¿Hay nihilismo o eufemismo en el silencio?

"Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningún principio como artículo de fe" Iván Turguénev

¿Qué significa el silencio? ¿Puede algún silencio ser una manifestación política? ¿A dónde apunta una marcha planteada como "Marcha del Silencio"?

No voy a ir a buscar a todos los autores que me dan vueltas en la memoria para hablar de esto. Voy a ir por un camino de argumentación propio a ver qué sale.

Los organizadores de la marcha del 18F la presentan como un homenaje al fiscal muerto. Aunque no sabemos que valores ejercidos por el fiscal están rescatando, se puede decir que si ellos quieren hacerle un homenaje desde alguna identificación personal, es absolutamente válido. Es un silencio que no es tal, entonces, significa un homenaje en función del uso y costumbres "un minuto de silencio".

Hasta acá es perfectamente válido. Quizá los que no conocíamos al fiscal no tenemos razones para homenajearlo, y también me parece válido. Obviamente, cabe respetar a los que sí, e incluso acompañarlos en el dolor, si eso les hace bien.

Pero sigamos adelante. Este silencio no dice sólo lo que puse arriba. Este silencio apunta a despolitizar la marcha. Pero es un significante disociado del significado. Porque se ha cortado nuevamente entre los que defienden al gobierno y los que no. Los que defienden la denuncia contra la presidenta y los que no. Porque en última instancia, los organizadores afirmaron que no es personal la marcha, que algunos ni siqueira tenían el celular de Nisman. Yo, como muchos otros, defendemos las políticas de este Estado y realmente queremos que haya verdad y justicia. Y hasta diría que justamente ello es una de las razones por las cuales defendemos a este Estado, y por supuesto, al gobierno que lo organiza.

Entonces ya entra la denuncia y el contexto en la marcha, no es sólo el fiscal, promocionado por los mismos medios que promocionaban la denuncia y el contexto. Más allá de las contradicciones de la denuncia, más allá de las paradojas que envuelven el caso, de su instalación mediática, este grave hecho de nuestra democracia está siendo usado por los poderes vitalicios de nuestro sistema de actores políticos y económicos (medios, justicia, grandes empresarios, y demás actores con poder que no son elegidos por el voto del pueblo) en contra de un proyecto de gobierno.

Así, la marcha del silencio, estratégicamente organizada para la segunda quincena, promocionada por todos los medios de la oposición desde los canales de TV y editoriales de los medios gráficos, es una nueva convocatoria para mostrar que hay oposición en la calle. Porque el kirchnerismo ha ganado la calle, y algo hay que mostrar en constraste.

Y como para muestra alcanza un botón, es notable esta frase de un periodista de TN: "la marcha  del ‎18F‬ no puede ser considerada una marcha política porque muchos de los que irán detestan la política". Lo cual no clausura el debate político, por supuesto, pero lo ningunea, confunde y reorienta hacia intereses vinculados con lo que escribo en los párrafos anteriores. Justamente, se evita el debate político propiamente dicho porque de éste emerge siempre la idea de cambio, y en este contexto,  por el contrario, lo que se busca es derogar el cambio. A su vez, cuanto más los temas instalados mediáticamente se alejan del verdadero debate del desarrollo y la inclusión, más se unifica y se desdibuja la oposición partidaria.

Si bien los propósitos de una mentira o de una verdad forzada (como era la denuncia a la presidenta y otros funcionarios) suena a organización para debilitar -por lo menos- al gobierno, una marcha tiene un horizonte mucho más amplio. Sin dudas que una gran parte de la población es opuesta al Estado, y sobre esto se me expresan. Lo cual está perfecto salvo por el paradójico hecho de que no lo manifiesten así. Digresión: no se trata de personas opuestas al gobierno porque no piden cambio de figuritas y continuidad de las políticas, sino que envuelven en el cambio de figuritas al cambio en las políticas (y siendo las políticas más importantes que las personas que las implementan, la omisión de este punto es prueba suficiente).

Curiosamente, hay un hilo conductor en el juicio de los buitres que en junio tuvo fallo firme, en la denuncia de Nisman, en el borrador de la denuncia que es de junio, en la oposición a los acuerdos con China, en la oposición a un Estado que reasigna recursos y piensa primero en el gasto y la inversión públicas y después en los dólares para las empresas transnacionales. Curiosa y lamentablemente, los intereses coinciden en los mismos actores.

La idea de nada, de silencio, implica la existencia de un algo, de un ruido, sino la nada no tiene punto de apoyo, si la nada no se referencia a un algo no puede ser nada. Pero si hay algo, tampoco es nada. La nada es contradictoria en sí misma.

Y lo dejamos aquí, esperando haber dicho algo.







Comentarios

Esther dijo…
Hola, Hache

Me gustó el enfoque de tu post: surgen dos preguntas que, quizás por ser tan básicas y por lo tanto obvias, terminan no haciéndose… cuando se debería comenzar por hacerlas:

¿Puede algún silencio ser una manifestación política?
¿Por qué motivos se lo homenajea a Nisman?

A la segunda: ¿qué valores expuso Nisman que ameriten que se lo homenajee más allá del homenaje que deseen rendirle sus familiares, amigos o compañeros cercanos? ¿Qué hizo de valioso Nisman, en términos sociales, como para que la sociedad responda a su muerte con una marcha?
Para decirlo de otro modo: si Nisman, sin presentar la denuncia, hubiera muerto en un accidente vial, ¿se organizaría una marcha como esta?

Vamos a la primera pregunta, entonces. El silencio puede ser una manifestación política. Me digo que, cuando la Libertadora proscribió al peronismo, debieron darse muchos silencios que constituyeron una manifestación política.
Pero, aquí, la trampa está en que ese silencio no existe. No hay silencio: los múltiples convocadores se han encargado de hablar hasta por los codos, y demostrado, hasta el cansancio, que lo último que pretenden es un silencio.

El ninguneo que aparece en esta marcha es el mismo de los cacerolazos anteriores: se pretende movilizar a los opositores al gobierno… pero sin decirlo. Un juego de mentiritas: marchamos por la justicia, o por la libertad de expresión, o por la democracia, o por cualquier otra palabra vaciada de significado, cuando en realidad marchamos porque nos oponemos al gobierno, o a sus políticas, o a alguna de sus políticas en particular. Incluso porque nos oponemos, así, a secas.

Creo que, por lo anterior, aunque les pueda parecer que ganan la calle no lo hacen. Es una ilusión óptica. Ganar la calle implica una necesidad, o una idea, o una bandera o una decisión. Ganar la calle es una construcción social.

Abrazo,
Esther
Coincido con vos. De hecho los silencios de la peor parte de nuestra historia es algo en lo que pensaba mientras lo escribía. Y me quedó afuera que se trata de los mismos actores que estuvieron en contra de la reforma de la justicia. Abrazos
Alcides Acevedo dijo…
¿Silencio?

Escuchen gritar "Culpable" al fiscal Pollicita.

Están rodeados señores K, la mentira terminó, es tiempo de visitar la cárcel.
Ja ja...
Esta vez van a tener que salir Uds. Acepedo a hacer el trabajo sucio... si se la aguantan of cors..

Y vamo' con las cantimplora' ehhhh

Saludos y a no aflojar don hache.. que se vienen momentos sublimes
julia dijo…
http://25.media.tumblr.com/575b1058729a733a6da605ed3ab65bf2/tumblr_meybqpkFqy1rjh70yo1_1280.jpg
si esos no van o no los dejan actuar, mañana va a estar todo bien
o quizas por eso republiquita sólo va a ir hasta ¿plaza lorea?
Anónimo dijo…
La marcha de mañana no es en primera línea para homenajear a Nisman, sino para pedir esclarecimiento sobre un atentado de la AMIA que se perpetro 21 años atrás y que aun no se pudo esclarecer, un verdadero escándalo, y la muerte de un fiscal cuando estaba investigando a la Presidente, un hecho gravísimo institucionalmente. Creo que muchos adeptos al oficialismo aun no se percatan de la gravísima mancha que representa esta muerte en el historial de la presidente. Asumiendo que no tiene ninguna responsabilidad, debería ser la primera interesada en que se esclarezca el caso, y como dijo Hernan Brienza de Tiempo Argentino, debería ponerse a la cabeza de esta manifestación. Por el contrario, la historia juzgara con la mezquindad con la que ha reaccionado. Asimismo resulta muy dudoso condenar una marcha por el curriculum de algunos que la han convocado… Porque no organizan una marcha pidiendo esclarecimiento desde el kirchnerismo?
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Admito que mucho de lo que decís es cierto. La verdad la quiere más la gente común que la vinculada a la embajada o a cierta parte de la justicia.

También admitime que no es sano o pacífico invitar al kirchnerismo a esta marcha. Evitemos las provocaciones violentas, ¿no?
Anónimo dijo…
Hache, es obvio que la marcha tiene un tinte opositor y que hay bastante gente que aprovecha para pegarle al gobierno. Pero la Presidente y sus seguidores dieron pie a que asi fuera. CFK no hubiera mostrado grandeza, si al dia siguiente de la muerte de Nisman hubiera salido a decir algo asi como "Señores, lo que ha pasado es grave, lamento la muerte de este fiscal y yo soy la primera interesada en que esto se esclarezca. Todo esto independientemente del sustento o no de las acusaciones que ha hecho sobre mi persona"? La madurez de una democracia tambien se demuestra en que las fuerzas politicas son capaces de aunarse ante determinados hechos...

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

La UCA, héroe y villano

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Salario real en la Argentina de 2017