Una relación más para pensar la inflación

Con datos de la EPH, ingreso per cápita familiar, y datos de inflación (de las consultoras privadas) armé este gráfico para pensar un poquito.

Está hecho a los apurones. La inflación es la privada, o sea, una exageración, pero lo que se busca es mostrar la relación con la brecha de ingresos (entre el 10mo decil y el 1ro). Y de paso recordar que esa brecha bajó durante todos estos años. La inflación anual de cada año fue incorporada a todos los trimestres de ese año, no por otra razón que la comodidad metodólogica...Y por una cuestión de anualización.

(En otra ocasión veremos si ahora va a dejar de achicarse o no esa brecha y por qué, vamos a esperar más mediciones.)



Lo que se puede ver es que la inflación es más alta cuando la brecha es más chica, o bien cuando se acelera su reducción.

Hay varias causas de la inflación, acá estamos mirando específicamente cómo jugó la puja distributiva (concepto negado por los grandes jugadores, una mera casualidad, ponele). Porque el único mecanismo democrático que tiene un empresario para no convalidar una cierta distribución del ingreso en nuestro difícil capitalismo, es vía precios.

Comentarios

Me surgen muchas preguntas sobre la construcción del gráfico. Por ejemplo:

1) ¿Veo mal o según el gráfico la inflación del año 2006 fue de aproximadamente 2%?

2) De ser así, ¿Cuál es la fuente de información de esa inflación anual?

3) ¿Por qué como fuente de las inflaciones anuales se toman las mediciones privadas a partir del año 2008 y no en todo caso a partir del año 2007, siendo que la acusación difundida por los medios se ha referido siempre a una supuesta falsificación del IPC del INDEC a partir de enero de 2007 y no de enero de 2008?

4) ¿No parece extraño que la Asignación (cuasi) Universal por Hijo no altere significativamente la tendencia general de reducción de la brecha de ingresos 2004-2013, máxime considerando que se está tomando la brecha entre el décimo más pobre y el décimo más rico?

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Ricardo gracias por detectar esas cuestiones y tomarte el trabajo de comentar.

1) Error de tipeo, ya lo corregi (lo arrastraba de otro post que también corregí). Se agradece

2) Tomé indec y promedio de privadas, no porque le crea a las privadas, de hecho no les creo, pero quiero esquivar ese debate para darle más pelota a éste. 3) En 2007 no había mediciones serias privadas.

4) Creo que se puede ver un estancamiento de esa brecha desde II 2008, y que se haya achicado en 2009 que fue un año malo no es un dato menor, y tiene que ver con eso. Por eso lo señalé.

En general hago los post tan rápido como puedo, y a veces los mando sin revisar. Es mi falta.


Alcides Acevedo dijo…
Mamita, buscate una novia Herrera... lo tuyo no son las estadísticas o las matemáticas evidentemente.

No hay nada qué hacer... la corpo y la opo sabotean con munición gruesa la épica kirchnerista, habrá que esperar que ocurra de una vez la revolución socialista, ahí se terminan los problemas.

Hernan, gracias por responder a mis dudas sobre el gráfico. Ojalá pudiera comentar en más blogs sobre mi especialidad, para sí poder contribuir al esclarecimiento de lo que ha pasado y está pasando (si es que hay alguien a quien le interese realmente entender lo que ha pasado y está pasando), ya que tengo mucho material y mucha información valiosa, inclusive mucha inédita, pero en casi todos los blogs y los medios estoy censurado. Algunos han confesado explícitamente la censura hacia mí (Artemio López, Sirinivasa), otros la practican de hecho y sin decirlo, y en los que aún no me censuran (El Magma, Musgrave) no se atreven a debatir conmigo.

Tal vez estará usted de acuerdo conmigo en que si decimos que “en 2007 no había mediciones serias privadas” es como decir que las mediciones privadas desde 2008 fueron serias, y esa entiendo que no es la idea de usted ni la mía. En 2007 estuvo sobre todo la estimación desarrollada por la (real o imaginaria) Comisión Técnica ATE-INDEC [1], que fue la que marcó el paso y la que tomaron como base los medios y la oposición, y que es la madre de todas las variantes de mediciones privadas y también de las basadas en provincias que vinieron después, tales como la de Nicolás Salvatore-Graciela Bevacqua, la de la familia Cavallo, la de la familia Llach, y todas, absolutamente todas las demás, incluyendo a las del CENDA del ahora ministro Axel Kicillof.

Dice usted (o así interpreto) que si esquivó el debate sobre la falta de seriedad de las mediciones privadas ha sido para darle más trascendencia a su hipótesis de que los empresarios producen aumentos de precios como método de lucha contra una mejor distribución del ingreso.

Estoy siguiendo desde hace un tiempo esa hipótesis suya en su blog, pero bien podría ser contestada argumentalmente por un comentarista como Mariano T., que le diría y le dice que los empresarios, al igual que los empleados, simplemente quieren defenderse de la inflación.

¿Es más robusta la hipótesis de usted que la de Mariano T.?

No lo creo, por ejemplo por lo siguiente: En los barrios populosos del Gran Buenos Aires los más grandes aumentos no se dan actualmente en productos industrializados de grandes empresas sino en rubros como frutas y verduras, incluyendo a los puesteros de ferias al aire libre que visitan los barrios una vez a la semana. Muchos de ellos llegan en camiones desvencijados, y traen mercadería que no pasa por ninguna cadena de distribución, sino que proviene directamente de quintas de la zona, como las que están en un sector del parque Pereyra Iraola, o en las afueras de Florencio Varela, o hasta en una simple huerta jardín que está sobre la calle Bolivia, en Ezpeleta, y que son a veces de los propios puesteros. Visito, observo, y documento habitualmente esas ferias, e inclusive el domingo pasado estuve, como es habitual, en una de ellas.

La hipótesis del aumento de precios como método de lucha contra una mejor distribución del ingreso tambalea entonces, y se robustece la interpretación más clásica de que los aumentos de precios se producen por expectativas inflacionarias, y porque (aún) hay buena demanda, y el que tiene mercadería para vender busca maximizar su ganancia, sea una multinacional, un monopolio, un puestero de feria de barrio, un quintero, o una viejita boliviana que trae mercadería dos veces por semana cruzando la frontera.

Continúa...
...continuación

Vuelvo ahora a su gráfico para señalar algo que sí es muy robusto, y es que si dejamos momentáneamente de lado la moderación de la inflación debida a la crisis internacional del año 2009, vemos que lo único que hay en cuanto a mediciones de inflación privadas es una brusca pared ascendente (que usted la sitúa en enero de 2008 pero que en realidad se situó en enero de 2007).

Y allí está la clave de todo. No hay en las explicaciones tradicionalmente difundidas ningún motivo valedero que explique esa brusca pared ascendente de las mediciones privadas y mediatizadas. La brecha de ingresos venía mejorando constantemente, había superávit comercial y fiscal, no había mercado de dólar negro.

¿Por qué se produce entonces esa brusca pared ascendente en las estimaciones privadas y mediatizadas exactamente en enero del año 2007?

Lo que vengo explicando desde hace años es que esa brusca pared ascendente de las mediciones privadas y mediatizadas fue un ardid de la (real o imaginaria) Comisión Técnica de ATE-INDEC [1], propiamente de quienes están detrás de ellos, es decir de quienes habían introducido subrepticiamente durante décadas el sesgo plutocrático en las mediciones de IPC de Argentina y de todo el mundo, y que llevaron a cabo ese ardid como represalia contra Néstor Kirchner por haber el entonces presidente ordenado democratizar la canasta y minimizar en todo lo que se pudiera el sesgo plutocrático.


1) http://indecdepie.blogspot.com.ar/2008/01/trabajo-de-la-comisin-tcnica-ate-indec.html

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Yo no te conozco Ricardo, y debato con todos. Hasta alguna vez le he respondido a Alcides.

Acá nadie dice que la puja distributiva sea explícita, y ése es un buen punto a incorporar. Puede ser tácita, cualquier cosa que atente contra la ganancia vuelve como revancha vía precios. Pero no porque hay una puja distributiva explícita en todos los casos (ojo, seguro que en muchos casos sí.

Cuándo uno le pregunta a grandes empresarios (encuesta de IDEA) estos responden que aumentan sus precios igual o mas que los salarios. ¿Qué es esto? Un poco esa tensión distributiva.

"El que tiene mercadería para vender busca maximizar su ganancia", esto expresa con claridad esa idea, si hay guita en la calle, el que tiene cosas para vender quiere esa guita, y quiere (conciente o no) inclinar la balanza distributiva.

Nadie (bah, yo no al menos) dice que la puja sea la única razón de la infla, siempre cabe agregar los precios internacionales (tipo de cambio mediante), la estructura productiva desequilibrada (oferta que no atiende la demanda) y el oxígeno que la concentración mete a todo esto.

No es un debate cerrado, sí está claro que esta es una respuesta a los que dicen que la única razón es la emisión. Puedo admitir que si el Estado gasta más de lo que le ingresa, ahí hay otro motivo, pero que se expresa en los anteriores elementos (puja y tipo de cambio, sobre todo) y casi nada tiene que ver con la emisión.

En 2007 se perforó el 10% de desempleo, todo tiene que ver con todo. Así que sumemos también eso al debate http://yaesta.blogspot.com.ar/2014/02/relaciones-causales-casuales-causadas-o.html Menos desempleo, más caro es el empleo, y mejor organizado puede estar, si hay Estado acompañando...

Hérnan, creo que a Alcides (Acevedo) -como a cualquier otro-, es interesante contestarle cuando da argumentos y únicamente cuando da argumentos. He pasado varias veces por el blog de Acevedo y al menos las veces que pasé encontré poco debate argumental y por eso hasta ahora no me interesó escribir ningún comentario allí. Hay gente que utiliza los blogs como simple diversión, y están en su derecho.

Retomando el tema de su artículo de hoy y de los suyos anteriores sobre inflación, es verdad lo que usted dice de que la causa de la inflación no es siempre la emisión monetaria.

Pero justamente por el hecho de que hay diversas causas para la inflación, es que resulta importante para un buen análisis diferenciar en cada caso cuales son las que la están produciendo.

Lo que noto es que usted no ha hecho ninguna acotación a lo que yo considero el centro o núcleo del actual proceso inflacionario, me refiero a lo que expliqué sobre el súbito incremento de la tasa de inflación difundida por la Comisión Técnica ATE-INDEC, y por quienes están detrás de ellos. Ese súbito incremento, que en su gráfico aparece erróneamente en enero de 2008 y asociado a las elecciones de 2007 y al “conflicto con el campo” se produjo en realidad doce meses antes, y no fue un aumento verdadero de la inflación, sino un ardid llevado a cabo como represalia contra Néstor Kirchner por haber ordenado la democratización de la canasta del IPC.

La represalia consistió en decir que Néstor Kirchner había intervenido el INDEC y echado a la directora del IPC para falsear el IPC, y consistió paralelamente en comenzar a difundir índices de precios alternativos (el primero de ellos fue el de la Comisión Técnica ATE-INDEC), índices falsamente elevados.

Esto que estoy diciendo no es un factor más, sino que si observa usted su propio gráfico, sobre todo si para simplificar dejamos de lado momentáneamente la menor tasa durante la crisis internacional de 2009, verá usted que esa abrupta suba es cuantitativamente y objetivamente el acontecimiento más notorio del gráfico en lo que a inflación se refiere.

Esa elevación de la tasa inflacionaria a partir de enero de 2007, que como dije fue un invento, una falsedad, un ardid, se fue haciendo real con el paso del tiempo, por un efecto que se conoce con el nombre de “profecía autocumplida”, y así llegamos a que hacia el tercer trimestre de 2013 (que es cuando termina su gráfico) la inflación de las consultoras privadas ya se había convertido en real.

Como ve, este fenómeno que estoy describiendo poco tiene que ver con la emisión monetaria, y poco tiene que ver con la puja distributiva, y con los demás factores inflacionarios clásicos.

Estoy describiendo el hecho de que desde 1989 y sobre todo desde el año 2000 había en el IPC una canasta plutocrática (es decir que representaba a las minorías más ricas), y digo que Néstor Kirchner ordenó al INDEC que corrija eso, que los directivos del INDEC se negaron a corregirlo, que eso produjo la llamada “intervención al INDEC” y que como represalia los que habían impuesto la canasta plutocrática y sus cómplices comenzaron a difundir índices artificialmente elevados, que se fueron poco a poco haciendo reales.

Tenemos entonces que de la inflación actual (de alrededor del 30% anual) más de la mitad se la debemos a esa trampa orquestada por quienes habían introducido el sesgo plutocrático.

Si usted rehace (aunque sea mentalmente) su gráfico, pero teniendo en cuenta que esa suba brusca de la inflación no existió, sino que se fue convirtiendo en realidad de a poco a través de los años, su gráfico se ve más claro, y el efecto que usted señala sobre la relación inversa entre inflación y mejora distributiva también se ve más claramente.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
De la misma forma que no creo que corregir el termómetro corrija la infla, para mí romperlo no causa un efecto macro difundido. Ni instantáneo, recordemos que 2008 ya fue inflacionario. Sí creo que esto forma parte del escenario, pero a mí me parece que hay causas económicas y políticas por encima de esa. Claro, es lo que vengo diciendo hace años, no será fácil convencerme de otra cosa...
Tengo entendido que el salto del IPC se debe al alza de alimentos que se venía acelerando en forma pronunciada desde el 2006 y el pico o pared fue cuando la guerra gaucha patriótica del 2008. Dada la inflexibilidad a la baja de los precios, al menos en nuestro país, a partir de ese momento algunos consideran que la inercia inflacionaria comienza a situarse por encima del 10%.

Saludos
El participante que firma con el seudónimo “Erkekjetter Silenoz” (que afortunadamente vino ahora a comentar este artículo de Herrera, ya que así hay más participación en el debate y se hace menos monótono) dice que tiene entendido que “el salto del IPC se debe al alza de alimentos que se venía acelerando en forma pronunciada desde el 2006”.

Los datos del INDEC no muestran esa aceleración pronunciada, y por lo tanto, si esa aceleración pronunciada existía, era disimulada por la entonces directora de IPC Graciela Bevacqua. Llegamos así a que la teoría de la oposición y los medios de que Néstor Kirchner dio la orden de apartar a Graciela Bevacqua porque ella se negaba a falsear los índices es totalmente falsa, y eso robustece mi explicación de que Graciela Bevacqua, al igual que toda la cúpula del INDEC, no tenía ningún empacho en alterar índices, pero se negaba, al igual que toda la cúpula del INDEC, a eliminar el sesgo plutocrático que ellos mismos habían introducido intencionalmente durante décadas.

En el otro pasaje quien firma aquí “Erkekjetter Silenoz” comete el mismo error que cometió Hérnan P Herrera, de situar el incremento súbito de la inflación a comienzos del año 2008 o durante el conflicto con los terratenientes. Y el problema reside en que nadie, absolutamente nadie, registró ese fenómeno. El INDEC intervenido no registra que la inflación del año 2008 haya sido mayor que la del año 2007, sino que sostiene que fue menor, pero tampoco lo registra ninguna consultora privada. Todo lo contrario, la oposición y los medios difundieron siempre que el IPC estaba adulterado en la misma proporción desde enero del año 2007.

La brusca elevación en el gráfico de Hérnan P Herrera se debe únicamente a que él decidió reemplazar en ese momento el índice del INDEC por el de las consultoras privadas.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
OBSTINATIONIS RATIONIS

Creo entender que al usar la expresión “romper el termómetro” Hernán P Herrera adopta la versión de la oposición y de los medios según la cual Néstor Kirchner en enero de 2007 rompió el termómetro, versión totalmente contraria a la mía según la cual lo que ordenó Néstor Kirchner en enero de 2007 fue corregir el termómetro. De la misma manera Herrera parece haber adoptado también la versión de la oposición y de los medios respecto a que el nuevo IPC nacional urbano producido por el FMI es la corrección del termómetro. Luego Herrera dice no creer que romper el termómetro pueda causar un efecto macro difundido ni instantáneo. Y al decir eso choca contra la versión de la oposición y los medios, ya que éstos adujeron que las estadísticas del INDEC estuvieron falsificadas en la misma magnitud proporcional desde enero de 2007 hasta enero de 2014, es decir adujeron que en todo ese lapso la verdadera inflación fue de entre el doble, y dos veces y media la del INDEC.

Herrera parece adoptar en las palabras la hipótesis de la oposición y de los medios en cuanto a la rotura del termómetro, pero una hipótesis gradualista, más cercana a la mía sobre la evolución de la inflación.

El problema de esta mixtura que hace Herrera consiste en que según su propio gráfico no hay un aumento gradualista y sostenido de la inflación, sino principalmente un aumento repentino, en el año 2008.

¿En qué quedamos?

¿Néstor Kirchner decidió intervenir el INDEC en enero de 2007 para romper el termómetro y eso, junto con otros factores, produjo un aumento súbito de la inflación con doce meses de retraso?

No parece una hipótesis muy lógica ni robusta.

¿Durante todo el año 2007 el INDEC estuvo intervenido y con el “termómetro roto” pero los índices que difundía eran correctos?

Suena realmente absurdo.

Hérnan P Herrera cierra su comentario de 12 de marzo de 2014, 21:48 aduciendo que viene diciendo desde hace años que hay causas económicas y políticas por encima de esa, y que no será fácil convencerlo de otra cosa. (Desde el punto de vista de la lógica algo así como el elogio de la tozudez, en latín obstinationis rationis)

Esas causas políticas y económicas consistirían, según lo que he leído de Hérnan P Herrera, en que los empresarios aumentan los precios como una especie de represalia porque les molesta la distribución del ingreso promovida por el Estado. (ver por ejemplo, su comentario de 26 de febrero de 2014, 11:31 en respuesta a Mariano T. en la entrada titulada “La inflación es el otro”, y el artículo mismo.)

La suba más abrupta de la tasa de inflación que se observa en el gráfico que presentó ahora es claramente la que se produce entre fines de 2007 y comienzos de 2008, y no se corresponde con una reducción de la brecha de ingresos (como es la teoría de Hérnan P Herrera) sino por el contrario con un incremento de esa brecha.

Las dos mejoras abruptas en la distribución del ingreso (reducción de la brecha) en el gráfico de Hérnan P Herrera son claramente:

1) La que va del tercer trimestre de 2003 (y posiblemente antes) hasta el primer trimestre de 2004, y en ese período no hay ningún aumento de la inflación sino una importante reducción.

2) La que se observa entre el segundo y el tercer trimestre del año 2004 y allí tampoco hay ningún aumento de la tasa de inflación (es más según el INDEC de esa época al que la oposición y los medios (y Hérnan P Herrera) dan por bueno, hubo reducción.

He demostrado con datos del propio gráfico confeccionado por Hérnan P Herrera como su teoría se cae a pedazos, pero sé que la razón y la lógica no tienen fuerza ante algo tan potente como la obstinación.

© 2014 Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Ricardo, lo de romper el termómetro no es admitirlo, es jugar con un argumento de la oposición para señalar que aun si eso fuera así no cambia la discusión de fondo.
No se si corresponde hablar de represalia, uno prefiere hablar de puja.
Hérnan, una puja presupone que hay cierta paridad, real o creída, entre quienes la practican (por ejemplo requeriría aceptar que en sentido amplio el salario también es un precio y que por ende los asalariados y/o los dirigentes gremiales también son formadores de precios). Una represalia es en cambio una respuesta para intentar compensar lo que se considera un daño sufrido injustamente, y en lo posible volver a obtener lo que se tenía. El mismo origen de la palabra represalia es “volver a tomar”, es decir recuperar. Si partimos de la idea de que una brecha de uno a quince es socialmente bastante mejor y más justa, inclusive mejor para la tranquilidad social, que una brecha de uno a cincuenta, llegamos a que subir los precios como respuesta a que les redujeron la brecha no puede ser un acto justo, y el discurso de usted cuando dice que los empresarios “se defienden -vía precio- de la distribución del ingreso promovida por el Estado” está entonces mejor expresado por represalia que por puja, y el hecho de que usted diga que prefiere puja sólo denota que prefiere usar eufemismos en lugar de sostener claramente sus ideas.

En cuanto a la adopción, por parte de usted de la expresión “romper el termómetro” para referirse a la decisión del entonces presidente Néstor Kirchner de democratizar la canasta con la que se mide la inflación que sufren las familias, no es “jugar con un argumento de la oposición”, sino que es adoptarlo. Si uno quiere expresar “que aún aceptando el falso argumento de la oposición, etc. etc.” simplemente uno dice “que aún aceptando el falso argumento de la oposición, etc. etc.”.

Adicionalmente no es verdad que no cambiaría la discusión de fondo aceptar el argumento de que Néstor Kirchner intervino el INDEC para falsear las estadísticas y romper el termómetro, ya que si se está analizando la relación entre precios y brecha de ingresos lo primero que hay que hacer es clarificar si los datos de base de ambas variables son veraces, son dudosos, o son totalmente falsos.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Me parece que estamos bastante de acuerdo, Ricardo. Salvo que usamos distintas palabras y formas.
Ricardo:
No tengo a mano papers y no recuerdo de donde leí que el aumento de los IPC e inflación durante esa época y la fuerte incidencia de los alimentos en dichos aumentos.

Pero casualmente hay un paper reciente entitulado:

"Propuesta de política heterodoxa para reducir la inflación" de Andrés Asiain.
Se puede bajar desde este enlace

En dicho documentos si bien no trata específicament el tema, sí analiza los índices de esa época, insistiendo en el aumento pronunciado de los alimentos a partir del 2006 hasta el 2008 (creo que cita un 60% promedio de aumento en esos 2 años)
Espécificamente hay tres cuadros (desde la página 4 al 6) con la variación del IPC, variación de precios e inflación general y de alimentos tomando como datos el INDEC, mediciones provinciales y el IPIM

Más o menos coincide con las gráficas que cita don Hernán

Saludos.

PD: oiga don Ricardo no lo tome a mal pero el que escribe Erkekjetter Silenoz, le sugiere informalizar el trato por que si no parece una comparecencia ante la corte suprema
Erke:

Todos los papers que existen hasta ahora referidos a IPC e inflación llevan a importantes contradicciones y absurdos.

El hecho de que uno de esos papers (el de Andrés Asiain), o que mil papers como ese coincidan con el gráfico de Hernán o de Hérnan no hace que esos papers y ese gráfico sean correctos, sino que en todo caso hace que además de incorrectos y absurdos, sean muchos.

Miles de economistas y estadísticos hacen tablas y gráficos, y parece que ni siquiera los hubieran mirado antes de publicarlos. Decenas de miles ven esas tablas y esos gráficos sin verlos, sin notar siquiera los disparates más evidentes que contienen y que deberían notar al primer vistazo.

Hernán o Hérnan, por ejemplo, en su gráfico puso cartelitos por aquí y por allá: “Elecciones 2007 y conflicto con el campo”, “Asignación Universal por Hijo”, “Elecciones 2013”... ¿No nota usted nada raro?

¿No tenía un cartelito para poner en el segundo trimestre de 2004 donde la brecha entre el décimo más pobre y el más rico pasa de 27 a 46 para volver inmediatamente a cerca de 27?.

¿Puede alguien que hace un gráfico no notar nada raro allí? ¿Puede no tratar de averiguar si esos datos son razonables? ¿Puede no aclarar lo que ha averiguado?

La respuesta es evidente: Sí que puede, los hechos demuestran que puede.

Vayamos a la otra línea, la de inflación.

Había un error que cuando se lo señalé a Hernán o Hérnan lo corrigió, y hasta me dio las gracias. Era un error de tipeo, dijo. Si en lugar de ser economista fuera médico cometiendo error de tipeo en la receta se podría haber muerto el paciente, si fuera arquitecto se podría haber derrumbado un edificio, pero como es economista, o tiene un amigo economista, no pasa nada.

En esa línea que trazó hay un error más importante aún (mucho más importante), y no lo quiere admitir, y es que puso un incremento repentino de la inflación entre 2007 y 2008 (que correspondería en realidad (de haber existido) a enero de 2007), y lo puso allí, doce meses después simplemente porque él considera que en 2007 no había mediciones serias privadas.

Eso que hizo allí Hernán o Hérnan recuerda al chiste sobre un economista que una noche buscaba algo en la calle, y lo buscaba a dos cuadras de donde lo había perdido porque donde lo había perdido estaba muy oscuro y allí a dos cuadras había más luz.

Al mismo tiempo, decir que en 2007 no había mediciones serias privadas y utilizar los datos de mediciones privadas en 2008 significa tomar como mediciones serias a las mediciones privadas de 2008.

Esto que estoy diciendo puede parecer duro, pero es simplemente lógica.
Continúa...
...continuación

Pero hay más: Todos los privados que comenzaron (o volvieron) a hacer mediciones de IPC en esa época lo hicieron aduciendo que el IPC estaba falsificado desde enero de 2007, y no desde 2008.

Reitero algo de lo que ya he dicho aquí mismo:

“¿Néstor Kirchner decidió intervenir el INDEC en enero de 2007 para romper el termómetro y eso, junto con otros factores, produjo un aumento súbito de la inflación con doce meses de retraso?

No parece una hipótesis muy lógica ni robusta.

¿Durante todo el año 2007 el INDEC estuvo intervenido y con el “termómetro roto” pero los índices que difundía eran correctos?”

PD. Don Erke, espero que esté usted ahora más contento con la informalidad del trato, y dígale a Don Charango y a Don Bombo que se arrimen también a debatir. Alcancé a leer dos páginas del paper ese, y se lo agradezco porque colecciono papers disparatados sobre inflación y sobre índices de precios, y para que no piense que digo algo así sin fundamentarlo aquí va mi fundamentación: El autor de ese paper toma como buena la medición de la inflación del INDEC en el año 2002, y no menciona (tal vez ni siquiera sepa) que esa medición estaba viciada por un marcado sesgo plutocrático hasta el punto de que en lugar de representar al verdadero consumidor promedio representaba al 10 por ciento más rico de la población.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Jaja Ricardo, no me estás leyendo, volves sobre cosas pasadas. Me equivoqué: no coincidimos tanto, estamos hablando de debates distintos. Me parece.
Mariano T. dijo…
Todos los precios agropecuarios que subieron en el primer semestre de 2008 bajaron en el segundo semestre y en 2009. La tesis de Asiain es grotesca, propia de lo incapaz que es.
Por otro lado, lo precios relativos cambian todo el tiempo en todo el planeta, y ese año no fue la excepción. Los empresarios, grandes, chicos y diminutos como bien dijo Natalucci, buscan maximizar ganancias en todo el planeta, la concentración empresaria en Argentina no es mayor que en países que tienen 3% de inflación anual.Finalmente la inercia se debería haber quebrado en 2009, cuando la recesión hizo que la inflación bajara, a menos que la devaluación de ese año.
No tienen más a quien echarle la culpa, la inflación la causa la política económica, como siempre fue en todo los tiempo y en todos los países del mundo.
Ricardo no me subestimes:

Que yo haya acercado ese paper no significa que, por que lo digan ellos, cualquier cosa que coincida con eso está bien, lo que quiero decir es que hay muchos economistas inclusive orto's que están de acuerdo en la incidencia del aumento de las materias primas por aquellos años (recuerdo notas, papers de Bein, Basualdo entre otros) con lo cual se me hace dificil pensar en una suerte de complot.

Como sea la inflación real NO es la que marcaba el INDEC, y la indicada por otros organismos y ONGs tampoco me parece válidas básicamente por su falta de rigor técnico amén de su posible "sesgo", sea para un lado o para el otro.

Y vo' Marianote sí hubo una baja en los alimentos despúes de la guerra gaucha pero NUNCA se volvieron a los precios inciales del 2006, la inflexibilidad a la baja de precios sobre todo de los alimentos te lo demuestra. Inclusive dicha alza no se discute por que inclusive para ver las mismas no necesitás del INDEC.

En realidad acá estamos prodrido de leer boludeces como las tuyas, por ejemplo la máxima en la cual suponés que todos los empresarios se portan igual de bien, ofcors, independientemente del ámbito donde accionen y los otros agentes intervenientes

Semejante grado de torpeza e ingenuidad al menos con vos y ahora no tiene sentido discutir, sabemos como se "piensan" los rentistas.

Ahhhh... don Hernán meno'mal que no se dedicó a la medicina ja ja...

Saludos
Risas que suenan a nerviosas en Hérnan P Herrera a quien estoy leyendo. Vuelvo a cosas pasadas porque siguen sin corregirse, como esa absurda pared ascendente de IPC entre los años 2007 y 2008, y avanzo sobre cosas que voy agregando al análisis, tal como el problema de falta de razonabilidad de los datos de EPH en el año 2004. Es notorio que en unas y en otras Hérnan P Herrera se ha quedado sin argumentos. Su frase “Me equivoqué: no coincidimos tanto” resulta pueril, y suena a “no me guta lo que me dijite, ya no te quedo más”. Lamentable, no quise lastimarlo, no ataco a personas, señalo errores.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Coincido en un 80% con lo que escribe aquí Mariano T., inclusive en que la inflación la causa la política económica, pero de mis estudios surge que en eso hay matices y hasta excepciones, y, sobre todo en algunos casos responsabilidades y culpas compartidas. Para tomar un caso concreto tenemos a mano el problema de la inflación actual en Argentina, donde hay una importante culpa del gobierno nacional por no haber aclarado inmediatamente y suficientemente la razón que llevó a Néstor Kirchner a intervenir el INDEC en enero de 2007 (es decir la cuestión del sesgo plutocrático), y en la torpeza con la que se hizo la intervención (si en lugar de introducir irregularmente en el INDEC a Beatriz Paglieri y echar directamente el presidente de la nación a la directora de IPC -cosa que nunca había hecho antes ningún presidente-, hubiera cambiado al director del INDEC como se ha hecho muchísimas veces, y hubiera nombrado directora del INDEC a la propia Beatriz Paglieri, -o mucho mejor a Carlos Cancelli- el asesor de Guillermo Moreno que al menos mejor que Paglieri había entendido el problema, y hubiesen dispuesto que fuera el director del INDEC quien echara a la directora de IPC, todo habría sido más prolijo. Pero lo peor fue no haber aclarado suficientemente y desde el primer momento la cuestión del sesgo plutocrático. Sin embargo no todo es culpa del gobierno. El gobierno no fue el que había introducido el sesgo plutocrático, fueron los estadísticos. El gobierno no propaló falsas noticias, fueron los estadísticos, fue el gremio ATE-INDEC, fueron los economistas, fueron los dirigentes del .partido Radical, fueron los periodistas (sobre todo los más cercanos al gobierno, como por ejemplo Horacio Verbitsky), fue la comunidad académica. Todo lo que vino después en Argentina en cuanto a inflación estuvo derivado de esa tergiversación de los hechos, y de la tergiversación de las razones que tuvo el gobierno para producir esos hechos.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
A quien firma con el seudónimo “Erkekjetter Silenoz” no lo subestimo. Resulta claro que haber acercado ese interesante paper (interesante aunque sea por lo grotesco), no significa que él lo avale.

No tengo nada personal contra Bein (quien me envía gratuitamente sus informes) ni nada personal contra los hermanos Basualdo (compartí oficina con Marcelo durante años, y de Eduardo lo único objetable que puedo decir es que en cierta ocasión ha publicado en la revista Sur por interés político información confidencial proporcionada ilegalmente por Edgardo Liffschitz (quien a su vez la había obtenido ilegalmente y traficaba con esa información confidencial vendiéndola inclusive a agentes del exterior) sobre ciertas empresas, burlando la ley del secreto estadístico.

Pero el problema no es un Bein, un Basualdo o dos Basualdos, el problema es que el conjunto de los economistas, estadísticos, políticos, gremialistas, periodistas, se han puesto de acuerdo (sea explícitamente o implícitamente) en distorsionar las cosas y sobre todo en ocultar el problema del sesgo plutocrático estadístico, y entonces no ponen reparos en nada, ni siquiera en lanzar interpretaciones contradictorias. Por ejemplo según les conviene sostienen la versión de un incremento de los alimentos muy por encima del resto de los precios, y según les conviene sostienen que da lo mismo tomar un artículo u otro para el cálculo del Indice, y según les conviene aceptan como buenos indicadores como los que estuvo difundiendo la familia Cavallo, basados casi exclusivamente en precios de alimentos. Lo mismo vinieron haciendo con los índices provinciales: comenzaron falseando grotescamente el coeficiente de correlación de las series históricas, seleccionaron las provincias según les convinieran los resultados a sus tesis, las cambiaron cuando dejaban de convenirles, y un largo etcétera.

La inflación real no fue la que marcaba el INDEC, pero la trampa mediática consistió en pretender que el INDEC había comenzado a publicar tasas irreales recién a partir de enero de 2007, siendo que lo único que se dispuso en enero de 2007 fue intentar corregir una distorsión que venía de décadas sobre cuya existencia los Bein, los Basualdo, los Asiain, los Kicillof , y tutti cuanti, siempre hicieron silencio y siguen haciendo silencio porque quien más o quien menos está involucrado o tiene un amigo o un ex profesor que está involucrado, y saben que si hablan se les comienzan a caer todos sus argumentos.

P. D. ¿Cristina Kirchner no es rentista?

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Mariano T. dijo…
Me parece silenoz que las boludeces son las que sostiene un grupito de economistas oficialistas, en contra del resto de los economistas del planeta.
Y el resultado esta a la vista, mientras no sean capaces de reconocer las causas del fenómeno, La inflación va a seguir lo mas campante.
Llega un momento, después de 8 años, que es evidente que o la inflacion es un fenómeno buscado, o la pifian en su diagnóstico. Porque sigue y sigue.
MarianoT hagamos algo: si cuando empieza a bajar a la infla es porque empeora la distribución del ingreso (ergo los que ponen precios validan), reconocé que teníamos razón: que la infla debe ser atacada pero es un síntoma de otras miles de cosas, muchas de esas buenas.

Ricardo, si lo único que te importa es el sesgo del perro de mickey, te pido que hables sólo de eso. No están claros, salvo en eso, tus argumentos. Jaja

Mariano T. considera la posibilidad de que la inflación sea un fenómeno buscado, y parece querer decir que buscado por el gobierno. Eso tendría su lógica: Así como es sabido -y sencillo de entender-, que una impresión excesiva de billetes (por encima de la reposición de billetes gastados y del aumento de la producción de bienes) es inflacionaria, también es cierto que la inflación habilita al gobierno para imprimir nuevos billetes, y cada vez de valor nominal más alto. Descontando los costos de la operación puede decirse que contablemente toda la capacidad de compra que pierde el peso va a parar a las arcas gubernamentales en forma de potencial de impresión. Se genera así un mecanismo perverso por el cual un gobierno quita por medio de la inflación una parte de la capacidad de compra que ya estaba en manos de la población y la vuelve a distribuir. Ese mecanismo perverso estaría a tono con expresiones que se le han escuchado a la actual presidente o presidenta, expresiones del tipo de “nosotros les dimos veinte aumentos de sueldo y durante el menemismo no les dieron ni uno”, expresiones que generalmente van seguidas de aplausos provenientes de algunos vivillos enriquecidos del entorno gubernamental, pero también de ingenuos que no entienden completamente la diferencia entre aumentos reales y aumento nominales. (por supuesto en la fauna del entorno presidencial hay inclusive quienes no entienden bien esa diferencia pero se siguen enriqueciendo igual).

De ser ese el caso, hay que reconocer que aquellos que comenzaron en enero de 2007 a difundir repentinamente estimaciones de inflación alternativas de entre el doble y dos veces y media de la tasa que hasta ese momento venían validando, le han facilitado muchísimo al gobierno la posibilidad de usar ese mecanismo perverso.

Y que cada uno de los que aceptaron como reales esas estimaciones allá por enero de 2007 y en los meses y primeros años que le siguieron, colaboraron con el gobierno en ese sentido.

El propio Mariano T. habría estado ayudando al gobierno.

La otra posibilidad -la posibilidad de que los economistas del gobierno no logren un buen diagnóstico del porqué de la inflación-, también es contemplada por Mariano T.

Pero Mariano T. no ofrece un diagnóstico.
Continúa...
...continuación

Mientras tanto Hérnan P Herrera sigue bajando su nivel de debate. Le viene llamando distribución del ingreso a un simple cociente entre el ingreso del diez por ciento más rico y el diez por ciento más pobre de la población. Esa es una medida de la distribución del ingreso que ignora (como si no existiera) al 80 por ciento de la población. Adicionalmente Hérnan P Herrera ignora o pretende ignorar que en esencia hay tres formas en que puede reducirse ese cociente: 1) Por mejora del ingreso del diez por ciento más pobre, 2) Por empobrecimiento del 10 por ciento más rico, 3) Por combinación de ambos factores. En el caso 2 llevado al extremo nos encontramos todos durmiendo en los locales del Ejército de Salvación y esa es la distribución del ingreso perfecta, el socialismo realizado.

Hérnan P Herrera tampoco parece haberse dado cuenta de que, en el caso que acabo de describir, con su forma de medir habría una distribución del ingreso ideal y muy probablemente no habría inflación.

En el colmo de su bajeza moral, Hérnan P. Herrera recurre a intentar minimizar mis trabajos sobre el sesgo plutocrático, y lo hace con el mismo truco elemental e idea primitiva y simplista a la que ya han apelado otros inmorales como Artemio López: La similitud fonética entre el vocablo griego plutós, que significa rico (en sentido de poder económico), y el personaje de Walt Disney llamado Pluto.

En su caída, Hérnan P Herrera pretende haber entendido en ese sentido mis argumentos, lo que hace lo suyo más grave y más inmoral aún, porque entonces su ataque no va contra mí ni contra mis estudios, sino directamente contra el derecho de los más pobres a ser tomados en cuenta democráticamente en las estadísticas.

© 2014 Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Es culpa mía Ricardo. Por inmoral. ¡Inmoral! Listo. Este post no es el primero en mi vida. Por ahí metí uno donde se compara cada decil contra sí mismo. Pero ni ganas de debatir ya. Jaja ¿en serio Artemio te hizo el mismo chiste? No es para menos, pones tu CV al final de cada comentario. ¿Qué necesidad? No creo que te siga respondiendo. Por inmoral.
El que escribe con el seudónimo “Erkekjetter Silenoz” le responde al que escribe con el seudónimo “Ricardo P. Natalucci” que a su entender la inflación NO es buscada por el gobierno sino SISTÉMICA AL MODELO.

Difícilmente cualquier político se quiera complicar la vida fogoneando inflación y comprarse problemas a futuro con todos los antecedentes amargos que las correcciones a dicho fenómeno trajeron como consecuencia.

A la vez si el que escribe con el seudónimo “Ricardo P. Natalucci” considera desopilante o irreal la inflación por el aumento de los aumentos de las materias primas y otros componente como puja distributiva, cartelización, oligopolios, oligopsonios, etc. más aún sería considerarlo como causa principal el falseamiento de índices, por más o menos plutocrática que sea su perfil. Y mucho más aseverar que la elevada inflación se debe a una suerte de conspiración entre ofos, opos, operadores mediáticos independientes y demás.

El que escribe con el seudónimo “Erkekjetter Silenoz” le sugiere gentilmente al que escribe con el seudónimo “Ricardo P. Natalucci” releer con sumo cuidado lo que escribe el comentarista con el seudónimo “Marianote”

Saludos.

PD.: no se si CFK es rentista o no, tampoco me preocupa demasiado por que su desempeño actual es como cuadro político y NO como empresaria.
Hérnan P Herrera sigue sin encontrar argumentos y ahora confunde bajeza moral con inmoral. Se enfurece, se muestra ofendido, dice que ya ni tiene ganas de debatir (siendo que aquí ha quedado documentado para siempre que lo que le faltan no son ganas sino argumentos). Escribe nuevas risitas que suenan nerviosas. Le llama hacerme un chiste a burlarse del derecho de los más pobres a que se los considere democráticamente en la metodología del IPC, parece sentirse orgulloso de que Artemio López haya recurrido antes a lo mismo que recurrió ahora él al quedarse sin argumentos, sin darse cuenta de que no se necesitan grandes luces para asociar el vocablo griego plutós, que significa rico (en sentido de poder económico), con el nombre del personaje de Walt Disney llamado Pluto; intenta justificar su actitud y la de Artemio López en que incorporo en mi firma de los comentarios lo que él llama CV, y dice puerilmente, aunque con una ambigüedad maligna tal vez instintiva o subconsciente “no creo que te siga respondiendo. Por inmoral”

Por su parte quien se oculta tras el seudónimo “Erkekjetter Silenoz” cree (o pretende hacer creer) que el nombre Ricardo P. Natalucci también es un seudónimo, manifiesta su creencia de que la inflación es sistémica al modelo, confunde difícil con imposible, confunde “comprarse problemas a futuro” con dejarle problemas a futuro al país, insiste en su creencia real o fingida de que Ricardo P. Natalucci es un seudónimo, inventa cosas que jamás he dicho ni escrito en ningún lado, expresa que no cree que el falseamiento sostenido y ampliamente mediatizado de índices artificialmente elevados pueda ser inflacionario, que no cree en conspiraciones (ni siquiera virtuales), pero cree en los operadores mediáticos independientes (SIC), trata de advertirme sobre lo que escribe el participante que firma Mariano T., deja saludos, y finalmente –tal vez para justificar su derrape al arremeter contra los rentistas-, dice no saber si Cristina Fernández de Kirchner es rentista o no, y aumenta el derrape anterior diciendo que eso no le preocupa demasiado “por que su desempeño actual es como cuadro político y NO como empresaria.”(SIC), lo que lleva a que el incremento patrimonial de Cristina Fernández de Kirchner lo obtuvo no como rentista (aquí cambia la expresión “rentista” por “empresaria”), sino como “cuadro político”, y todo eso lo dice aparentemente intentando defender a la presidente o presidenta pero aparentemente también sin darse cuenta de que en realidad está lanzando una terrible acusación contra ella, la acusación de enriquecimiento ilícito, simplemente para justificarse él de un derrape menor al arremeter contra los rentistas.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar
Anónimo dijo…
Natalucci,

Si no le es molestia me gustaria tener una breve explicacion de su parte sobre el porque del sesgo plutocratico al que hace mencion a nivel global en los indices de precios.

Su enfasis en ese fenomeno me hace recordar la opinion del Sr Alan Greenspan (ex Chairman de la FED) sobre el sesgo del CPI en los Estados Unidos, y el porque de su preferencia por el PCE como medicion de la inflacion en ese pais. Si mal no recuerdo la idea de Greenspan era que el CPI tenia un sesgo superior al 1 % anual hacia una mayor inflacion que el PCE.

Saludos y gracias,

Wachiturro

Respuesta a quien firma “Anónimo” o “Wachiturro”.

Me alegra que al fin alguien plantee aquí algo técnico y que se presta a la profundización y a la aclaración de los hechos, pero no sé cómo interpretar su primer párrafo, ya que me resulta ambiguo. Concretamente no sé si interpretar que:

1) A usted le gustaría que yo le explique por qué las oficinas de estadística primero aceptaron calcular el IPC con sesgo plutocrático y luego inclusive incrementaron intencionalmente, paulatinamente, y subrepticiamente en todos los países el sesgo plutocrático en el cálculo del IPC, (es decir cuales motivos tuvieron para hacerlo) ó si

2) A usted le gustaría que yo le explique en qué me baso para afirmar lo que afirmo en el sentido de que hicieron y hacen lo que acabo de describir en el punto 1.

Si usted me aclara cual interpretación es la correcta (si la 1 ó la 2) le responderé con todo gusto.

Pasando a su segundo párrafo, hay efectivamente una vinculación entre el planteo de Alan Greenspan y el mío, ya que ambos temas se refieren a la problemática de la medición de la inflación que sufren los consumidores, y en mis informes también se presta atención a que no se produzcan sobreestimaciones (ni subestimaciones) en la medición de la inflación. Es más, ya en mi primer informe integral y formal (el del año 1985, realizado a pedido del entonces director general del INDEC Luis Beccaria) sugerí entre otras cosas (y le destiné todo un capítulo a eso) reemplazar la fórmula de Laspeyres por la fórmula de Fisher. En ese entonces Beccaria me respondió por expediente que “es sabido que resulta IMPOSIBLE calcular el índice de Fisher” (SIC), (las mayúsculas que denotan énfasis están en el original). Nótese que Beccaria no habló de dificultades de presupuesto, sino de imposibilidad, y probablemente esa asombrosa y trasnochada idea de Beccaria haya sido producto de que Fisher denominó a su índice de precios “ideal” y Beccaria confundió o confunde ideal con imposible. La razón para que USA se haya comenzado a interesar por el cálculo del CPE y Alan Greenspan lo prefiera, se originó en el informe de la denominada Comisión Boskin (The Boskin Commission Report) en 1996, once años después de mi informe. Tengo entendido que el CPE que toma como referente inflacionario actualmente la FED en USA y que calcula la BEA utiliza la fórmula de Fisher, y hace un tiempo he leído que la BLS ya está comenzando también a incorporar la fórmula de Fisher en el CPI, tal como yo proponía ya en 1985, a lo que Beccaria me respondía que era imposible de calcular.

Pero el tema del sesgo plutocrático (al cual en mi informe de 1985 le destinaba otro capítulo completo) es un tema independiente, y según mis estimaciones es una distorsión cuantitativamente mucho mayor y cualitativamente mucho más grave, y para más gravedad en lugar de corregirse va en aumento en todo el mundo, y ese aumento del sesgo plutocrático se practica en forma paulatina, intencional, y subrepticia.

Saludos, y gracias a usted por aportar algo interesante.

Ricardo Patricio Natalucci
Estudioso del problema mundial del sesgo plutocrático estadístico.
Ex supervisor de campo del IPC del INDEC 1980-1981
Ex supervisor de metodología y fórmulas de cálculo del IPC 1982-1985
DNI: 8464942
Email: ricardonatalucci@indec.com.ar

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos