Lechuga verde, lechuga azul



Algunas cositas sobre el dólar paralelo:


  • La economía argentina actual es de más o menos U$S1.300 millones por día. El movimiento del dólar paralelo no estaría superando los U$S 30 millones por día según los más pesimistas (los optimistas dicen que es menos, ¡eh!). O sea, 2,3%. 
  • El mercado paralelo no mueve mucho. Se suele decir que hay muchos agentes de la economía que toman decisiones en función del dólar paralelo. Pero esas decisiones no superan los U$S 30 millones diarios. Salvo que se trate de expectativas generadas sobre agentes que no precisan o no acceden a esos dólares, que no es lo mismo. 
  • ¿Cuáles son los actores vinculados al dólar paralelo? Pues bien, las casas de cambio o cuevas (que suelen tener vínculos con entidades habilitadas), los exportadores de commodities o MOI/ MOA, los ahorristas, el mercado inmobiliario, los importadores y los especuladores individuales. Posiblemente las medidas para contener el dólar paralelo, si se quiere, tienen que atender un poco a cada uno de estos actores. 
  • Los precios de commodities fluctúan todo el tiempo. 
Variaciones de precios internacionales de commodities:

Fuente: elaboración propia en base a la compilación que el Ministerio de Economía realiza sobre datos del FMI. 
  • Los cereales en general (trigo maíz, arroz, cebada), aumentaron entre enero de 2013 y 2012, pero bajaron sus precios respecto de julio 2012. Lo mismo ocurre con el poroto y la harina de soja. De todos modos si se compara desde 2011 todos los precios han aumentado en enero 2013. No se trata sólo de ganar más, ya ganan más, la presión por la devaluación integra una estrategia de destrucción popular que se enmarca en la puja distributiva. 
  • Las presiones devaluacionistas claramente buscan generar que el Estado ponga más pesos por cada dólar. Pero una devaluación trae consecuencias. Positivas: reducción del déficit público, mayor superávit comercial en pesos, y posiblemente en dólares por la escala, posible aumento de reservas. Negativas: destrucción del poder adquisitivo del salario por la toma en el mercado interno del precio en pesos de los bienes en el exterior, disminución de la demanda agregada, expulsión de mano de obra vinculada con el mercado interno, aumento de la pobreza y la indigencia, concentración de la economía, dominio político por parte de los actores beneficiados. Las negativas pesan más que las positivas. 
  • Además como puede verse en el caso de Venezuela, la devaluación oficial de la moneda local, que pasó de 4,3Bsf a 6,3Bsf por dólar (46,5%) en febrero, hizo que la lechuga verde (como le llaman al dólar paralelo, nuestro blue, bah) pasara de 16Bsf a 22,4Bsf (ahora está en 23,4 bolívares). 
  • La brecha en Venezuela entre el oficial y el paralelo pasó de 270% a 255% con la devaluación y aumentando. O sea, la devaluación no achica la brecha, ya que ésta depende de la voracidad por el dólar y las trabas para cuidar el dólar oficial por parte del Estado. 
La Argentina vivió una hiper (para no ir más atrás) donde el dólar no paraba de crecer, y eso volteó un gobierno en 1989, tras una fuerte destrucción del tejido social y productivo. Lo cual llevó a más destrucción y desindustrialización con el neoliberalismo. También vivió la implosión neoliberal de endeudamiento y destrucción social/ industrial/ cultural basada en la entrega de la política monetaria, fiscal, comercial y cambiaria, que volteó otro gobierno en 2001. La devaluación de 2002 que benefició a la gran industria (y a los agentes concentrados en general) destruyó aún más el poder adquisitivo del salario. Recién en 2003 se empezó a hacer otra cosa. 

La Argentina se merece vivir algo distinto. Que los actores que pugnan por los dólares sean arbitrados por el Estado en función del conjunto y no en función de cualquiera de estos actores de manera individual. 

Esto no quita que haya problemas, que la inflación le esté haciendo daño a un sector de la sociedad, justamente el más vulnerable. Pero justificar en la defensa de este sector social una devaluación en shock es un eufemismo tremendo. El debate sobre qué cosas cambiar, más que nunca debe darse más entre propios que entre ajenos (que arrastran intenciones espurias y egoistas). 

Comentarios

Más que nunca habría que apuntar a los márgenes extraordinarios de ganancia de los empresarios.
En cuanto a la lechuga, la moneda nacional es el peso. Hasta los caceroleros tendrán que entenderlo.
" El debate sobre qué cosas cambiar, más que nunca debe darse más entre propios que entre ajenos"
Si seño', que no quepa duda

Esto hay que cortarlo de una vez pero en forma clara, concisa y contundente por que como comentaba poraía esto es la movida de 10 ñatos que intentan socializar su reclamo diciendo que "laggente" como no tiene instrumentos de ahorro con rendimientos aceptables entonces se vuelca al celestial.

Me gustaría saber cuánta de "laggente" se anima a meterse en las cuevas... encima como anda la GestAfip...

Además no olvidemas el bolsiqueo a los bancos con la Moreno Card, HSBC más los mismos de siempre ¿no?

Igual a mi me parece que la milonga del dólar para los turistas es mamarrachiento por que aunque sean pocos los dólares que puedas adquirir por esta vía estas subsidiando a quien puede viajar -amén que habría muchos que no lo harían por placer- De alguna manera se estaba tranquilizando y te manda este aumento Echegaray y al toque rebota -un efecto similar a lo que comentás sobre la devaluación en Venezuela- y le das a los entongadores otro justificativo socializable

Teniendo en cuenta, para mi, que lo preocupante es lograr un mayor crecimiento, esta porquería te frena o condiciona la inversión entre otros inconvenientes.
Pero bueno, se habló del tema en la cúpula pero la verdad no se que regulación más se podría hacer -amén de meter alguno en cana-.
Está claro lo que no debemos hacer pero no lo que se debe hacer.

Fuera de tema me llamó la atención lo de CFK de permitir la importación de productos...

Saludos
Mariano T. dijo…
Mas alla de las transacciones cotidianas, el dolar billete es la moneda en la que todos(los que hacen algo mas que transacciones cotidianas) piensan y consideran medida de valor.
Eso puede cambiar, pero para que eso suceda deberiamos yener un nivel de inflacion parecido al del resto del mundo, y expectativas de que eso va a seguir siendo asi.
Mientras tanto, si encima el gobierno genera un mercado negro al que le infla continuamente la demanda, el dolar va a seguir siendo la medida de todas las cosas, sus tenedores se sentiran reconfortados, y los privados de el se sentiran mas pobres.
Norberto dijo…
Todo bien Mariano, pero resulta que hoy con título catástrofe tu diario de cabecera sala a decir que el Napia dió la orden que las cuevas bajen el azul a $6, si eso lo alarma tanto, ¿no es claro que aunque o no haya sido así o que sea imposible llegar a ese valor, de todas maneras, es un mercado que puede manipular quien tenga algunos verdes?
¿Denunciar esa manipulación de manera tan alarmista, no significa admitir que es un mercado muy manipulado, y por lo tanto volátil?
Nunca menos y abrazos
Marianote no transfieras tu patología a todo el mundo, yo no veo a "laggente" con una calculadora cuando compra...

De los rentistas/especuladores al menos espero -cosa que no pasará- que digan por qué quieren un dólar más alto.

¿Así que el gobierno se tiró un tiro en el pie creando el blue? Y no me vangas con el cepo por que la reacción es de los especuladores

Por lo pronto ya te lo dije varias veces, segúi reconfortándote pagando el fee en la cueva y no te prives del gozo si te pesca la gestAfip
Mariano T. dijo…
No vi alarma en el título, sino sorna.
Le soy sincero, yo pensaba que a 7,50 estaba caro, y ahora me parece que a menos de 8 es un regalo.
Se puede hacer bajar, y ahi se darian cuenta, por la cantidad de dolares que tendrían que poner, que no es un mercado tan chico.
Hay excedentes en $, y hay 150.000 palos verdes en los colchones y cajas de aca y del extranjero. No veo que sus dueños esten desesperados por la oportunidad de venderlos a 8,40.
Hoy no soy comprador, pero a 6 mangos vendería hasta los autos para comprar verdes.
Le cuento algo, un monton de bienes importados o armados aca con componentes de afuera se han abaratado mucho si se venden dolares blue y se compran en $ aprovechando las ofertas de las tarjetas.
Una notebook con procesador I3 queda en Fravega a 420 dolares, casi como en Miami con la ventaja de que se aprovecha el iva y la garantía local.Delicias de estar dolarizado.
La macro hoy presenta muchos quilombos, innegable. Pero creo que tenemos que acostumbrarnos a un dolar paralelo para siempre. No es tan grave. Lo importante es atender un poco los quilombos que eso genera (inmobiliario, competitividad, etc). No veo mal probar un shock devaluatorio, pero siempre y cuando exploremos hacerlo con algún desdoblamiento que favorezca la competitividad antes que la especulación. A mí me deja tranquilo saber que el gobierno haga lo que haga va a pensar en favorecer a los sectores populares.
Gerardo Fernández dijo…
La mentira K está llegando a su fin, es evidente que la devaluación será inevitable, es el precio que tendremos que pagar por el manejo populista irresponsable de años.

Argentina destruyó su frente fiscal, tiene problemas de infraestructura categóricos (transporte, energía) y una moneda revaluada al extremo... la suerte está echada, es muy probable que Cristina termine destituída.
Gerardo, dos cosas. 1, supongo que harás tu parte para que nunca destituyan un gobierno democrático. 2, la moneda está mucho menos apreciada que los 90.
Este gobierno les dio 10 años de acceso al consumo a sectores que antes no accedían. Claro que eso trae problemas, pero ojalá tengamos décadas de estos problemas y no de los que teníamos con el neoliberalismo.
Es evidente que la devaluación será inevitable? Sos consciente que eso sería resultado de una batalla política y no consecuencia de la presión natural de la macro? Fijate.
uno dijo…
Gerardo, cuánto déficit comercial nos está generando esta moneda revaluada al extremo?
Walter dijo…
mas alla de que la emision presiona sobre el dolar. Tambien es verdad que una economia primaria como la nuestra necesita de grandes devaluaciones (lamentablemente). Lo contrario de una econmia industrializada, donde una pequeña devaluacion vuelve competitiva a su produccion. Por eso creo que hay que hacer hincapie en la induastrializacion del pais (y no solo con autos) y ver la forma de darle valor a las materia primas aca.
Tema devaluaciones. Algo de eso me preguntaba por acá: http://yaesta.blogspot.com.ar/2013/02/cuidado-con-los-shocks_26.html Pero en este momento que tenés sólo un 7% de desempleo para qué queres devaluar en shock? No se precisa un shock, sino en sectores específicos, pero ese debate (el del desdoblamiento) viene algo tergiversado por la oposición. Es momento de cuidar el poder adquisitivo de los trabajadores, a lo que dé.
Anónimo dijo…
Una comparación más adecuada de la profundidad del mercado del blue es con la riqueza, no con el PIB. Eso es más o menos lo que se hace cuando se compara por ejemplo la profundidad del mercado de valores, cuando se relaciona flujos de compraventa de acciones con la capitalización.
Dado que la riqueza (física) es 3 veces más que el PIB, te daría menos del 1%.
Otra medida posible sería comparar con la "riqueza" en dólares, es decir, con alguna medida del stock de fuga de divisas. Pero esa estimación es más complicada.
Sldos
ManhattanRuiz@Iron_hic_man

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

Salario real en la Argentina de 2017

La Argentina en pocas imágenes. Marzo 2017

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio