa es de Fernanda, porque cobra una asignación por hijo, o de Carlos, que sin subsidio a la luz no llega a fin de mes. La locura es que con toda esa deuda no pudieron parar el dólar. El dólar subió 104% Más del doble en un año. Comparable con 2002, con una salvedad, en aquel fatídico año las variables caían pero ya no se hipotecaba más el país, ya no se tomaba más deuda, se habían liberado los resortes presupuestarios para, dentro de un mejor margen de maniobra, apuntar a la fase ascendente de un nuevo ciclo. Por el contrario, este 2018 caen todas las variables sociales, pero se sostiene el ajuste presupuestario y la caída permanente en el ingreso real de las familias y por ende los problemas comerciales en el consumo, y la menor demanda, junto con créditos al 80%, que sin lugar a dudas impactan en la inversión de las Pymes.

El salario registrado privado subirá aprox 25% promedio en 2018. El salario mínimo 27,5%. La inflación será de 48% en 2018. El boleto mínimo de colectivo 116%. Ferrocarriles sufrieron aumentos de hasta 175%. Y ahora anuncian 46% más de aumento en la electricidad. La economía cayó en octubre 4% interanual.

Lamentablemente, a la luz de las variables, mirando los niveles de industria, empleo y salario, la economía ronda valores similares al año 2010, por tanto todavía hay margen para que siga cayendo. ¿Cómo se puede evitar que ello pase y así tener un mejor 2019, sobre todo teniendo en cuenta que es un año electoral? Ya no hay anabólicos de deuda como en 2017, hay una sola salida. Re-gu-lar.

Los niveles de dólares que precisa la economía no pueden controlarse sólo vía devaluación, deberá apuntalarse la merma de esa necesidad con regulación, por ejemplo impidiendo la formación de activos externos (que ya acumulan 60.000 millones de dólars fugados desde 2015), bajando la salida de intereses de deuda (reestructurando), limitando importaciones de lo que pueda producirse localmente, cobrando retenciones en dólares y no en pesos como ahora, y sobre todo logrando que mejore la demanda agregada en su conjunto, para ello deberá mejorar la ecuación de gasto público, impuestos, consumo privado, inversión privada. Esa ecuación sólo puede mejorar a partir de la chispa de un mejor y mayor gasto público financiado sin deuda (impuestos) y en combinación con frenar tarifazos que reduce los ingesos reales de las familias.

Si se quiere hacer que la economía arranque, el primer paso debe andar por acá. Si se quiere una economía desarrollada (sustentabilidad de largo plazo, mayor producción, mayor productividad y mejor salario real), por supuesto que no alcanza ese primer paso, que es necesario pero no suficiente.

---

Este blog saluda a todos, todas y todes, se deconstruye como puede más que como quiere, y les desea un muy feliz 2019. Ojalá que ayudemos con el voto a darle poder a un gobierno que piense más en el país, que incluye sus empresas, que sólo en las empresas amigas. Depende un poco de cada uno y cada una. Felicidades!

Comentarios

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Jubilación mínima, enero 2018 a agosto 2018: comparación entre fórmula nueva y vieja.

¿Cómo bajar la inflación en la Argentina actual? Ideas imposibles.

Diferencia entre los subsidios de 2015 y los de 2018, descontando la inflación

Las tapas de Clarín antes del corralito de 2001

Reconversión productiva en los 90s, en 2000s y ahora.

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Fragilidad externa. Corridas y dólar en mayo de 2018.