La Reina del Plata, la ciudad de la luz. El debate.



Tengo que admitir que me confunden un poco los cortes de calles por la falta de luz en la ciudad. Me generan muchas preguntas.

¿Por qué los que cortaban estaban furiosos con el gobierno nacional? ¿Acaso quieren que la distribución de la energía eléctrica vuelva a manos del Estado? No creo. ¿Nadie critica la lógica rentística que impera en las empresas de distribución de energía? ¿Por qué nadie -de esas personas- se la agarró con el gobierno de la ciudad, si total es más o menos la misma confusión? ¿Por qué ni Clarín (en más de una nota) puede dar un enfoque negativo y directo contra el gobierno nacional sobre este tema?

¿Qué pasa en la ciudad con la energía, si en 10 años sólo creció su población en 115.000 habitantes, según el censo 2010? ¿El consumo que no para de crecer, tanto en el país como en la ciudad, es culpa del gobierno nacional? Por supuesto. Cada vez más personas (una porción mayor de la sociedad) pueden acceder a más bienes y servicios.

Discutámoslo si es necesario. Pero parece evidente. Una mayor distribución del ingreso, en un país que crece (tanto porque lo dice el INDEC como las consultoras privadas críticas del gobierno, como se puede ver en esta nota  en la web del Cronista, que por cierto anda bastante mal, o en esta otra, apocalíptica, de La Nación) afecta a los bienes y servicios de primera necesidad.

De todos modos, debatir la energía (y sumarle la falta de dinero en cajeros o la falta de nafta en estaciones de servicio, en diciembre, en un país que crece, con el parque automotor aumentando sin parar y con mayor consumo por las fiestas) pareciera pobre. Creo que la ciudad se merece otro debate.

El debate de qué se va a hacer con la marginalidad en el sur. ¿Qué conviene hacer para recuperar la cultura, la educación, la salud en la ciudad? ¿Cuál es el problema de la vivienda en la ciudad? ¿La falta de una muralla para que no entre más nadie o políticas públicas que traten con inteligencia la necesidad de un techo y el bienestar social en la ciudad? ¿Cómo debe vincularse el Estado municipal con el conflicto social, a los golpes para suplir la falta de aquella muralla, o con política y una mirada social de los conflictos?

¿Cuál es el debate en la ciudad este 2011? ¿Cómo evitar que los hospitales, las escuelas y las viviendas sean motivo de migraciones internas en la Argentina o cómo articular la salud, el transporte, las situaciones habitacionales, la basura, la educación con la provincia de Buenos Aires? ¿Una parte del debate de la ciudad no tiene que ver con la provincia, o los partidos del área metropolitana de Buenos Aires, al menos? ¿Queremos que la ciudad sea una isla?

Antes que en cómo convertirse en la ciudad de la luz (o discutir cómo parecernos a París), me gustaría que la ciudad piense en función de la inclusión social, el bienestar social, el trabajo, la educación, la salud, el transporte, la articulación con la provincia cercana, la mejor manera de tener una seguridad cerca de la comunidad, la equidad y la distribución del gasto público norte-sur, las obras en la ciudad, las paritarias -y demás cuestiones- con los principales sindicatos de la ciudad, los impuestos de la ciudad, las elecciones comunales y por supuesto, también, en los servicios vinculados a todo esto (como la energía eléctrica), pero recién entonces, desde este enfoque que no los pone en primer plano.

¿Quiero que siga Macri con su estrategia -por momentos torpemente- neoliberal o quiero un gobierno jurisdiccional que permita -y haga- pensar a la ciudad en lo que realmente importa?

Comentarios

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos