No siempre hay que escarbar en cada accidente

Ocurre algo verdaderamente fuerte con los medios de comunicación. Cada cosa fuerte que pasa es relacionada con lo político inmediatamente.

Nuestra posición es que la política soluciona problemas, no al revés. En todo caso evaluemos qué política conviene para cada cuestión problematizada por la sociedad o una parte de ésta. Pero no ensuciemos a la política.

Si una chica es secuestrada y asesinada, rápidamente se busca la pata política, el error político. Se trata de patear siempre la pelota afuera. Si una persona es desleal con sus empleadores, como Schoklender, se intentan tejer puentes hacia fuera del conflicto específico y ver qué responsabilidad tiene el gobierno, que sostenía el trabajo de las madres... Si se detectan aumentos de precios (implementados por empresarios) se revisa qué dice el Indec y qué hace Moreno. Si se produce un accidente salimos corriendo a ver qué hizo o dejó de hacer el gobierno (nacional o municipal, según cada posición).

No es todo lo mismo. No es lo mismo por ejemplo, una toma de tierras para pedir viviendas en medio de una campaña electoral, que un accidente fatal en la ciudad más transitada de la Argentina. En algunos casos no corresponde buscar responsables políticos, de ningún color político. Ni plantear soluciones que hubieran evitado una catástrofe. Eso no es periodismo profesional

Esto nos deposita en otra discusión, la del periodismo independiente. ¿Independiente de qué? La discusión no es por la existencia de periodismo más o menos independiente sino por la proliferación de un periodismo que cuente las noticias sin una carga interesada que las tergiverse notablemente. La discusión es por la diversidad de información, también.

La noticia es un hecho que merece ser divulgado, por varias razones. Los hechos son objetivos, cuando dentro de esa objetividad se construye una noticia con un enfoque particular ya existe un interés que lo apuntala. Esto no está mal. Parece natural. Especialmente cuando cada medio hace su negocio, con sus anunciantes, su ideología y su público objetivo.

La crítica debiera situarse sobre lo poco natural que resulta querer instalar una noticia con pretensiones de objetividad, pero escondiendo intereses particulares (que de hecho podrían enunciarse como forma de no engañar a los normalmente desprevenidos lectores). ¿Ejemplos? Si mañana en la tapa de algún diario se dice la palabra "soterramiento" no hay dudas de que hay un interés no objetivo detrás. Si mañana en la tapa de algún otro diario se dice algo del tránsito en la ciudad, también.

Luego emerge la pelota de humo, con los funcionarios obligados a explicar lo que no debiera ser parte del enfoque de esa misma noticia (aunque bien podría serlo de otra menos trágica).

El problema mayor surge cuando alguno de estos diarios es monópolico, u oligópolico. Porque toda nación, ciudad, o ciudadanía, merece una diversidad de información para poder tomar sus decisiones en función de la realidad objetiva, y no del recorte de unos pocos medios. Recorte que muchas veces busca formar en vez de informar.

Comentarios

Mauro A. dijo…
El problema es que el periodismo actual pareciera pasarse por las bolas la objetividad de los hechos. Pueden llegar a enunciarla, pero al momento de exponer el punto, lo subjetivo pareciera pesar mas (ejemplos hay miles, pero el que mas recuerdo es cuando los expertos decían que no se había derretido el núcleo de Fukushima, y algunos medios seguían insistiendo con la contaminación radioctiva tratando de imponer el miedo).
Puede parecer natural, pero ¿no va en contra del algún tipo de código de ética?. Digo esto, por que cuando lo subjetivo pesa mas que lo objetivo, y esto lo publican con conocimiento de causa, mas que una opinión, o "linea editorial", parece una mentira.
Hace un par de días me enteré que los periodistas nacionales no se guían por ningún código de ética a nivel nacional (cosa que si sucede en otros países de esos que esta prensa, siempre que les conviene, quiere imitar). Los diarios (como empresas) disponen bibliografía enunciando códigos de conductas del buen periodista. Habría que ver si sus mismos empleados lo cumplen. Pero sobre ética periodística, poco... (yo me pregunto si acaso se les enseñará eso en la facultad)
Federico dijo…
El post me llevo a pensar varias cuestiones. Por un lado, la ya a esta altura entelequia "independencia de los medios" la cual quedó develada, al menos para mi, durante el kirchnerismo tras los conflictos con Clarín, que ha decantado en la polarización de los medios al menos en cuanto a posiciones definidas. Respecto a la llegada a lectores/oyentes/televidentes, aún no es simétrica esta polarización (cuando la Ley de medios se aplique 100% veremos), pero por lo menos uno tiene ya una tendencia a reconocer los hilos detrás de los títulos, temas, ubicación, etc. En mi caso, me ocurre que ya no escucho ni leo medios oficialistas, y prefiero escuchar, leer y mirar al "monopolio", me entretiene más encontrar esos mecanismos, la forma de construir los títulos, los zócalos y ahora twitter (esta semana arrancó fuerte el twitter de RadioMitre).
Por ejemplo tu inquietud sobre el titular de mañana, en Clarín por ejemplo, generalmente ya queda definido desde el noticiero de las 17hs del día anterior en Radio Mitre, es casi una fija, el acento y los temas de ese compacto, aparece luego en la tapa del día siguiente. Por supuesto, salvo que ocurra algo luego esto cambiará, pero generalmente queda allí definido.
Con la noticia de hoy sobre el accidente en Flores, ya desde temprano Nelson Castro y Horacio Caride (para mi el más "magnetizado" de Mitre; así como en TN está Adrián Ventura) introdujeron la cuestión del soterramiento, hablando de trenes en otras partes del mundo y de la importancia de recordar "la responsabilidad política de no realizar un proyecto que ya tiene casi 100 años" y ahora la insistencia viene por el lado de como estaba la barrera, si andaba o no. Hablan con funcionarios, con protagonistas del accidente y recortan como ser ""Eso de pasar por arriba de las vías es antiguo", dice Nélida, una de las pasajeras de los trenes accidentados vía @RadioMitre". Igual línea (responsabilizar al gobierno) sigue el sitio TN.com.ar con el "Así fue" titulando la secuencia de fotos tomadas del video que entregó la Policía Metropolitana, que comienza "casualmente" desde el momento del choque y no desde el minuto previo que posibilitaría observar si fue o no levantada la barrera hasta los 45° que se ve en el video. Todas las lecturas son sobre el tren y su infraestructura, la responsabilidad del colectivero quedó en 2do plano.
Disculpas por personalisar tanto el comentario. Salu2. @fdsanchez
Federico dijo…
Ya a esta hora (21hs) parece que la tapa será por el lado de la barrera, y el soterramiento quedará en un cuadrito (aunque también en tapa).
http://yfrog.com/j2bzktj Acá las notas en la web de Clarin.com
Y aún no escuché a nadie hacer la observación de que por más que la barrera estuviera baja, el colectivo pasa por la izquierda de esta.
Sumado al fallo de Mene* que también se leerá políticamente, se sigue ensuciando la política.

Post más populares

¿Cómo se calcula el impuesto a las ganancias (cuarta categoría)?

Necesidades básicas insatisfechas (NBI) por provincia

¿Cuántas empresas hay en la Argentina? Maso 600.000 empresas

Sobre el bono para trabajadores. Un ejercicio

Encuesta "falopa" en Tuiter, perdió Macri

Nuevo informe. Que la UCA diga si es kirchnerista

Fuga de capitales hasta marzo 2017 - BCRA

La UCA, héroe y villano

El primer mes del segundo semestre, la economía 5,9% abajo

Salario real en la Argentina de 2017