Deuda y elecciones 2017. Macri y su triunfo

Se confirma una máxima histórica de la Argentina: el gobierno que domina el sector externo (en este caso con exceso de deuda), obtiene gobernabilidad, y esa combinación es amada por los argentinos. Que rico todo.

¿Qué quiere decir esto? La Argentina atraviesa su peor déficit de cuenta corriente en, por lo menos, 15 años. La Argentina tiene hoy niveles de fuga (formación de activos externos según el balance cambiario del BCRA) récord. La inversión extranjera no supera a la de los peores momentos del gobierno anterior, y entran montos altos para valorización financiera en Lebacs.


En septiembre 2017 entraron 72 millones de USD por inversión extranjera. Equivalen a 3,3% de USD que salieron por fuga. La relación espanta.

Entre dic2015 y sep2017, la cuenta corriente reflejó un déficit de 26.884 MU$, la fuga (FAE) fue de 27.506 MU$ y se tomó deuda  por 105.000 MU$, las reservas por su lado subieron 26.000 MU$.

Pero la estabilidad económica en base a la deuda se ha logrado, los sectores más fuertes del capital siguen ganando. Aunque es verdad que ganan mucho más aquellos sectores más vinculados con negocios transnacionalizados (energía, bancos extranjeros, grandes exportadoras del agro y multinacionales que consiguen dólares baratos para remitir) que aquellas grandes empresas menos globales. Y por supuesto también gana y se vial-biliza la patria contratista amiga a Cambiemos.

La gobernabilidad está puesta en la herencia: en el inmenso margen para asumir endeudamiento que tiene el Estado hoy.

Bancos extranjeros y multis que financian funcionarios del gobierno, les ganaron a la (no) burguesía nacional de los capitales locales. No creo que en este escenario haya medidas que favorezcan la producción local (como devaluar, etc) y sí que habrá más ajuste fiscal y deuda, con alguna reforma laboral, impositiva y previsional que compensará más las billeteras de los empresarios que la actividad de sus fábricas. Porque multis y bancos pueden sobrevivir en el desierto (a veces hasta mejor), nada necesitan del bienestar local y nada lo promueven.

Por ahora ganan los que toman créditos afuera, los ingresan, los pasan a pesos, valorizan con las tasas de Lebacs que vuelan contra el dólar, compran dólares baratos y se fugan. Al país le queda la deuda externa, que ahoga paulatinamente el gasto público en todo lo que no sea pago de intereses. Esta historia ya la vimos.

¿Cuál es el drama? Que esa gobernabilidad que se consigue en base a un instrumento que no puede ser para siempre, la deuda externa, es inestable y efímera en el mediano plazo. Seguramente los problemas lleguen después de 2019, pero sin dudas no hay un plan de solución permanente de los problemas del sector externo (nunca lo hubo).

Llevar adelante un país requiere coordinación política y económica, de intereses y necesidades, cuanto más amplío sea el gobierno en esa búsqueda mejor futuro tendremos. Hasta acá todo indica más contracción que expansión.



Comentarios

Alcides Acevedo dijo…
No entiendo ¿entran capitales para especular y por el otro se fugan? ¿qué sentido tiene eso?
Cada día entiendo menos a los Nac&Pop, pero bueno, les deseo que rápidamente se les pase el ardor intenso que están padeciendo... compren pomada Manzán...
No entiende el peludo... mirá vos... lo que tenés que entender es lo que hacen esta asociación ilícita de gobierno que votaste..... el único inconveniente con este tipo de sujetos que "no entienden" es que votan... Una cantidad apreciable de este tipo de mutantes explica gran parte de los que nos pasa
Anónimo dijo…
Lo que los Alcides Acevedos de este mundo nunca llegarán a entender es que el Estado Argentino se financia con ingresos provenientes del salario y/o el trabajo.- Del total que recauda, aprox. el 75% proviene del IVA, de las retenciones de ganancias a la 4° Categoría y de los aportes y retenciones previsionales.- Al bajar los salarios y aumentar el desempleo, la primera consecuencia es que el Estado recauda mucho menos y por ello incrementa su déficit.- En el 2016 los salarios perdieron entre 10 y 12% respecto de la inflación.- En el 2017, que aún no terminó, se estima que perderá otro 7% más.- Además, la tasa de desempleo aumentó del 5,9% a cerca del 10%.- Esto, además de una fenomenal transferencia de la mayoría de los argentinos -los asalariados- en favor de los Newman boys en el Gobierno, implica que una disminución significativa de la recaudación del Estado Nacional.- Con salarios menores y menos empleados se recaudarán menos aportes y contribuciones previsionales, menos impuestos a las ganancias de la 4° categoría y bajará el consumo lo que disminuirá la recaudación del IVA.- Es matemático.- Ello generará un aumento del déficit fiscal que deberá paliarse con mayor emisión monetaria (inflación) o endeudamiento externo.- Final cantado, Macri choca el barco, nuevo default y dolar a $ ???.- Recordemos que en febrero/1989 un dólar estaba a 14 australes y en julio a 200.- En abril/2001 cuando Cavallo impuso la convertibilidad, a 10.000 = un peso.- ¿Recuerdan? No pasó tanto tiempo. Saludos.- Capitán Medibacha
Anónimo dijo…
Corrijo. En lugar de abril/2001 es abril/1991.- Saludos. Capitán Medibacha

Post más populares

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

Privatizaciones en la Argentina, historia de los 90s

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Diferencia entre los subsidios de 2015 y los de 2018, descontando la inflación

¿Cómo bajar la inflación en la Argentina actual? Ideas imposibles.

Balance comercial récord negativo en 2017. El modelo

Las tapas de Clarín antes del corralito de 2001

Premio Nobel de SARASA, con las AUH no

Reconversión productiva en los 90s, en 2000s y ahora.