Consenso ampliado para profundizar el modelo y rol de la militancia



En las últimas semanas ocurrieron distintas cosas que me llamaron la atención.

  • La presidenta en la Conferencia de la UIA pidió racionalidad a todos los actores presentes, no sólo a los empresarios sino también a los colectivos de trabajadores. Fue como primer paso para reconstruir la idea de Pacto Social entre los sectores trabajadores (CGT), empresarios industriales (UIA) y el gobierno.
  • Se logró avanzar en las negociaciones para cancelar la deuda en default pendiente con el Club de París, sin la participación del FMI.
  • Se acordó con el FMI para que realice una colaboración técnica para la elaboración de un nuevo IPC a nivel nacional.

El resto de las cosas que fueron pasando mantienen la línea de los últimos 7 años (triunfos en el congreso donde la oposición asiste a su peor hora, pago extra para jubilados, convocatorias masivas para varios actos, anuncios de obras, entre otros). ¿Cambio o continuidad? La idea de alcanzar un Pacto Social es una idea fuerza de la presidenta que pretende una armonía de clases para conducir un país sin tantas disputas entre sectores. Una forma de conducir desde el Estado la puja social por la distribución del ingreso y el poder. Es una gran apuesta por la continuidad.

La medición de la inflación, o mejor dicho su credibilidad, es parte de este objetivo. Tanto los trabajadores organizados como los industriales (entre otros) exigen números claros de inflación para negociar los ajustes salariales. Cabría preguntarse cómo hicieron hasta aquí si los números oficiales no eran aceptados por las partes. Pero dentro de la construcción de un Pacto Social cabe suponer que el gobierno revisará la credibilidad y oportunidad de los índices de inflación para que el Pacto sea posible.

Todo lo anterior lo dije como marco de dos cosas que quiero decir.

Primero. El gobierno ha cambiado, al menos a simple vista una de sus tácticas. Pero no cambió ni su estrategia ni sus objetivos. La táctica de la discusión con los principales actores de la Argentina ahora se orienta a un mayor diálogo y a la construcción de nuevos y más amplios consensos.

Podría decirse que esta táctica se adopta bajo el diagnóstico de que es lo mejor para sostener la estrategia de seguir cosntruyendo una nación con inclusión y justicia social, donde el bienestar social es el principal objetivo. Prefiero no dedicarme a leer por qué se da el cambio de táctica, aunque una de las razones es bastante obvia: cabe pensar que al no estar Néstor Kirchner el gobierno hace otro diagnóstico de cómo acumular poder en función de sus estrategia y objetivos.

Por tanto el gobierno amplía los consensos, los trabaja de una manera distinta. Juega con otras cartas. Pero no tengo dudas: esto lo hace bajo la lectura de que es la mejor manera de darle sustentabilidad a los logros obtenidos. Hacer permanentes las conquistas sociales obtenidas hasta aquí. Además esta clase de jugadas podría subir el piso de consenso de los individuos de clase media críticos de las formas (de esas formas terribles que informan interesadamente los grandes medios de comunicación).

Esta clase de jugadas desarma una gran parte de los discursos críticos vacíos. Esos discursos que quien escribe detesta y por tanto festejaba la manera como se trabaja (ba?) desde el gobierno sin atender esos discursos. Pero la nueva manera es claramente superadora. Todavía hay que darle tiempo, pero ampliar el consenso es sumar posturas menos afines. Y es para celebrar.

Segundo. Sobre el rol de quienes apoyan este modelo, el proyecto nacional y popular. Especialmente sobre el rol de la militancia. No aflojar. Querer siempre más. Ayudar al gobierno desde el lugar que cada uno ocupe. Acompañando y empujando por más. El otro día un compañero comentaba que Néstor Kirchner siempre le pedía a la militancia que lo corran por izquierda (seriamente, claro), que esa es la mejor forma de ayudar en las negociaciones con los pesos pesados que encara el gobierno. Le pedía a la militancia que ayude a sostener y fortalecer la construcción política desde el relato de la victoria.

Respecto de lo escrito aquí, no me imagino a nadie saliendo a la calle para apoyar la visita técnica del FMI al Indec. Pero la realidad se construye con diagnósticos. Y si alguna de las cosas que comenté aquí tienen sentido, entonces, por ejemplo, es lógico seguir trabajando para apoyar la ley de distribución de ganancias, entre otras cuestiones que profundicen una sociedad con amor e igualdad. De esa manera se dota de color al Pacto Social, se ayuda para que el Pacto Social sea más social de lo que podría ser sin apoyo.

Son sólo ideas. Me gustaría conocer vuestras opiniones sobre estos temas.

Comentarios

mariano dijo…
Estimado HPH, me parece que no se trata de que con CFK comenzó una nueva etapa, si no que la misma ya se había iniciado en diciembre de 2007. La etapa institucional está presente desde ha.
Nos hicieron creer, o nos quieren hacer creer que desde la muerte de Néstor comenzaron los tiempos institucionales, y eso es falso.
fijate que las leyes neurálgicas del periodo CFK fueron todas por la vía parlamentaria, esta presidenta, hasta hace un tiempo, era la que menos DNU había ejecutado, por darte dos ejemplos
El post es muy bueno sólo que me quedaron este par de cosas en el tintero
Saludos
Hérnan dijo…
Gracias por tu comentario. Me gustó el debate que traes. Yo estaba hablando de otra cosa. Pero son temas relacionados.
A ver si te sigo, el debate que planteas es ¿cuál es el grado de institucionalidad que construye el gobierno? Supongo que lo decís en base a que dije "hacer permanentes las conquistas sociales". Y tenés razón muchas de ellas gozan de un grado de institucionalidad muy poderoso y casi estructural.
Creo que me haces ver que no es políticamente correcto dudar del consenso ampliado. Ojalá yo despeje pronto mis dudas y me convenza que con la firmeza de un gobierno como éste es posible.

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

La UCA, héroe y villano

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

El problema de las economías regionales durante el gobierno de Cambiermos